Navigation path

Left navigation

Additional tools

La Comisión quiere calificaciones crediticias de mejor calidad

European Commission - IP/11/1355   15/11/2011

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

Comisión Europea – Comunicado de prensa

La Comisión quiere calificaciones crediticias de mejor calidad

Bruselas, 15 de noviembre de 2011 - Las agencias de calificación crediticia tienen en la actualidad un papel protagonista en los mercados financieros, y sus calificaciones tienen un impacto directo en la actuación de los inversores, los prestatarios, los emisores y los gobiernos. Rebajar la calificación de una empresa, por ejemplo, puede influir en el capital que un banco está obligado a poseer, mientras que rebajar la calificación de la deuda de un país puede encarecer los préstamos de ese país. Pese a la adopción en 2009 y 2010 de legislación europea sobre las agencias de calificación crediticia, lo acaecido recientemente en el contexto de la crisis de la deuda en la zona del euro ha puesto de manifiesto que nuestro marco reglamentario en vigor es insuficiente. Por ello, la Comisión ha presentado hoy propuestas destinadas a endurecer este marco y a corregir las deficiencias pendientes.

Michel Barnier, Comisario de Mercado interior, ha declarado: «Las calificaciones crediticias tienen un impacto directo en los mercados y en la economía en general y, por ende, en la prosperidad de los ciudadanos europeos. No son solo opiniones. Y las agencias de calificación han cometido graves errores en el pasado. Me ha sorprendido también el momento elegido para emitir algunas calificaciones de la deuda soberana, por ejemplo en plenas negociaciones sobre un programa de ayuda internacional a un país. No podemos dejar que las calificaciones acentúen más aún la volatilidad del mercado. Mi primer objetivo es reducir la dependencia excesiva con respecto a las calificaciones, mejorando a la vez la calidad del proceso de calificación. Las agencias de calificación deben observar normas más estrictas, ser más transparentes en sus calificaciones y responder de sus errores. Me gustaría asimismo que aumentara la competencia en este sector.».

Los cuatro objetivos principales de las propuestas de Directiva y de Reglamento

1. Garantizar que las entidades financieras no confíen ciegamente y de manera exclusiva en las calificaciones crediticias para sus inversiones.

Las calificaciones crediticias tienen actualmente una función casi institucional. No podemos depender tanto de ellas. Nuestras propuestas de julio de 2011 en relación con la Directiva sobre los requisitos de capital IV remiten menos a las calificaciones externas y obligan a las entidades financieras a realizar sus propias comprobaciones. Ahora vamos a proceder a cambios similares en las normas relativas a los gestores de fondos, con un proyecto de Directiva complementario, que se completará mediante una serie de modificaciones de las normas sobre seguros el año próximo. La propuesta que se presenta hoy también impone a los inversores la obligación general de realizar su propia evaluación.

Además, las agencias de calificación y las propias entidades calificadas deberán comunicar más y mejor información sobre los fundamentos de las calificaciones, de manera que los inversores profesionales estén mejor informados para adoptar sus propias decisiones. Por ejemplo, las agencias deberán comunicar sus calificaciones a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM), que se asegurará de que todas las calificaciones disponibles en el mercado en relación con un instrumento de deuda se publiquen en forma de índice europeo de calificación crediticia (EURIX), al que podrán acceder libremente los inversores.

Al mismo tiempo, las agencias deberán consultar a los emisores e inversores sobre las modificaciones que se propongan introducir en sus métodos de calificación. Tales modificaciones tendrán que notificarse a la AEVM, que comprobará si se han respetado las normas aplicables a la forma y al procedimiento.

2. Aumentar la transparencia y la frecuencia de las calificaciones de la deuda soberana.

Los Estados miembros serán calificados con mayor frecuencia (cada seis meses en lugar de cada doce meses) y se informará a los inversores y a los Estados miembros sobre los hechos e hipótesis en que se basa cada calificación. A fin de evitar perturbaciones del mercado, estas calificaciones deberán publicarse únicamente tras el cierre de los centros de negociación en la UE y al menos una hora antes de su apertura. La posible suspensión de las calificaciones de deuda soberana es un asunto complejo, que, a juicio de la Comisión, merece ser examinado con más detenimiento.

3. Aumentar la diversidad e introducir criterios más estrictos de independencia de las agencias de calificación crediticia para eliminar los conflictos de intereses.

Los emisores deberán cambiar cada tres años las agencias encargadas de calificarlos. Además, para los complejos instrumentos de financiación estructurada se exigirán dos calificaciones crediticias de dos agencias diferentes y un gran accionista de una agencia de calificación no deberá ser, al mismo tiempo, un gran accionista de otra agencia de calificación.

4. Responsabilizar en mayor medida a las agencias de las calificaciones que emiten.

Las agencias deberán asumir su responsabilidad en caso de que infrinjan, de forma deliberada o por negligencia grave, el Reglamento sobre las agencias de calificación crediticia, causando un perjuicio a los inversores que hayan utilizado las calificaciones consecutivas a la infracción. Estos inversores deberán presentar sus reclamaciones de responsabilidad civil ante los órganos jurisdiccionales nacionales. La carga de la prueba recaerá en la agencia de calificación.

Contexto

El Reglamento de la UE sobre las agencias de calificación crediticia1, en vigor desde diciembre de 2010, fue parte de la respuesta de Europa a los compromisos asumidos por el G-20 en la Cumbre de Washington, celebrada en noviembre de 2008. Este Reglamento fue modificado en mayo de 2011, para adaptarlo a la creación de la AEVM2.

El Reglamento en vigor regula el registro, el ejercicio de la actividad y la supervisión de las agencias de calificación crediticia:

1) Registro: para registrarse, las agencias de calificación crediticia deben cumplir una serie de normas relativas al ejercicio de su actividad (véase el apartado 2) destinadas a garantizar la independencia y la integridad del proceso de calificación y a mejorar la calidad de las calificaciones emitidas. Desde julio de 2011, la AEVM es responsable del registro de las agencias de calificación crediticia en la UE. Actualmente hay 28 agencias registradas en la AEVM, algunas de ellas pertenecientes a un mismo grupo.

2) Ejercicio de la actividad: el Reglamento vigente exige a las agencias de calificación crediticia que eviten los conflictos de intereses (por ejemplo, un analista de calificaciones empleado por una agencia no debe calificar a una entidad en la que tenga una participación) y que garanticen la calidad de las calificaciones (por ejemplo, mediante su seguimiento permanente) y de los métodos de calificación (que deben ser, entre otras cosas, rigurosos y sistemáticos) y un nivel elevado de transparencia (por ejemplo, las agencias deben publicar cada año un informe de transparencia).

3) Supervisión: desde julio de 2011, la AEVM ejerce competencias exclusivas de supervisión sobre las agencias de calificación crediticia registradas en la UE y dispone de amplias facultades de investigación, entre ellas la posibilidad de solicitar cualquier documento o dato, convocar y oír a las personas, realizar inspecciones in situ e imponer sanciones administrativas, multas y multas coercitivas. De esta forma se centraliza y simplifica la supervisión de las agencias de calificación a nivel europeo. La supervisión centralizada asegura un punto de contacto único para las agencias registradas, notables mejoras de eficiencia, gracias a un proceso de registro y supervisión más corto y sencillo, y una aplicación más coherente de las normas impuestas a estas agencias. En la actualidad, las agencias son las únicas entidades financieras supervisadas directamente por una autoridad europea de supervisión.

La normativa de la UE se aplica a las calificaciones de entidades públicas de la UE, pero también de terceros países, siempre que las calificaciones de la deuda soberana sean emitidas por agencias de calificación registradas en la UE.

Las propuestas presentadas hoy se transmitirán ahora al Parlamento Europeo y al Consejo (Estados miembros) para su negociación y adopción.

Véase también MEMO/11/788

Más información

http://ec.europa.eu/internal_market/securities/agencies/index_en.htm

Contactos:

Chantal Hughes (+32 2 296 44 50)

Carmel Dunne (+32 2 299 88 94)

1 :

Reglamento (CE) nº 1060/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de septiembre de 2009, sobre las agencias de calificación crediticia (DO L 302 de 17.11.2009), también denominado Reglamento ACC I.

2 :

Reglamento (UE) nº 513/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de mayo de 2011, por el que se modifica el Reglamento (CE) nº 1060/2009, también denominado Reglamento ACC II.

http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2011:145:0030:0056:ES:PDF


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website