Navigation path

Left navigation

Additional tools

Energía: la Comisión establece nuevas normas de seguridad para las operaciones de extracción de petróleo y gas en alta mar

European Commission - IP/11/1260   27/10/2011

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

Comisión Europea – Comunicado de prensa

Energía: la Comisión establece nuevas normas de seguridad para las operaciones de extracción de petróleo y gas en alta mar

Bruselas, 27 de octubre. La probabilidad de un grave accidente en plataformas en alta mar en aguas europeas sigue siendo inadmisiblemente alto. Mediante un régimen de seguridad estricto es posible reducir el riesgo de este tipo de accidentes al mínimo absoluto. Los daños provocados al medio ambiente y a las economías costeras pueden disminuir de forma importante si existe previamente un plan eficaz para casos de emergencia. La Comisión Europea ha propuesto hoy por ello una nueva normativa que garantizará que la producción de petróleo y gas en alta mar respete en toda la UE las normas más rigurosas del mundo en materia de seguridad, salud y medio ambiente.

Günther Oettinger, Comisario de Energía, ha declarado lo siguiente: «En la actualidad, la mayor parte del petróleo y gas de Europa se produce en alta mar, a menudo en difíciles condiciones geográficas y geológicas. Teniendo en cuenta nuestra demanda creciente de energía, necesitamos todo el petróleo y el gas existente bajo nuestros mares, pero tenemos que prevenir accidentes como el de Deepwater Horizon en el Golfo de México. Velar por las mejores prácticas industriales en todas nuestras prospecciones en alta mar es una obligación indiscutible. La propuesta de hoy es crucial para conseguir unas actividades de prospección en alta mar más seguras para beneficio de los ciudadanos y el medio ambiente».

Janez Potočnik, Comisario de Medio Ambiente, ha declarado lo siguiente: «El accidente que se produjo en la plataforma Deepwater Horizon el año pasado nos ha permitido aprender una lección. Las normas que se proponen hoy nos ayudarán a evitar que ocurra este tipo de crisis en todas las aguas marinas que están sometidas a la jurisdicción de los Estados miembros de la Unión Europea. La actualización de las normas de seguridad es una buena noticia no solo para el medio ambiente, sino también para las empresas, ya que ello les permitirá realizar sus actividades en un marco previsible. Nada como los accidentes para recordarnos que es mejor prevenir que curar».

El nuevo proyecto de Reglamento fija normas claras que cubren el ciclo de vida entero de todas las actividades de prospección y producción, desde su diseño hasta el desmantelamiento final de una instalación de petróleo o gas. Bajo el control de las autoridades reguladoras nacionales competentes, el sector europeo tendrá que evaluar y seguir mejorando las normas de seguridad de las prospecciones en alta mar de forma periódica. Este nuevo planteamiento desembocará en una evaluación de riesgos europea que se actualizará permanentemente teniendo en cuenta las nuevas tecnologías, conocimientos técnicos y riesgos. Introduce requisitos en materia de prevención y de reacción eficaces en caso de accidentes graves:

  • Concesión de licencias: Las autoridades competentes de los Estados miembros tendrán que cerciorarse de que únicamente los operadores con la capacidad técnica y financiera suficiente necesaria para controlar la seguridad de las actividades en alta mar y la protección del medio ambiente estén autorizados a hacer prospecciones y producir petróleo y gas en aguas de la UE.

  • Verificadores independientes: Las soluciones técnicas presentadas por los operadores que sean cruciales para la seguridad de la instalación tendrán que verificarlas terceros independientes antes de que la instalación se ponga en funcionamiento y periódicamente después.

  • Plan de emergencia previo obligatorio: Las empresas tendrán que elaborar un informe sobre los principales riesgos de su instalación en el que deben figurar una evaluación de riesgos y un plan para casos de emergencia antes de que empiece la prospección o la producción. Estos informes tienen que presentarse a las autoridades nacionales, que les darán su visto bueno si los consideran satisfactorios.

  • Inspecciones: Las autoridades nacionales competentes responsables de las seguridad de las instalaciones comprobarán las disposiciones de seguridad, protección del medio ambiente y preparación para emergencias de las plataformas y torres de perforación, así como de las operaciones realizadas en las mismas. Si un operador no respeta las normas mínimas, la autoridad competente tomará medidas para hacerle cumplir las normas o le impondrá sanciones; en última instancia, el operador deberá abandonar las operaciones de perforado o producción en caso de incumplimiento.

  • Transparencia: Los ciudadanos dispondrán de información comparable sobre las normas de rendimiento del sector y las actividades de las autoridades nacionales competentes, que se publicarán en sus páginas web.

  • Reacción en caso de emergencia: Las empresas elaborarán planes para casos de emergencia basados en las evaluaciones de riesgos de su plataforma o torre de perforación y mantendrán recursos disponibles para poder emplearlos cuando resulte necesario. Asimismo, los Estados miembros tendrán plenamente en cuenta esos planes al formular sus planes nacionales para emergencias. El sector y las autoridades nacionales probarán los planes de forma periódica.

  • Responsabilidad: Las empresas petrolíferas y gaseras serán plenamente responsables de los daños medioambientales que causen a las especies marinas protegidas y a los hábitats naturales. En el caso de los daños a las aguas, la zona geográfica se ampliará de forma que abarque todas las aguas marinas de la UE, incluidas la zona económica exclusiva (hasta 370 km mar adentro, aproximadamente) y la plataforma continental sobre la que el Estado miembro tenga jurisdicción. En lo relativo a los daños a las aguas, el marco jurídico actual de la UE en materia de responsabilidad medioambiental se limita a las aguas territoriales (22 km mar adentro, aproximadamente).

  • Dimensión internacional: La Comisión cooperará con sus socios internacionales para fomentar la aplicación de las normas de seguridad más rigurosas en todo el mundo.

  • Grupo de autoridades competentes en materia de instalaciones marinas de la UE: Los inspectores de las instalaciones en alta mar de los Estados miembros colaborarán para velar por una difusión eficaz de las mejores prácticas y contribuirán a formular y mejorar las normas de seguridad.

Antecedentes

El petróleo y el gas se extraen de los fondos marinos europeos desde la década de 1970. Hoy en día, más del 90 % del petróleo y del 60 % del gas producidos en la UE y Noruega proceden de prospecciones en alta mar. Hay más de mil instalaciones marinas de extracción de petróleo y gas en las aguas europeas. Si bien la mayor parte de la producción se lleva a cabo en la región del Mar del Norte y la mayoría del petróleo se extrae en el Reino Unido y Noruega, cada vez hay más interés en las zonas marinas de la UE y trece Estados miembros (el Reino Unido, los Países Bajos, Dinamarca, Alemania, Irlanda, Italia, España, Grecia, Rumanía, Bulgaria, Polonia, Malta y Chipre) han concedido licencias de prospección de petróleo y gas en alta mar.

El sector de alta mar de distintos Estados miembros opera de acuerdo con normas medioambientales, sanitarias y de seguridad diferentes. Hasta la fecha, el Derecho de la UE no contempla todos los aspectos del sector de la prospección de petróleo y gas en alta mar y hay grandes diferencias entre las legislaciones nacionales de los Estados miembros. Pese a las medidas de algunos Estados miembros para reformar sus sistemas tras los desastres ocurridos en el Mar del Norte en la década de 1980, sigue habiendo un gran riesgo de accidentes graves en la UE. Los sucesos del pasado indican que al menos catorce desastres graves en alta mar —como la explosión de pozos y la pérdida total de plataformas de producción— se han producido en el mundo en los últimos treinta años, cinco de ellos en los últimos diez años. Las consecuencias posibles de un gran accidente son extremadamente graves e incluyen pérdidas de vidas, graves daños al medio ambiente y daños colaterales a los medios de subsistencia costeros y marinos. Desde el punto de vista financiero, hemos visto que un suceso de la magnitud del producido en el Golfo de México puede provocar daños por un importe de 30 000 millones de euros.

Junto con esta propuesta normativa, la Comisión presenta una propuesta para que la UE tenga acceso al Protocolo del Convenio de Barcelona que protege al Mediterráneo de la contaminación procedente de las actividades de prospección y explotación en alta mar (véase IP/11/1261).

Información adicional:

http://ec.europa.eu/energy/oil/offshore/standards_en.htm

MEMO/11/740

Personas de contacto:

Marlene Holzner (+32 2 296 01 96)

Nicole Bockstaller (+32 2 295 25 89)

Joseph Hennon (+32 2 29 53593)

Monica Westerén (+32 2 2991830)


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website