Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión europea – Comunicado de prensa

Nuevas normas para lograr unos mercados financieros europeos más eficientes, resistentes y transparentes

Bruselas, 20 de octubre de 2011 – Los mercados financieros han evolucionado considerablemente en los últimos años. Han aparecido nuevos productos y centros de negociación y el panorama se ha visto alterado con cambios tecnológicos como las transacciones de alta frecuencia. Basándose en la experiencia adquirida con la crisis financiera de 2008, el G-20 acordó en la cumbre celebrada en 2009 en Pittsburgh que era necesario mejorar la transparencia y supervisión de los mercados menos regulados, como los mercados de derivados, y abordar el problema que plantea la excesiva volatilidad de los precios en los mercados de derivados sobre materias primas. En respuesta a ese compromiso, la Comisión Europea ha presentado hoy algunas propuestas de revisión de la Directiva relativa a los mercados de instrumentos financieros (2004/39/CE, denominada MiFID). La finalidad de esas propuestas —una Directiva y un Reglamento— es lograr unos mercados financieros más eficientes, resistentes y transparentes, y reforzar la protección de los inversores. El nuevo marco dotará asimismo a los reguladores de una mayor capacidad de supervisión y aportará unas normas de funcionamiento claras para todas las actividades de negociación. Debates de la misma índole se están llevando a cabo en Estados Unidos y otros centros financieros de importancia mundial.

Michel Barnier, Comisario de Mercado Interior y Servicios, ha afirmado lo siguiente: «Los mercados financieros están para servir a la economía real y no al contrario. Con el paso de los años los mercados se han ido transformando y nuestra normativa debe seguir la misma senda. La crisis nos recuerda con crudeza lo complejos y opacos que se han vuelto algunas actividades y productos financieros. Esta situación tiene que cambiar. Las propuestas que se presentan hoy serán una ayuda para lograr unos mercados financieros mejores, más seguros y más abiertos».

Antecedentes

La Directiva relativa a los mercados de instrumentos financieros (MiFID), vigente desde noviembre de 2007, regula la prestación de servicios de inversión en el ámbito de los instrumentos financieros (como corretaje, asesoramiento, negociación, gestión de carteras, aseguramiento, etc.) por parte de los bancos y sociedades de inversión y la gestión de las bolsas tradicionales y los centros de negociación alternativos (denominados sistemas de negociación multilateral). Si bien la MiFID propició la competencia entre estos servicios y aportó a los inversores más alternativas y precios más bajos, la crisis financiera dejó al descubierto la existencia de diversas deficiencias.

Elementos principales de la propuesta

Estructuras de mercado más sólidas y eficientes: Aunque la MiFID ya abarca los sistemas de negociación multilateral y los mercados regulados, la revisión incorporará a su marco regulador un nuevo tipo de centro de negociación: los sistemas organizados de negociación (SON). Se trata de plataformas organizadas que, si bien no están reguladas en la actualidad, desempeñan una función cada vez más importante. Por ejemplo, en estas plataformas se negocian cada vez más los contratos normalizados de productos derivados. La nueva propuesta colmará esta laguna legal. Aunque la MiFID revisada seguirá dando cabida a diferentes modelos empresariales, garantizará que todos los centros de negociación apliquen las mismas reglas en materia de transparencia que se suavicen los conflictos de intereses.

Con objeto de proporcionar a las pequeñas y medianas empresas (PYME) un mejor acceso a los mercados de capitales, las propuestas contemplan también la creación de una marca específica para los mercados de PYME, lo que proporcionará una marca de calidad a las plataformas que deseen satisfacer las necesidades de este tipo de empresas.

Innovaciones tecnológicas: Además, la MiFID actualizada introduce nuevas salvaguardias para las actividades de negociación algorítmica y de alta frecuencia, que han dado lugar a un aumento radical de la velocidad de la negociación y plantean posibles riesgos sistémicos. Estas salvaguardias exigen que todos los operadores que realizan actividades de negociación algorítmica estén debidamente regulados y aporten suficiente liquidez y establecen normas para evitar que aumente la volatilidad debido a sus entradas y salidas de los mercados. Por último, las propuestas harán que mejoren las condiciones de competencia de los servicios de post-negociación fundamentales, como la compensación, que, de lo contrario, pueden frustrar la competencia entre los centros de negociación.

Mayor transparencia: Gracias a la incorporación de la categoría SON en las propuestas mejorará la transparencia de las actividades de negociación en los mercados de valores, incluidas las plataformas de negociación anónima o «dark pools» (volúmenes negociados o liquidez que no están disponibles en las plataformas públicas). Solo se autorizarán excepciones en determinadas circunstancias previstas por la normativa. Las propuestas implantarán también un nuevo régimen de transparencia en los mercados no participativos (obligaciones, productos de financiación estructurada y derivados). Además, gracias a los nuevos requisitos establecidos según los cuales todos los datos de los mercados deben reunirse en un solo lugar, los inversores podrán tener una visión de conjunto de todas las actividades de negociación en la UE, lo que sin duda les ayudará a tomar decisiones con mayor conocimiento de causa.

Mayores competencias de supervisión y un marco más estricto para los mercados de derivados sobre materias primas: Las propuestas reforzarán la función y las competencias de los reguladores. En coordinación con la Autoridad Europea de Valores y Mercados, los supervisores podrán prohibir, en determinadas circunstancias, productos, servicios o prácticas específicos cuando supongan una amenaza para la protección de los inversores, la estabilidad financiera o el funcionamiento ordenado de los mercados. Las propuestas contemplan también una mayor supervisión de los mercados de derivados sobre materias primas y establecen requisitos de información sobre las posiciones por categoría del operador. Ello ayudará a los reguladores y los participantes en el mercado a evaluar mejor el papel de la especulación en esos mercados. Además, la Comisión propone facultar a los reguladores financieros para que supervisen e intervengan en cualquier fase de la actividad negociadora de todos los derivados sobre materias primas, incluso fijando límites a las posiciones, cuando se tema que pueden producirse alteraciones en los mercados. La cuestión de los derivados sobre materias primas se abordará asimismo en la cumbre que el G-20 celebrará en Cannes los días 3 y 4 de noviembre.

Mayor protección de los inversores: Apoyándose en un conjunto amplio de normas vigentes, la MiFID revisada establece disposiciones más estrictas para la gestión de carteras, el asesoramiento en materia de inversión y la oferta de productos financieros complejos, como los productos estructurados. Con el fin de evitar posibles conflictos de intereses, se prohibirá a los asesores y gestores de carteras independientes efectuar pagos o hacer entrega de otros beneficios monetarios a terceros o recibirlos de ellos. Por último se establecen normas sobre gobierno corporativo y responsabilidad de los gestores para todas las sociedades de inversión.

Próximos pasos: Las propuestas deben debatirse ahora en el Parlamento Europeo y en el Consejo (Estados miembros) con vistas a su adopción. Una vez adoptados el Reglamento, la Directiva y las normas técnicas de desarrollo necesarias, se pondrán en aplicación conjuntamente en la misma fecha.

Véase también MEMO/11/716

Más información en:

http://ec.europa.eu/internal_market/securities/isd/index_en.htm

Personas de contacto :

Chantal Hughes (+32 2 296 44 50)

Carmel Dunne (+32 2 299 88 94)


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website