Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/921

Bruselas, 13 de julio de 2010

Los Estados miembros tendrán plena responsabilidad sobre el cultivo de OMG en sus territorios

La Comisión ha propuesto hoy conceder a los Estados miembros la libertad de permitir, restringir o prohibir el cultivo de organismos modificados genéticamente (OMG) en todo su territorio, o parte del mismo. Mientras que el sistema de autorización de OMG de la UE basado en datos científicos se mantiene sin cambios, el paquete adoptado consiste en una Comunicación, una nueva Recomendación sobre la coexistencia de cultivos modificados genéticamente con cultivos convencionales o ecológicos y una propuesta de Reglamento en el que se propone un cambio de la legislación sobre los OMG. La nueva Recomendación sobre la coexistencia da más flexibilidad a los Estados miembros para tomar en consideración sus características locales, regionales y nacionales al adoptar medidas de coexistencia. El Reglamento propuesto modifica la Directiva 2001/18/CE para que los Estados miembros puedan restringir o prohibir el cultivo de OMG en su territorio.

John Dalli, Comisario responsable de Salud y Política de Consumidores, ha declarado: «En marzo pasado, la Comisión prometió que antes del final del verano presentaría una propuesta global sobre nuestra futura política en el ámbito de los cultivos modificados genéticamente. Hemos cumplido nuestra promesa. Las medidas concretas adoptadas hoy permitirán a los Estados miembros decidir acerca del cultivo de OMG. La experiencia acumulada en el ámbito de los OMG pone de manifiesto que los Estados miembros deben tener más flexibilidad para organizar la coexistencia de los cultivos modificados genéticamente con otros tipos de cultivos, como los cultivos convencionales o ecológicos». El Comisario ha señalado también lo siguiente: «La concesión de una libertad de elección basada en motivos distintos de la evaluación científica de los riesgos sanitarios y medioambientales implica también un cambio de la legislación actual. Cabe destacar que el sistema de autorización a escala de la UE, basado en sólidos datos científicos, seguirá aplicándose íntegramente». Y finalmente concluye: «Esto significa que una evaluación de la seguridad más rigurosa y un sistema de seguimiento reforzado son elementos prioritarios del cultivo de OMG y, por tanto, se trabaja con ahínco para establecerlos. La Comisión se compromete a adoptar medidas al respecto antes de finales de año».

A partir de hoy el planteamiento sobre el cultivo será más flexible:

No se modificará el estricto sistema actualmente en vigor, basado en datos científicos, la seguridad y la elección de los consumidores.

La nueva libertad de decisión sobre el cultivo de OMG concedida a los Estados miembros manda un mensaje inequívoco a los ciudadanos de que Europa tiene en cuenta sus preocupaciones, que pueden variar de un país a otro, en lo que respecta a los OMG. La finalidad del nuevo planteamiento es alcanzar el equilibrio adecuado entre el mantenimiento de un sistema de autorización de la UE y la libertad de los Estados miembros de decidir acerca del cultivo de OMG en su territorio. La propuesta sigue la línea de las directrices políticas del Presidente Barroso, presentadas en septiembre de 2009. La inclusión de esta libertad en el marco legislativo sobre los OMG debería garantizar el funcionamiento eficaz del sistema de autorización de OMG. El primer paso en el marco de la legislación actual consiste en la sustitución de la Recomendación anterior, de 2003, por la nueva Recomendación presentada hoy sobre directrices para el desarrollo de medidas nacionales de coexistencia.

La anterior Recomendación estableció un vínculo directo entre la aplicación de medidas de coexistencia y el respeto del umbral del 0,9 %, a partir del cual los alimentos, los piensos y los productos destinados a un procesamiento directo deben etiquetarse como modificados genéticamente. Se aconsejó a los Estados miembros que limitaran las medidas de coexistencia (por ejemplo, las distancias entre campos de cultivos modificados y no modificados genéticamente) para no superar el umbral de presencia de OMG del 0,9 % en los cultivos no modificados genéticamente.

La experiencia adquirida en los últimos años muestra que las posibles pérdidas de ingresos de los productores de cultivos no modificados genéticamente, por ejemplo de cultivos ecológicos y, en algunos casos, de cultivos convencionales, no se deben únicamente a la superación del umbral de etiquetado. A veces, la presencia de OMG en algunos productos alimenticios puede causar perjuicios a los agentes económicos que desearían comercializarlos como productos que no contienen OMG.

Las directrices no vinculantes incluidas en la nueva Recomendación sobre coexistencia reflejan mejor la posibilidad que ofrece la legislación existente (artículo 26 bis de la Directiva 2001/18/CE) para que los Estados miembros adopten medidas destinadas a evitar la presencia accidental de OMG en los cultivos convencionales y ecológicos. Permite también la adopción de medidas para mantener el contenido de OMG en los alimentos y los piensos convencionales por debajo del umbral de etiquetado del 0,9 %. La Recomendación aclara, asimismo, que los Estados miembros pueden establecer áreas «libres de OMG» y orienta mejor a los Estados miembros acerca del desarrollo de planteamientos sobre coexistencia. La Oficina Europea de Coexistencia seguirá desarrollando, junto con los Estados miembros, las mejores prácticas en materia de coexistencia, así como directrices técnicas sobre aspectos relacionados con esta cuestión.

Seguridad jurídica para el futuro:

La finalidad de la propuesta de revisión de la Directiva 2001/18/CE es dar seguridad jurídica a los Estados miembros a la hora de decidir acerca del cultivo de OMG por motivos distintos de los basados en una evaluación científica de los riesgos sanitarios y medioambientales. A tal fin, la Comisión propone incluir un nuevo artículo (26 ter), que se aplicaría a todos los OMG que se autoricen con fines de cultivo en la UE, bien con arreglo a la Directiva 2001/18/CE, o bien con arreglo al Reglamento (CE) nº 1829/2003. Los Estados miembros podrán restringir o prohibir el cultivo de OMG en todo su territorio o parte del mismo sin recurrir a la cláusula de salvaguardia. Estas decisiones no necesitarán la autorización de la Comisión, pero los Estados miembros deberán informar al respecto a los demás Estados miembros y a la Comisión un mes antes de adoptar sus medidas. Los Estados miembros deberán respetar también los principios generales de los Tratados y del mercado único, y mantener la coherencia con las obligaciones internacionales de la UE.

Al mismo tiempo, se mantendrá y se mejorará el sistema de autorización de la UE, basado en la evaluación científica de los riesgos sanitarios y medioambientales, garantizando con ello la protección de los consumidores y el funcionamiento del mercado interior de las semillas modificadas y no modificadas genéticamente y de los alimentos y piensos modificados genéticamente.

La propuesta legislativa se adoptará por el método de codecisión con el Parlamento Europeo y el Consejo.

Para obtener más información, véase:

MEMO/10/325

http://ec.europa.eu/food/food/biotechnology/index_en.htm


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website