Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/872

Bruselas, 1 de julio de 2010

La Comisión Europea busca soluciones de Derecho contractual con el fin de agilizar el mercado único para los consumidores y las empresas

Los contratos son los elementos básicos de las relaciones entre las empresas y los consumidores. El mercado único de la Unión Europea se basa en el Derecho contractual. Sin embargo, las ventas transfronterizas de las empresas, y especialmente las pequeñas y medianas, se ven obstaculizadas al tener que regirse por las diferentes normativas vigentes en este campo en cada uno de los 27 Estados miembros de la UE. Tan solo un 8 % de los consumidores compra en línea en otro Estado miembro (Consumer Scoreboard 3rd ed.). Además, el 61 % de los pedidos transfronterizos no llegan a buen fin porque los comerciantes se niegan a servir al país del consumidor. Esto se debe en gran parte a las barreras regulatorias y a la incertidumbre legal sobre las normas aplicables. Para resolver algunos de estos problemas y potenciar el mercado único de Europa, la Comisión Europea ha propuesto hoy en un documento político varias opciones de planteamientos más coherentes del Derecho contractual. El objetivo es introducir una mayor seguridad jurídica para las empresas y unas normas más sencillas para los consumidores. Se efectuará una consulta pública sobre el documento político que concluirá el 31 de enero de 2011.


«Quiero que un consumidor polaco, alemán o español se sienta tan seguro al hacer negocios con una empresa en línea italiana, finlandesa o francesa como cuando los hace en su país. Y quiero que las pequeñas y medianas empresas de Europa ofrezcan sus productos y servicios a los consumidores en otros países sin tener que ser expertos en los sistemas nacionales de Derecho contractual de todos los demás 26 países de la UE» afirmó la Vicepresidenta Viviane Reding, Comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía. «Invito a los consumidores y empresas de los 27 Estados miembros a participar activamente en la consulta pública de la Comisión. Estamos ciertamente en una época de crisis para la economía de Europa. Pero también es una época en la que tenemos una oportunidad histórica de fomentar el crecimiento económico reduciendo el coste de las transacciones transfronterizas. Por lo tanto, es el momento de dar un salto cuantitativo hacia un Derecho contractual más europeo».

Los contratos son esenciales para la actividad empresarial y para vender a los consumidores. Formalizan un acuerdo entre partes y pueden abarcar una amplia gama de cuestiones, desde la venta de bienes a la prestación de servicios como la reserva de un vuelo o la obtención de un préstamo. En un contrato entre empresa y consumidor, por ejemplo, un consumidor irlandés compra en línea un reproductor MP3 a un minorista francés. En este caso, se aplicará el Derecho contractual irlandés si el sitio Internet del minorista francés está diseñado para consumidores irlandeses. 

El mercado único de Europa se basa en una amplia gama de contratos que se rigen por distintos Derechos contractuales nacionales. La coexistencia de diferentes normas puede implicar unos costes de transacción adicionales, una mayor inseguridad jurídica para las empresas y una falta de confianza de los consumidores. Tanto los consumidores como las empresas se encuentran con obstáculos considerables cuando intentan beneficiarse del mercado único de la UE. Los costes de transacción (como la adaptación de las condiciones contractuales y las políticas comerciales o la traducción de las normas) y la inseguridad jurídica que supone el tener que operar con el Derecho contractual extranjero constituyen una dificultad especial para las pequeñas y medianas empresas, que son el 99 % de todas las empresas de la UE, a la hora de crecer en el mercado único.

Por ello, la Comisión ha adoptado hoy un Libro Verde que propone distintas maneras de introducir una mayor coherencia en el Derecho contractual. Entre las opciones políticas examinadas cabe citar las siguientes:

-       La publicación en Internet de unas normas sobre contratos tipo que podrían utilizarse en el mercado único de Europa.

-       Una «caja de herramientas» (vinculante o no) para uso de los legisladores de la UE cuando adopten una legislación nueva para garantizar unas normas mejores y más coherentes.

-       Una Recomendación sobre Derecho contractual que instase a los Estados miembros de la UE a incluir la normativa contractual europea en sus ordenamientos jurídicos nacionales, siguiendo así en parte el modelo de EE.UU. en donde de los 50 Estados, todos menos uno, adoptaron voluntariamente el Código Mercantil Uniforme (Uniform Commercial Code).


-       Un Derecho contractual europeo opcional (o «Vigésimo octavo régimen») por el que podrían optar libremente los consumidores y las empresas en sus relaciones contractuales. Esta normativa opcional sería una alternativa a los Derechos contractuales nacionales existentes y estaría disponible en todas las lenguas. Podría aplicarse solo a los contratos transfronterizos, o tanto a estos como a los nacionales. Tendría que garantizar un alto nivel de protección de los consumidores y de seguridad jurídica durante el ciclo de vida de un contrato.

-       La armonización de los Derechos contractuales nacionales mediante una Directiva de la UE.

-       La armonización completa de los Derechos contractuales nacionales mediante un Reglamento de la UE.

-       La creación de un Código civil europeo, que sustituyese a todas las normas nacionales en materia de contratos.

Contexto

De conformidad con la Estrategia de Europa 2020, lanzada el 3 de marzo de 2010 por el Presidente José Manuel Barroso (IP/10/225), la Comisión está haciendo frente a los estrangulamientos existentes en el mercado único para impulsar la recuperación económica. Esto supone plantearse unas soluciones armonizadas para los contratos celebrados con consumidores, unas cláusulas tipo de la UE para los contratos, y avanzar hacia un Derecho contractual europeo opcional. La creación de un instrumento opcional de Derecho contractual es también una de las acciones clave de la Agenda Digital para Europa publicada el 19 de mayo de 2010.

El 25 de noviembre de 2009, el Parlamento Europeo dio su apoyo a la idea de un Derecho contractual europeo opcional en una resolución. El anterior Comisario de Mercado Interior y Competencia, Mario Monti, también presentó en su Informe sobre el mercado único de 9 de mayo las ventajas que un «Vigésimo octavo régimen» opcional supondría para los consumidores y las empresas.

El 12 de mayo, la Comisión convocó un nuevo grupo de expertos para transformar el denominado «Proyecto de marco común de referencia», un primer proyecto de Derecho contractual europeo elaborado en los últimos años al amparo del Programa de Investigación de la UE, hasta llegar a una solución sencilla, viable y de fácil utilización, adaptada a las necesidades de los consumidores y a la realidad del marco empresarial (IP/10/595). El grupo, integrado por expertos y profesionales del derecho de toda Europa se reúne una vez al mes en Bruselas. La consulta pública iniciada hoy contribuirá a garantizar que el grupo se plantea los problemas más importantes con que se encuentran hoy en día los consumidores y las empresas en el ámbito del Derecho contractual. 

La consulta concluirá el 31 de enero de 2011 y sus resultados ayudarán a la Comisión a elaborar propuestas antes de 2012.


Más información

El «Libro Verde sobre opciones políticas para avanzar hacia un Derecho contractual europeo para los consumidores y las empresas» adoptado hoy por la Comisión está disponible en:

http://ec.europa.eu/justice_home/news/consulting_public/news_consulting_public_en.htm

Noticias sobre Justicia y Asuntos de Interior:

http://ec.europa.eu/justice_home/news/intro/news_intro_en.htm

Página de Viviane Reding, Vicepresidenta y Comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía:

http://ec.europa.eu/commission_2010-2014/reding/index_en.htm


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website