Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/836

Bruselas, 24 de junio de 2010

Energía: la Comisión pide a veinte Estados miembros que pongan en aplicación sin demora las normas relativas al mercado único

La Comisión Europea ha decidido enviar a veinte Estados miembros treinta y cinco peticiones distintas para que apliquen plenamente diferentes aspectos de la legislación de la Unión Europea destinada a la creación de un mercado único del gas y de la electricidad. Estas normas tienen como objetivo aumentar la capacidad y transparencia de los mercados del gas y de la electricidad. Un mercado interconectado, adecuadamente regulado y transparente, que funcione correctamente, dotado de indicadores de precios de mercado, es fundamental a la hora de garantizar la competencia y la seguridad del abastecimiento. Un mercado único de la energía eficiente y plenamente operativo en la Unión Europea permitirá a los consumidores elegir entre distintas compañías abastecedoras de gas y electricidad a precios razonables, y permitirá el acceso al mercado de todos los proveedores, especialmente los más pequeños y los que invierten en energías renovables. También ayudará a la Unión Europea a salir de la crisis económica. Los Estados miembros en cuestión tienen ahora un plazo de dos meses para responder a las peticiones, que adoptan la forma de dictámenes motivados, con arreglo a los procedimientos de infracción de la Unión Europea. A falta de respuesta satisfactoria por parte de los Estados miembros, la Comisión podrá denunciarlos ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La Comisión va a enviar un total de treinta y cinco dictámenes motivados a veinte Estados miembros, a saber: Austria, Bélgica, Bulgaria, Chequia, Alemania, España, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovenia, Eslovaquia, Suecia y el Reino Unido.

Los principales incumplimientos detectados por la Comisión son los siguientes:

  • la falta de información por parte de los gestores de las redes de transporte de gas y electricidad, que en la práctica obstruye el acceso de las compañías abastecedoras a las redes;

  • la inadecuación de los sistemas de asignación de capacidad de red, que impide una utilización óptima de las redes de transporte de electricidad y gas en los Estados miembros;

  • la falta de coordinación y de cooperación transfronteriza entre los gestores de las redes de transporte de electricidad y las autoridades nacionales, colaboración necesaria para asignar mejor la capacidad de red en las interconexiones transfronterizas, de modo que la red eléctrica existente atienda de forma óptima a las necesidades regionales y europeas;

  • los escasos esfuerzos realizados por los gestores de las redes de transporte de gas para ofrecer a los usuarios de la red la posibilidad de introducirse en los mercados ascendentes del gas (por ejemplo, desde Alemania hacia Polonia o desde Grecia hacia Bulgaria, a través de servicios de flujo inverso interrumpible (denominados también «servicios de vuelta» o «backhaul»);

  • la falta de medidas ejecutorias por parte de las autoridades competentes de los Estados miembros en caso de violación de las normas de la Unión Europea, incluida la inexistencia de sanciones eficaces a nivel nacional;

  • la inexistencia de sistemas adecuados de solución de litigios a los que puedan recurrir los consumidores; una de las premisas fundamentales de las Directivas sobre la electricidad y el gas es que todos los ciudadanos que disfruten de los beneficios del mercado único de la energía deben también poder gozar de unos elevados niveles de protección como consumidores; la falta de procedimientos transparentes, sencillos y baratos para tramitar sus reclamaciones puede generar cierta renuencia por parte de los consumidores a sacar provecho del mercado único de la energía.

Antecedentes:

Las principales infracciones consisten en el incumplimiento por parte de los Estados miembros de sus obligaciones jurídicas derivadas de los dos Reglamentos que se indican a continuación:

  • Reglamento (CE) nº 1228/2003 relativo a las condiciones de acceso a la red para el comercio transfronterizo de electricidad (que entró en vigor el 1 de julio de 2004) + anexo del Reglamento (modificado por la Decisión de 9 de noviembre de 2006, que entró en vigor el 29 de noviembre de 2006);

  • Reglamento (CE) nº 1775/2005 sobre las condiciones de acceso a las redes de transporte de gas natural + anexo (los Estados miembros debían dar cumplimiento al Reglamento el 1 de julio de 2006, a más tardar).

Estos Reglamentos, que, por otra parte, son directamente aplicables en los Estados miembros, tienen como objetivo garantizar el acceso no discriminatorio de terceros a las redes de transporte de gas y electricidad y exigen a los gestores de las redes de transporte que publiquen información sobre la disponibilidad y capacidad de la red y que ofrezcan la máxima capacidad de red al mercado. Además, los Estados miembros deben establecer las normas relativas a las sanciones aplicables en caso de infracción a las disposiciones de los Reglamentos.

Por otra parte, cuatro Estados miembros (Bélgica, Polonia, Rumanía y Eslovenia) han incumplido su obligación de establecer los sistemas alternativos de solución de litigios previstos en las siguientes Directivas:

  • Directiva 2003/54/CE sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad;

  • Directiva 2003/55/CE sobre normas comunes para el mercado interior del gas natural.

Los Estados miembros debían incorporar estas Directivas al Derecho nacional antes del 1 de julio de 2004, pero los consumidores de Bélgica, Polonia, Rumanía y Eslovenia siguen actualmente sin poder beneficiarse de procedimientos transparentes, sencillos y baratos para tramitar sus reclamaciones, tal como establecen estas Directivas.

Para más información sobre la situación en los distintos Estados miembros, véase el documento MEMO/10/275.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website