Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

La Comisión propone una mejor supervisión de las agencias de calificación crediticia por parte de la UE y abre un debate sobre el gobierno corporativo de las entidades financieras

Commission Européenne - IP/10/656   02/06/2010

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

IP/10/656

Bruselas, 2 de junio de 2010

La Comisión propone una mejor supervisión de las agencias de calificación crediticia por parte de la UE y abre un debate sobre el gobierno corporativo de las entidades financieras

Como parte de su labor destinada a evitar una futura crisis financiera y a reforzar el sistema financiero, la Comisión Europea ha presentado hoy modificaciones de las normas de la UE aplicables a las agencias de calificación crediticia (ACC) y ha abierto un proceso de consulta pública sobre la reforma del gobierno corporativo de las entidades financieras. Además, a fin de progresar rápidamente en la finalización de las reformas necesarias para garantizar la existencia de un sistema financiero seguro y estable en Europa, la Comisión ha adoptado una comunicación de contenido más general en la que se compromete a ultimar las propuestas de reforma financiera pendientes en los próximos seis a nueve meses. Tras ese debate y -si todo avanza conforme a lo previsto- una vez obtenido el inequívoco respaldo de todos los Jefes de Estado y de Gobierno en el próximo Consejo Europeo, la Comisión presentará todas esas propuestas, junto con sus ideas más recientes sobre los fondos para la resolución de crisis bancarias (véase el comunicado de prensa IP/10/610), en la Cumbre del G-20 que ha de celebrarse en Toronto los días 26 y 27 de junio de 2010. La Comisión se ha fijado dos objetivos principales para las ACC: asegurar una supervisión eficiente y centralizada a nivel europeo y aumentar la transparencia en cuanto a las entidades que solicitan la calificación para que todas las agencias tengan acceso a la misma información. Tales cambios mejorarían las prácticas de supervisión, aumentarían la competencia en el mercado de las ACC y reforzarían la protección de los inversores. En relación con el gobierno corporativo, la Comisión ha puesto en marcha un proceso de consulta pública sobre toda una serie de aspectos, entre los que se cuentan una gestión más eficaz del riesgo en las entidades financieras y el fortalecimiento de los derechos de los accionistas. La fecha limite para la presentación de las respuestas es el 1 de septiembre de 2010. Como complemento de ese paquete de propuestas, la Comisión ha publicado sendos informes sobre la aplicación, en los Estados miembros, de las dos Recomendaciones de la Comisión de 2009 (véanse los comunicados de prensa IP/09/673 e IP/09/674) sobre las políticas de remuneración en el sector de los servicios financieros, en general, y de los consejeros de las empresas que cotizan en bolsa, en particular. En ambos casos, se han registrado progresos pero numerosos son los Estados miembros que todavía no han dado pleno cumplimiento a las Recomendaciones.

José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión, afirmó lo siguiente: «Con este impulso final, la Comisión inicia la etapa final de la reforma de los servicios financieros de la UE como parte de nuestro programa más amplio de estabilización, consolidación y recuperación del desarrollo sostenible de la economía europea.».

Por su parte, Michel Barnier, Comisario de Mercado Interior y Servicios, aseveró: «Los cambios en las reglas de las agencias de calificación crediticia entrañarán una mejora de la supervisión y un aumento de la transparencia en este sector de crucial importancia. Pero representan únicamente un primer paso: estamos examinando este mercado detalladamente. Por lo que respecta al gobierno corporativo, estoy convencido de que la verdadera prevención de las crisis arranca del interior de las empresas. Si pretendemos evitar futuras crisis, es preciso introducir cambios en las propias entidades financieras. Tenemos que velar por la existencia de controles internos más eficaces, fomentar una mejor gestión del riesgo y reforzar el papel de las autoridades de supervisión. Es preciso, además, aplicar sin más dilación las normas vigentes de racionalización de las políticas de remuneración para contribuir a reducir la asunción de riesgos.».

Mejora de la supervisión de las agencias de calificación crediticia por parte de la UE

Habida cuenta de que los servicios de calificación no se hallan vinculados a zonas determinadas y de que las calificaciones emitidas por una ACC pueden ser utilizadas por las entidades financieras de toda Europa, la Comisión propone un sistema de supervisión de las agencias de calificación crediticia más centralizado al nivel de la UE, atendiendo así la petición formulada por los Jefes de Estado y de Gobierno en junio de 2009.

Conforme a los cambios propuestos, la nueva autoridad de supervisión europea, a saber, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM, véase el comunicado de prensa IP/09/1347) ejercería poderes de supervisión exclusivos sobre las ACC registradas en la UE, entre las que se incluirían también las filiales europeas de renombradas ACC como Fitch, Moody's y Standard & Poor's.

Entre sus facultades se contarían la de solicitar información, incoar investigaciones y efectuar inspecciones in situ. Además, los emisores de instrumentos de financiación estructurada como las entidades de crédito, los bancos y las empresas de inversión deberán facilitar a todas las demás ACC interesadas acceso a la información que suministren a su propia ACC, con el fin de que aquéllas puedan emitir calificaciones no solicitadas.

Gracias a estos cambios, las ACC operarán en un marco de supervisión mucho más sencillo que los divergentes marcos nacionales existentes y, en principio, dispondrán de un acceso más fácil a los datos que necesiten. Otra consecuencia de la supervisión centralizada de las ACC y del aumento de la competencia entre ellas será la mayor protección de los usuarios de las calificaciones.

La propuesta de la Comisión, que modifica el Reglamento 1060/2009, pasa ahora a ser examinada por el Consejo de Ministros de la UE y por el Parlamento Europeo. De adoptarse, está previsto que las nuevas normas entren en vigor a lo largo del año 2011.

Contexto: las ACC emiten dictámenes sobre la solvencia de las empresas, los Estados y los productos financieros sofisticados. Al subestimar el riesgo de que los emisores de algunos productos financieros más complejos no pudiesen reembolsar su deuda, estas agencias contribuyeron a la crisis financiera. En respuesta a la necesidad de restablecer la confianza en los mercados y reforzar la protección de los inversores, la Comisión implantó una nueva serie de normas para toda la UE que configuran un régimen regulador común para la emisión de calificaciones crediticias. De conformidad con esas normas, que adquirirán plena aplicabilidad en diciembre de 2010 (véase el comunicado de prensa IP/09/629), todas las ACC que deseen que sus calificaciones crediticias se utilicen en la UE deberán a partir de ahora solicitar su registro, proceso que se inicia este mes. Las citadas normas abordan asimismo los riesgos de conflictos de intereses que pueden afectar a las calificaciones (por ejemplo, una ACC no puede ofrecer además servicios de asesoría). Las ACC deberán actuar con una mayor transparencia ya que habrán de revelar la metodología, los modelos internos y las hipótesis fundamentales que apliquen en la emisión de sus calificaciones. Gracias a estas reformas, los inversores estarán en mejores condiciones de ejercer la diligencia debida.

Reforma del gobierno corporativo de las entidades financieras

Como respuesta a la crisis financiera, la Comisión se comprometió en su Comunicación de marzo de 2009 titulada «Gestionar la recuperación europea» a mejorar el gobierno corporativo de las entidades financieras. La Comisión deseaba garantizar una mayor protección de los intereses de los consumidores y otros interesados, una gestión más sostenible de las empresas y una reducción de los riesgos de quiebra a largo plazo. Ahora, como primera medida, la Comisión ha abierto una consulta pública sobre un Libro Verde que detalla posibles vías de actuación en los ámbitos siguientes:

  • mejora del funcionamiento y la composición de los consejos de administración de las entidades financieras a fin de mejorar la supervisión de los altos directivos;

  • establecimiento de una cultura de riesgo en todos los niveles de las entidades financieras con el propósito de asegurar la protección de los intereses a largo plazo de la empresa;

  • aumento de la participación de los accionistas, los supervisores financieros y los auditores externos en el gobierno corporativo;

  • cambio de las políticas de remuneración de las empresas para desincentivar toda asunción excesiva de riesgos.

La consulta queda abierta hasta el 1 de septiembre de 2010. Las futuras propuestas, de carácter legislativo o de otro tipo, se adoptarán durante 2011.

Contexto: La crisis financiera puso de manifiesto considerables deficiencias en el gobierno corporativo de las entidades financieras: la supervisión de los consejos de administración y el control sobre los equipos directivos era insuficiente; la gestión del riesgo, frágil; las inadecuadas estructuras de remuneración de directivos y operadores disparaban la asunción de riesgos excesivos y la adopción de conductas «cortoplacistas»; por último, los accionistas carecían de toda capacidad de control sobre la asunción de riesgos en las entidades financieras de su propiedad. Estas deficiencias desempeñaron un indudable papel en la crisis y es evidente que la realización de controles y ajustes tempestivos y eficaces contribuiría a evitar futuras crisis.

Comunicación sobre los servicios financieros 2010-2011 – Regulación de los servicios financieros para el crecimiento sostenible

Las recientes turbulencias del mercado han confirmado la necesidad de que la Comisión actúe con rapidez y concluya las reformas necesarias para garantizar la existencia de un sistema financiero europeo seguro y estable. Por ese motivo, la Comisión se ha comprometido a ultimar las propuestas de reforma financieras pendientes para el pleno cumplimiento de nuestros compromisos con el G-20 en los próximos seis a nueve meses. Las principales propuestas incluyen las siguientes:

  • Transparencia: en el verano, la Comisión presentará propuestas de mejora del funcionamiento de los mercados de productos derivados, actuación que será definitiva para el aumento de la transparencia en un mercado que, a pesar de su importancia, adolece actualmente de una gran opacidad. Para seguir reconstruyendo la confianza en los mercados financieros, la Comisión propondrá medidas apropiadas en materia de ventas en descubierto y permutas de cobertura por incumplimiento crediticio, que incluirán ventas en corto en descubierto. La Comisión propondrá asimismo mejoras de la Directiva sobre los mercados de instrumentos financieros (MiFID) que intensifiquen la transparencia del mercado previa y posterior a las operaciones y dirijan más productos derivados hacia los foros de negociación organizados.

  • Responsabilidad: para proteger a los inversores y a los depositantes, la Comisión propondrá una revisión de la Directiva sobre sistemas de garantía de depósitos y la Directiva relativa a los sistemas de compensación de los inversores. Además, se presentarán propuestas legislativas sobre los productos preempaquetados de inversión minorista, con objeto de promover los intereses de los consumidores en el proceso de venta. Se revisará también la Directiva sobre abuso del mercado para extender sus disposiciones a los mercados no regulados y para incluir los productos derivados en su ámbito de aplicación. La Comisión modificará asimismo la Directiva sobre adecuación del capital (DAC IV), con miras a mejorar la calidad y la cantidad del capital en manos de los bancos, crear reservas o «colchones» de capital y asegurar la acumulación, durante los periodos de bonanza, de capital al que pueda recurrirse cuando las condiciones económicas sean más adversas. Por lo que respecta al control del cumplimiento de las normas, las sanciones en el sector financiero están por lo general poco armonizadas, lo que genera una divergencia de prácticas entre los supervisores nacionales. Como primer paso, la Comisión presentará una Comunicación sobre las sanciones en el sector financiero a fin de fomentar la convergencia de las sanciones en relación con todo el conjunto de actividades de supervisión.

  • Prevención y gestión de las crisis: La Comisión publicará un plan de actuación en materia de gestión de las crisis que desembocará en propuestas legislativas para la prevención y solución de las dificultades experimentadas por los bancos. Además, trabajará en pro de la convergencia a nivel mundial en torno al establecimiento de una serie de normas contables internacionales de alta calidad.

La Comisión pondrá un máximo empeño en la rápida adopción de estas medidas por parte del Parlamento Europeo y el Consejo de forma que los europeos recuperen plena confianza en la solidez del sistema financiero como uno de los pilares de crecimiento.

Más información

Agencias de calificación crediticia:

http://ec.europa.eu/internal_market/securities/agencies/index_en.htm

Consulta sobre el gobierno corporativo:

http://ec.europa.eu/internal_market/company/modern/corporate_governance_in_financial_institutions_en.htm

Informes sobre las recomendaciones en materia de remuneración:

http://ec.europa.eu/internal_market/company/directors-remun/index_en.htm

Comunicación de la Comisión sobre los servicios financieros 2010-2011 - Regulación de los servicios financieros para un crecimiento sostenible:

http://ec.europa.eu/internal_market/finances/news/index_en.htm


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site