Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/447

Bruselas, 20 de abril de 2010

La Comisión Europea adopta medidas para reforzar la protección de los datos de los ciudadanos, proteger los derechos de los acusados y mejorar la cooperación en materia de inmigración y asilo

Los ciudadanos esperan gozar de los mismos derechos y tener la misma sensación de seguridad en toda la Unión Europea. La creación de un espacio único de justicia y seguridad para 500 millones de europeos es una de las principales prioridades de la Comisión Europea en los cinco próximos años. La Comisión ha presentado hoy una serie de medidas concretas – con plazos precisos – para mejorar las posibilidades de trabajar, viajar y estudiar fuera de sus países de origen de los ciudadanos europeos. Las medidas propuestas reforzarán la seguridad de los ciudadanos gracias a una mejor cooperación judicial y a una mayor solidaridad, que se articularán a través de una política común de inmigración y asilo. Las empresas se beneficiarán asimismo de una disminución de los trámites burocráticos y de una mayor seguridad jurídica en las operaciones transfronterizas. Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el 1 de diciembre de 2009, la UE dispone de los instrumentos para dotar de un mayor equilibrio a sus políticas a fin de fortalecer los derechos y libertades de los ciudadanos europeos.

«Los ciudadanos de la UE no deberían encontrar obstáculos para acceder a la justicia cuando salen de sus países de origen. Pretendo que los ciudadanos confíen en que la UE protegerá sus derechos cuando se hallen en el extranjero, tanto si lo están para formar una familia como para jubilarse, solucionar litigios contractuales o hacer frente a las consecuencias de un accidente de tráfico.» ha afirmado la Vicepresidenta Viviane Reding, Comisaria europea de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía, quien ha añadido: «Estas ambiciosas propuestas eliminarán las trabas burocráticas que en la actualidad dificultan la vida de los ciudadanos y aumentan los costes y la incertidumbre jurídica de nuestras empresas. Deseo trabajar con el Parlamento Europeo y los parlamentos y gobiernos nacionales, así como con los propios ciudadanos, sobre estas medidas.»

Por su parte, la Comisaria de Asuntos de Interior, Cecilia Malmström, ha afirmado que: «El Programa adoptado en Estocolmo establece el itinerario que debe conducirnos a una Europa libre y segura. Dado que la libertad y la seguridad son temas importantes para los ciudadanos europeos, Europa tiene una oportunidad de acercarse más a ellos. Por esta razón, vamos a proponer, entre otras cosas, un sistema de entradas y salidas para el espacio Schengen, a fin de que las personas puedan cruzar las fronteras con menos trámites burocráticos y mayor seguridad. También adoptaremos instrumentos para combatir más eficazmente la delincuencia organizada y usaremos las nuevas disposiciones del Tratado de Lisboa para tipificar como delitos los ciberataques y la usurpación de identidad en Internet. Asimismo deseo establecer un sistema común de inmigración y asilo basado en la solidaridad.»

El pasado mes de diciembre, los líderes europeos aprobaron 170 iniciativas, lo que se conoce como Programa de Estocolmo, dirigidas a crear un verdadero espacio europeo de libertad, seguridad y justicia en los cinco próximos años. La Comisión ha plasmado esos objetivos políticos en un Plan de Acción para el período 2010‑2014.

Por lo que se refiere al ámbito de la Justicia, los Derechos Fundamentales y la Ciudadanía, el Plan incluye las siguientes propuestas:

  • Mejorar la protección de los datos de los ciudadanos en todas las políticas de la UE – incluidas las de mantenimiento del orden y prevención de la delincuencia – y en las relaciones con los socios internacionales. La Directiva sobre Protección de Datos de la UE de 1995 será modernizada para responder a los nuevos desafíos tecnológicos.

  • Reforzar los derechos de los acusados en los procesos penales para que tengan un juicio justo, con propuestas sobre la información que se les debe facilitar acerca de las acusaciones que pesan sobre ellos, la asistencia letrada que se les debe proporcionar, la comunicación con sus familiares y la adopción de garantías especiales en lo que atañe a las personas vulnerables.

  • Reducir las trabas burocráticas para ciudadanos y empresas, garantizando que las decisiones judiciales y la documentación civil se reconozcan en el extranjero sin necesidad de procedimientos farragosos ni costes excesivos.

  • Simplificar el cobro transfronterizo de créditos y la solución alternativa de litigios. En la actualidad, las empresas sólo cobran el 37 % de sus créditos transfronterizos.

  • Fomentar el comercio electrónico, ofreciendo a las empresas una legislación europea sobre contratos opcional. En 2008 sólo el 7 % de las transacciones electrónicas en Europa fueron transfronterizas.

  • Incrementar la protección de los ciudadanos que viajen por la UE fuera de sus países de origen cuando reserven un viaje organizado o presenten una reclamación tras un accidente de tráfico. En el caso de los viajes fuera de la UE, los ciudadanos disfrutarán de una mayor protección consular.

En el ámbito de los Asuntos de Interior, el Plan incluye las siguientes propuestas:

  • Definir una estrategia de seguridad general para reforzar la cooperación en materia de mantenimiento del orden y de protección civil, así como en lo relativo a las catástrofes y la gestión de fronteras.

  • Negociar un acuerdo de larga duración con EE.UU. sobre el tratamiento y la transferencia de datos de mensajería financiera con el fin de luchar contra el terrorismo (Programa de Seguimiento de la Financiación del Terrorismo – TFTP).

  • Estudiar la adopción de un planteamiento de la UE acerca de la utilización de los datos del registro de nombres de los pasajeros (PNR-UE), con el propósito de mantener el orden y establecer un marco europeo para la comunicación de los datos del PNR a terceros países.

  • Proteger a los ciudadanos europeos contra los ciberataques, tipificando como delitos la usurpación de identidad y el uso de programas maliciosos para causar daños en los sistemas informáticos, así como reforzar la seguridad en las fronteras mediante el establecimiento de un sistema de entradas y salidas.

  • Evaluar y, en caso necesario, modificar la Directiva sobre Conservación de Datos.

  • Definir las condiciones de entrada y residencia de los nacionales de terceros países con fines de empleo estacional y de traslados dentro de una misma empresa; adoptar un sistema común de asilo de la UE, y fomentar la solidaridad entre los Estados miembros.

Antecedentes

El Consejo Europeo de 10 y 11 de diciembre de 2009, adoptó el Programa de Estocolmo, un plan exhaustivo para las políticas de justicia y seguridad de la UE para el período 2010–2014.

Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el 1 de diciembre de 2009, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea ha pasado a ser jurídicamente vinculante para las instituciones de la UE y para sus Estados miembros cuando actúan en el ámbito de aplicación del Derecho de la Unión. Además, la mayoría de las normas y políticas en el ámbito de la Justicia y de los Asuntos de Interior serán propuestas por la Comisión y tendrán que ser aprobadas tanto por el Parlamento Europeo como por el Consejo, que lo hará por mayoría cualificada en lugar de por unanimidad, lo que simplificará el proceso de toma de decisiones.

http://ec.europa.eu/justice_home/news/intro/news_intro_en.htm

MEMO/10/139


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website