Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/445

Bruselas, 20 de abril de 2010

Defensa de la Competencia: la Comisión revisa las normas de competencia sobre la distribución de bienes y servicios

La Comisión Europea ha adoptado un Reglamento de exención por categorías aplicable a determinados acuerdos entre productores y distribuidores para la venta de productos y servicios. El Reglamento y las Directrices de acompañamiento tienen en cuenta el desarrollo experimentado por Internet en los diez últimos años como vector de las ventas en línea y del comercio transfronterizo, un fenómeno que la Comisión desea fomentar, dado que aumenta las posibilidades de elección de los consumidores y la competencia de precios. El principio básico sigue siendo que las empresas gozan de libertad para elegir la manera de distribuir sus productos, a condición de que sus acuerdos no contengan cláusulas de fijación de precios u otras restricciones especialmente graves y que la cuota de mercado tanto del productor como del distribuidor no sea superior al 30 %. Los distribuidores autorizados pueden vender libremente a través de Internet sin limitaciones en cuanto a cantidades o ubicación de los clientes ni restricciones de precios.

El Vicepresidente de la Comisión y Comisario de Competencia, Joaquín Almunia, ha afirmado que: «Una aplicación clara y previsible de las normas de competencia relativas a los acuerdos de suministro y distribución es esencial para la competitividad de la economía de la UE y para el bienestar de los consumidores. Los distribuidores deben ser libres para satisfacer la demanda de los consumidores, tanto en las tiendas reales como en Internet. Las normas adoptadas hoy garantizarán que los consumidores puedan adquirir bienes y servicios a los mejores precios disponibles con independencia del lugar de la UE en que se encuentren, dejando libertad a las empresas sin poder de mercado para organizar sus redes de venta como consideren más conveniente.»

La Comisión ha adoptado hoy un nuevo reglamento de exención aplicable a determinadas categorías de acuerdos de suministro y distribución que se celebran a diferentes niveles de la cadena de producción y distribución. Hay cientos de esos acuerdos «verticales», por lo que la revisión de las normas es importante para empresas y consumidores. El vigente Reglamento de exención por categorías y las Directrices de acompañamiento relativas a las restricciones verticales datan de hace diez años.

Los productores siguen gozando de libertad para decidir cómo distribuir sus productos. Ahora bien, para poder beneficiarse de la exención por categorías, su cuota de mercado no puede ser superior al 30 % y sus acuerdos de suministro o distribución no pueden incluir ninguna restricción especialmente grave de la competencia, como la fijación de precios de reventa o el reestablecimiento de trabas al mercado único de la Unión Europea.

Las nuevas normas fijan el umbral de la cuota de mercado en el 30 %, tanto para distribuidores como para vendedores al por menor, a fin de tener en cuenta el hecho de que algunos compradores también pueden disponer de un poder de mercado con posibles efectos negativos para la competencia. Este cambio es beneficioso para las pequeñas y medianas empresas (PYME), independientemente de que sean productores o minoristas, que de otra manera podrían quedar excluidos del mercado de la distribución.

Esto no quiere decir que los acuerdos entre empresas con cuotas de mercado mayores sean ilegales, sino sólo que estas últimas empresas tienen que analizar si sus acuerdos contienen cláusulas restrictivas y, en caso afirmativo, si están justificadas.

Las nuevas normas abordan de manera específica las ventas en línea. Una vez autorizados, los distribuidores deben ser libres de vender a través de sus sitios de Internet de la misma manera que lo hacen en sus establecimientos y puntos de venta reales habituales. Por distribución selectiva se entiende que los productores no pueden limitar las cantidades vendidas en Internet ni aplicar precios más elevados a los productos que se van a vender en línea. Las directrices aclaran además los conceptos de ventas «activa» y «pasiva» a efectos de la distribución exclusiva. No se permitirá la anulación de una transacción o el desvío de los consumidores hacia otros sitios por el hecho de que la tarjeta de crédito que se pretende utilizar esté asociada a una cuenta extranjera.

Con las nuevas normas, los distribuidores autorizados dispondrán de una base clara y de incentivos para llevar a cabo actividades en línea que les permitirán llegar a consumidores de cualquier lugar de la UE y a éstos ponerse en contacto con ellos, aprovechando al máximo las ventajas que ofrece el mercado interior.

Ni que decir tiene que los productores podrán elegir a los distribuidores en función de unos criterios de calidad para la presentación de sus productos con independencia de que lleven a cabo sus actividades fuera de línea o en línea. Pueden decidir vender únicamente a aquellos distribuidores que tengan una o más tiendas reales, de manera que los consumidores puedan acudir a ellas para ver, examinar o probar los productos. A este respecto, sin embargo, la Comisión prestará especial atención a los mercados concentrados a los que quizás no tengan acceso los vendedores, tanto en línea como tradicionales, que aplican descuentos.

Las nuevas normas entrarán en vigor en junio y serán válidas hasta el año 2022, habiéndose previsto una fase de transición de un año.

Antecedentes

El Reglamento de exención por categorías actualmente en vigor se adoptó en 1999 y exime los acuerdos que cumplen las normas de competencia de la UE (artículo 101, apartado 3, del Tratado de la UE).

Al igual que las normas precedentes, el nuevo Reglamento de exención por categorías pretende reducir la carga reglamentaria que pesa sobre las empresas sin poder de mercado, en especial sobre las PYME.

Un proyecto de las nuevas normas se publicó en julio de 2009. La mayoría de los que se pronunciaron sobre él consideraron que el Reglamento de exención por categorías había logrado reducir los costes de adaptación y los trámites administrativos y había conseguido que los consumidores se beneficiaran de mayores posibilidades de elección y de la competencia de precios. La Comisión recibió más de 150 contribuciones.

El nuevo Reglamento de exención por categorías puede consultarse en: http://ec.europa.eu/competition/antitrust/legislation/vertical.html

Las Directrices detalladas se publicarán una vez finalizadas las diferentes versiones lingüísticas.

Véase el documento MEMO/10/138 con preguntas y respuestas frecuentes que acompaña al presente comunicado de prensa.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website