Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/397

Bruselas, 31 de marzo de 2010

Iniciativa Ciudadana Europea: ofrecer a los ciudadanos nuevas posibilidades para influir en la política de la UE

Por primera vez, los ciudadanos europeos podrán proponer directamente nueva legislación gracias a la Iniciativa Ciudadana Europea, que hoy presenta con todo detalle la Comisión Europea. La Iniciativa Ciudadana Europea (ICE), que es una innovación introducida en el Tratado de Lisboa, permitirá que un mínimo de un millón de ciudadanos de al menos un tercio de los Estados miembros de la UE insten a la Comisión Europea a presentar propuestas legislativas en ámbitos en los que la Comisión tiene competencia para hacerlo. La propuesta establece cuántas firmas deben recogerse en cada país, y sugiere que la Comisión examine si la iniciativa es admisible después de que se hayan reunido 300 000 firmas en tres Estados miembros. Establece un plazo de un año para la recogida de firmas y otorga a la Comisión cuatro meses para examinar una iniciativa y decidir cómo actuar al respecto. La Comisión espera que el Consejo y el Parlamento alcancen un acuerdo definitivo sobre la ICE antes de que finalice este año, de modo que se puedan presentar las primeras iniciativas en 2011.

«Estoy muy satisfecho con la Iniciativa Ciudadana porque introducirá una nueva forma de democracia participativa en la UE», ha declarado Maroš Šefčovič, Vicepresidente responsable de Relaciones Interinstitucionales y Administración, añadiendo que «representa un auténtico paso adelante en la vida democrática de la Unión. Es un ejemplo concreto de cómo acercar más Europa a sus ciudadanos. Y debería estimular además un animado debate sobre lo que estamos haciendo en Bruselas. La Comisión tendrá que considerar muy seriamente las propuestas hechas mediante la Iniciativa Ciudadana».

La Vicepresidenta Viviane Reding, Comisaria responsable de Ciudadanía de la UE, ha declarado, por su parte, que «la Iniciativa Ciudadana puede constituir un elemento muy importante para que los ciudadanos se hagan oír. Acojo con satisfacción un instrumento que muestra que la UE se toma en serio su decisión de escuchar las preocupaciones de sus ciudadanos. Al mismo tiempo, tenemos salvaguardias para garantizar que cualquier iniciativa propuesta respeta nuestros valores y nuestros derechos fundamentales».

¿Qué forma adoptará una Iniciativa Ciudadana?

Una iniciativa debe ser apoyada como mínimo por un millón de ciudadanos de al menos un tercio de los Estados miembros. En cada uno de estos Estados miembros, el número mínimo de firmas requerido se calcularía multiplicando el número de miembros del Parlamento Europeo de ese país por un factor de 750. La edad mínima para los firmantes sería la edad en que la gente tiene derecho a votar en las elecciones al Parlamento Europeo. Las iniciativas propuestas deben registrarse en un registro en línea creado por la Comisión: el registro puede rechazarse si la iniciativa atenta claramente contra los valores fundamentales de la UE. No existen restricciones en cuanto a cómo deben recogerse las muestras de apoyo, sino que las autoridades nacionales tendrían que comprobar si los sistemas de recogida en Internet cumplen con los criterios de seguridad y los requisitos técnicos; esta verificación debe llevarse a cabo en el plazo de tres meses. Los organizadores tendrán un año para recoger las firmas necesarias.

¿Qué curso le dará la Comisión a una iniciativa?

El organizador debe solicitar a la Comisión que compruebe la admisibilidad de la iniciativa una vez que se han reunido 300 000 firmas de tres Estados miembros. La Comisión tendría dos meses para decidir si la iniciativa entra dentro de sus competencias y constituye un ámbito sobre el que es posible legislar. Este examen de admisibilidad no prejuzgaría la decisión de la Comisión sobre el fondo de la iniciativa. Si la iniciativa fuera considerada admisible y, tras verificar las firmas, la Comisión tendría cuatro meses para evaluar la iniciativa. Tendría entonces que decidir si hacer una propuesta legislativa al respecto, realizar un seguimiento, por ejemplo, mediante un informe, o no tomar ninguna medida. En este último caso, tendría que exponer sus razones en un documento accesible al público.

Salvaguardias

La propuesta intenta garantizar que los procedimientos para poner en marcha una Iniciativa Ciudadana sean simples, de fácil utilización y accesibles a todos los ciudadanos, y no debe suponer una carga demasiado grande para las autoridades nacionales. Es importante que esta nueva característica del proceso democrático sea creíble, garantice completamente la protección de los datos y no pueda ser objeto de abuso o fraude. Aun cuando la Comisión conserva enteramente su derecho de iniciativa legislativa, la Iniciativa Ciudadana obligará a la Comisión a considerar muy seriamente las iniciativas propuestas por un grupo de ciudadanos.

Dada la importancia de la Iniciativa Ciudadana y la complejidad de algunas de las cuestiones que planteaba, la Comisión puso en marcha una amplia consulta pública con la adopción de un Libro Verde el 11 de noviembre de 2009. Se recibieron 330 respuestas, que se incorporaron a la preparación de la propuesta. La Comisión celebró una audiencia pública en febrero y tuvo asimismo en cuenta la Resolución del Parlamento Europeo sobre esta cuestión.

Para más información, véase la MEMO/10/116.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website