Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Gran avance en las negociaciones sobre el acuerdo de segunda fase de cielos abiertos entre la UE y los EE UU: el Vicepresidente Kallas se congratula del borrador de acuerdo

Commission Européenne - IP/10/371   25/03/2010

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

IP/10/371

Bruselas, 25 de marzo de 2010

Gran avance en las negociaciones sobre el acuerdo de segunda fase de cielos abiertos entre la UE y los EE UU: el Vicepresidente Kallas se congratula del borrador de acuerdo

Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión Europea responsable de los Transportes, ha calificado de «gran paso adelante» el acuerdo preliminar alcanzado hoy entre los negociadores de la UE y de los EE UU sobre un acuerdo aéreo de segunda fase de cielos abiertos. «Se ha acordado un procedimiento dirigido a una ulterior expansión y consolidación del mercado aéreo transatlántico. Las dos partes han acordado intensificar la cooperación normativa y eliminar los obstáculos al acceso al mercado que han frenado el desarrollo de los mercados aéreos más importantes del mundo. Aprovechando el éxito del acuerdo de cielos abiertos de 2007 entre la UE y los EE UU, este proyecto de acuerdo representa un avance importante en el proceso de normalización del sector aéreo mundial». Desde el punto de vista económico, la creación de un espacio aéreo plenamente abierto entre la UE y los EE UU se calcula que traerá unos beneficios económicos de hasta 12 000 millones de euros y que creará hasta 80 000 nuevos puestos de trabajo. También han avanzado mucho las negociaciones con vistas a un acuerdo sobre un nuevo marco para abordar conjuntamente los efectos medioambientales del transporte aéreo y se ha progresado asimismo en lo relativo a la protección, la competencia y los asuntos sociales. El Vicepresidente Kallas presentará el borrador de acuerdo para su aprobación en el Consejo de Transportes de junio, bajo la Presidencia española.

Tras el inicio de las negociaciones de segunda fase en mayo de 2008 y la celebración de siete nuevas rondas de negociaciones, los negociadores han ultimado los pormenores de un nuevo acuerdo. La Unión Europea y los Estados Unidos firmaron en 2007 un acuerdo de transporte aéreo, vigente desde el 30 de marzo de 2008. Este acuerdo cumple el mandato de alcanzar un acuerdo equilibrado en 2010 confiado en la última cumbre de la UE y los EE UU, celebrada en noviembre de 2009.

El acuerdo de primera fase ha sido sin duda el acuerdo de servicios aéreos más importante del mundo, al permitir el libre acceso al mercado de servicios aéreos entre los 27 Estados miembros de la UE y los Estados Unidos, que suman casi el 60 % del transporte aéreo mundial. Además, ha creado una plataforma normativa sin precedentes para tratar todos los asuntos de interés común relacionados con los servicios aéreos entre la UE y los EE UU.

Sin embargo, el acuerdo de 2007 no aborda directamente el tema crucial de la reforma de las normas sobre la propiedad y el control de las compañías aéreas. El acuerdo provisional alcanzado esta semana incluye el compromiso de iniciar un proceso encaminado a dicha reforma. La Unión Europea, basándose en la experiencia positiva de su mercado interior, ha abogado durante mucho tiempo por ello, argumentando que representaría un avance fundamental para liberar el sector aéreo de unas condiciones normativas obsoletas en materia de inversiones extranjeras que impiden su funcionamiento como cualquier otro sector. El acuerdo provisional establece una serie de incentivos para estimular la reforma: cuando los Estados Unidos modifiquen su legislación para que los inversores de la UE puedan tener una participación mayoritaria en las compañías aéreas norteamericanas, la UE permitirá recíprocamente la participación mayoritaria de inversores estadounidenses en las compañías aéreas de la Unión y las compañías aéreas estadounidenses obtendrán nuevos derechos de acceso al mercado hacia y desde la UE. Los avances en este sentido se examinarán periódicamente.

Los negociadores también han conseguido mejoras importantes en lo relativo a la cooperación normativa:

  • El acuerdo reforzará la cooperación en asuntos de medio ambiente al requerir la compatibilidad y la interacción de las medidas de mercado (por ejemplo, los regímenes de comercio de derechos de emisión) para prevenir los solapamientos, al fomentar una mayor transparencia en lo referido a las medidas sobre el ruido aeroportuario, y al fomentar las tecnologías, los combustibles y la gestión de tráfico aéreo ecológicos. Esta cooperación es fundamental para descarbonizar el transporte aéreo internacional.

  • Por primera vez en la historia de la aviación, el acuerdo incluye un artículo dedicado a la dimensión social de las relaciones aéreas entre la UE y los EE UU, lo que no solo garantizará el mantenimiento de los derechos jurídicos de los empleados de las compañías aéreas, sino también que la aplicación del acuerdo contribuirá a unas normas laborales de alta calidad.

  • El acuerdo intensificará el ya alto grado de cooperación en materia de protección para asignar mejor los recursos a las amenazas que pesan sobre el sistema aéreo mediante el fomento de la máxima confianza mutua en las medidas de protección de la otra parte, así como de unas respuestas prontas y coordinadas ante los nuevos peligros.

  • El acuerdo amplía la función del Comité Conjunto UE-EE UU, el organismo que controla la aplicación del acuerdo y coordina las distintas líneas de cooperación normativa. Las nuevas normas agilizarán los trámites (por ejemplo, gracias al reconocimiento de las decisiones de regulación de la otra parte) y prevendrán la duplicación antieconómica de los recursos (por ejemplo, iniciativas conjuntas de seguridad, control de protección único, simplificación del viaje de los pasajeros).

  • El acceso al mercado se liberalizará en mayor medida al conseguir las compañías aéreas de la UE un mayor acceso al tráfico financiado por la administración de los Estados Unidos («Fly America»). A condición de determinadas modificaciones en el marco jurídico relacionado con las restricciones del ruido aeroportuario, las compañías aéreas de la UE conseguirán nuevas oportunidades comerciales de vuelo entre los EE UU y países no pertenecientes a la UE. Además, se eliminarán varios obstáculos a las inversiones de la UE y de los EE UU en las compañías de terceros países.


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site