Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/345

Bruselas, 24 de marzo de 2010

La Comisión Europea da el primer paso hacia la revisión de las normas en materia de tiempo de trabajo

La Comisión Europea ha preguntado hoy a los representantes de los trabajadores y los empresarios cuáles creen que son las opciones para revisar las normas de la UE en materia de tiempo de trabajo. En la primera fase de la consulta se pregunta a los interlocutores sociales europeos si consideran que se debe actuar a nivel de la UE en relación con la Directiva sobre el tiempo de trabajo (2003/88/EC) y cuál debería ser el alcance de la acción. Se trata del primer paso hacia una revisión global de la Directiva, que se produce después de que los intentos anteriores de reexaminar la legislación existente se quedaran en un punto muerto en abril de 2009.

László Andor, Comisario de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión de la UE, ha declarado lo siguiente: «El hecho de que el año pasado no se alcanzara ningún acuerdo sobre la revisión de la legislación relativa al tiempo de trabajo no significa que hayan desaparecido los problemas que plantean las normas vigentes. Todavía tenemos que encontrar una solución equilibrada que satisfaga las auténticas necesidades de los trabajadores, las empresas y los consumidores en el siglo XXI». Asimismo, ha subrayado lo siguiente: «Necesitamos una revisión global de las normas a partir de una evaluación del impacto completa con una importante dimensión social. Hoy invitamos a los interlocutores sociales a que reflexionen ampliamente sobre este tema de capital importancia y a que presenten propuestas innovadoras que vayan más allá de los debates infructuosos del pasado».

En 2004, la Comisión presentó una propuesta para modificar la Directiva 2003/88/CE, después de realizar una amplia serie de consultas. La propuesta tenía como objetivo hacer frente a una serie de problemas que no habían resuelto la legislación vigente ni la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, en concreto, clarificar la aplicación de la Directiva al tiempo de guardia en determinados sectores laborales; permitir una mayor flexibilidad a la hora de calcular el tiempo de trabajo semanal; y revisar la posibilidad de exclusión individual del límite de 48 horas. Sin embargo, en abril de 2009 representantes gubernamentales y el Parlamento Europeo llegaron a la conclusión de que no podían alcanzar un acuerdo sobre la propuesta, a pesar de las largas negociaciones.

Entre tanto, se han añadido otros temas al debate, lo cual es un reflejo de los cambios fundamentales que se han producido en el mundo laboral en los últimos veinte años. Por ejemplo, la media del tiempo de trabajo semanal en la UE se ha reducido de 39 horas en 1990 hasta 37,8 horas en 2006 y el porcentaje de los trabajadores a tiempo parcial en la población activa se ha incrementado del 14 % en 1992 hasta el 18,8 % en 2009.

También existen cada vez más variaciones en el tiempo de trabajo de los individuos a lo largo del año y de la vida laboral, lo cual refleja una mayor insistencia en las medidas de equilibrio entre la vida profesional y la vida privada, tales como el horario flexible y los sistemas de crédito de tiempo, así como un incremento de la autonomía de los trabajadores paralelamente a la expansión de la economía basada en el conocimiento.

En consecuencia, la Comisión prevé realizar una revisión global de las normas existentes en materia de tiempo de trabajo, empezando con una evaluación completa de las disposiciones actuales y de las cuestiones que plantea su aplicación, antes de examinar las diferentes opciones para abordar estas cuestiones. Esta revisión se hará en el contexto de una serie de objetivos políticos, entre los que se encuentra la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores, la mejora del equilibrio entre la vida laboral y la privada, y la concesión de flexibilidad a las empresas y los trabajadores, sin que ello represente añadir unas cargas administrativas innecesarias para las empresas, especialmente las PYME.

La primera fase de la consulta de los interlocutores sociales es un importante primer paso para realizar esta revisión global de la Directiva sobre el tiempo de trabajo. Los interlocutores sociales disponen de seis semanas para comunicar sus puntos de vista a la Comisión. Paralelamente a estas consultas, la Comisión realizará una amplia evaluación del impacto, lo que incluirá examinar la aplicación jurídica de la Directiva en los Estados miembros, así como un estudio de los aspectos sociales y económicos que son pertinentes para realizar una revisión exhaustiva de la Directiva.

Antecedentes

La primera fase de la consulta de los interlocutores sociales a nivel de la UE se establece en el artículo 154, apartado 2, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. En esta fase, la Comisión desea conocer los puntos de vista de los interlocutores sociales sobre si es necesario actuar a nivel de la Unión Europea en relación con la Directiva sobre el tiempo de trabajo, así como sobre el alcance de una iniciativa de estas características.

La Comisión examinará los puntos de vista expresados durante esta primera fase y, a continuación, decidirá si es aconsejable actuar a nivel de la UE. Si la Comisión decide que sí lo es, pondrá en marcha una segunda fase de consultas de los interlocutores sociales a nivel de la UE. En esta fase se abarcará el contenido de toda propuesta de acción, de conformidad con lo establecido en el artículo 154, apartado 3, del TFUE.

Más información

La Directiva sobre el tiempo de trabajo:

http://ec.europa.eu/social/main.jsp?catId=706&langId=en&intPageId=205


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website