Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/326

Bruselas, 19 de marzo de 2010

Telecomunicaciones: la Comisión facilita el uso del teléfono móvil a bordo de los buques en aguas europeas

La Comisión Europea ha adoptado una nueva normativa para que los pasajeros y los tripulantes de los buques que se encuentran fuera de la cobertura de las redes terrestres de telefonía móvil, en aguas territoriales de la UE, puedan más fácilmente efectuar llamadas desde el móvil o enviar y recibir mensajes de texto. La nueva normativa armoniza las condiciones técnicas y jurídicas para los servicios de comunicaciones a bordo y allanan el camino para aplicaciones innovadoras, como el control a distancia de los contenedores almacenados a bordo. De este modo, se aporta seguridad jurídica y se brindan nuevas oportunidades económicas a los prestadores de servicios que deseen ofrecer una conectividad móvil marítima sin fisuras a través de las fronteras.

La Comisaria de la UE responsable de la Agenda Digital, Neelie Kroes, ha señalado: «Decenas de millones de personas que viajan o trabajan embarcados en cualquier lugar de las aguas territoriales europeas podrán utilizar sus móviles sin problemas de interferencias gracias a la nueva normativa que acaba de adoptar la Comisión.».

La nueva normativa pondrá fin al precedente mosaico de veintisiete disposiciones legislativas nacionales distintas sobre cobertura de la telefonía móvil a bordo de los buques de carga, de pasajeros y transbordadores en las aguas territoriales europeas. La normativa aporta seguridad jurídica a los operadores de telecomunicaciones que deseen ofrecer servicios móviles marítimos a sus clientes.

Los servicios de comunicaciones móviles a bordo operan mediante pequeñas («picoceldas») estaciones base situadas a bordo que conectan vía satélite los teléfonos de los viajeros con los equipos de las redes terrestres. Los servicios a bordo garantizan la conectividad de los usuarios a través de las redes de telecomunicaciones utilizando un móvil normal.

Una Decisión adoptada por la Comisión garantiza la disponibilidad de las bandas GSM de 900 MHz y/o 1 800 MHz para los servicios de comunicaciones a bordo en unas condiciones técnicas y operativas armonizadas. Garantiza asimismo que los servicios móviles a bordo no interfieran con los terrestres, de manera que los usuarios de la telefonía móvil en la costa no se vean conectados por error con los sistemas de a bordo.

Al mismo tiempo, la Comisión ha adoptado una Recomendación que insta a los países de la UE a liberalizar sus regímenes de autorización de manera que cualquier operador de servicios a bordo autorizado en un país pueda prestar servicios en las aguas territoriales de otros países de la UE sin necesidad de nuevas licencias.

Conjuntamente, estas dos medidas facilitarán a pasajeros y tripulantes el contacto con la familia y los amigos a través de sus propios móviles mientras navegan. La conectividad marítima sin discontinuidades permitirá también controlar en tiempo real las mercancías transportadas mediante sensores remotos. Por ejemplo, será posible vigilar a distancia la temperatura y la humedad de un contenedor, de modo que pueda controlarse en todo momento la calidad de las mercancías almacenadas en los buques.

Los Estados miembros de la UE disponen de doce meses para dejar sitio a los servicios de comunicaciones móviles a bordo en las bandas del espectro radioeléctrico señaladas y para ajustar sus legislaciones nacionales a la Decisión. Los Estados miembros deberán cerciorarse igualmente de que los consumidores sean informados adecuadamente de las condiciones de uso de dichos servicios.

Antecedentes

Los servicios de comunicaciones móviles a bordo de buques (servicios de MCV) son servicios de telecomunicaciones transfronterizos. Hasta el momento solo ha podido disponerse de ellos en Europa de forma limitada y habitualmente fuera de las aguas territoriales de los Estados miembros, en aguas internacionales.

Desde un punto de vista técnico, los móviles de quienes se encuentran en el buque están conectados a estaciones base celulares a bordo que utilizan las bandas de 900 MHz y 1 800 MHz (habitualmente denominadas «las frecuencias del GSM»), a su vez conectadas vía satélite a la red troncal terrestre, lo que permite comunicarse con los usuarios de todas las redes de telecomunicaciones utilizando un teléfono móvil normal.

Desde un punto de vista comercial, los sistemas de MCV ofrecen la misma gama de servicios (llamadas de voz, mensajes de texto) habitual en las redes móviles terrestres, pero a un coste más elevado (que se explica por la necesidad de recurrir al satélite) y con menor capacidad para servicios avanzados tales como las comunicaciones móviles de datos.

Un motivo importante de preocupación para el secto proveedor de sistemas y servicios de MCV han sido las divergencias entre los actuales regímenes reguladores de los Estados miembros de la UE en lo que se refiere tanto a condiciones técnicas y operativas para el uso del espectro radioeléctrico como a los tipos de autorización, en especial cuando se trata de la prestación de servicios de MCV dentro de las aguas territoriales de los Estados miembros.

En abril de 2008, la Comisión adoptó ya una normativa armonizada (una Decisión y una Recomendación) sobre los servicios de comunicaciones móviles en las aeronaves (MCA) (IP/08/537) para satisfacer las necesidades de los usuarios de las comunicaciones móviles que viajan en avión.

Para más detalles, véase también MEMO/10/88.

Enlaces:

La Decisión y la Recomendación de la Comisión sobre los servicios de comunicaciones móviles a bordo de buques se encontrarán en:

http://ec.europa.eu/information_society/policy/ecomm/radio_spectrum/topics/ecs/mcv/index_en.htm


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website