Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/ 222

Bruselas, 2 de marzo de 2010

La Comisión anuncia una propuesta que permitirá a los Estados miembros decidir si cultivan o no organismos modificados genéticamente, y aprueba cinco decisiones sobre estos organismos

La Comisión Europea ha anunciado hoy su intención de presentar el próximo verano una propuesta que dé más libertad a los Estados miembros en la decisión de cultivar o no OMG. Con arreglo al marco normativo vigente y conforme a lo decidido por el Consejo y el Parlamento Europeo, la Comisión ha adoptado hoy dos decisiones sobre la patata transgénica Amflora: la primera autoriza el cultivo de Amflora en la UE para uso industrial, y la segunda regula el uso de los subproductos del almidón de Amflora en los piensos. La Comisión Europea también ha adoptado hoy tres decisiones sobre la comercialización, para alimentos y piensos, aunque no para el cultivo, de sendos productos derivados de maíz modificado genéticamente. Las cinco autorizaciones están sujetas al más riguroso control para garantizar que todas las preocupaciones que suscita la presencia de un gen marcador de la resistencia a los antibióticos quedan plenamente despejadas. La decisión de autorizar el cultivo de Amflora es la culminación de un proceso que comenzó en Suecia en enero de 2003, y se fundamenta en un amplio volumen de datos científicos fiables.

John Dalli, Comisario responsable de Salud y Política de Consumidores, ha declarado: «Mi principio básico a la hora de abordar las tecnologías innovadoras será la innovación responsable. Tras un estudio extenso y completo de los cinco temas pendientes relacionados con OMG, tuve la certeza de que no quedaba por evaluar ningún otro aspecto científico. Todos habían sido abordados, y particularmente los referentes a la seguridad. Cualquier retraso habría sido simplemente injustificado. Al adoptar estas medidas, la Comisión Europea cumple su papel con responsabilidad. Las decisiones están basadas en una serie de evaluaciones favorables de seguridad llevadas a cabo año tras año por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Paralelamente, hoy hemos abierto una reflexión sobre la manera de combinar un sistema europeo de autorización con la libertad de los Estados miembros para decidir sobre el cultivo de organismos modificados genéticamente.»

En consonancia con las directrices políticas formuladas por el Presidente Barroso en septiembre de 2009, se ha pedido al señor Dalli que presente antes del verano una propuesta que defina cómo puede combinarse un sistema comunitario de autorización, basado en datos científicos, con la libertad para los Estados miembros a la hora de decidir si quieren cultivos modificados genéticamente en su territorio.

Tras un completo procedimiento de autorización iniciado en 2003 y repetidos dictámenes científicos favorables, la Comisión ha decidido autorizar el cultivo de Amflora. Esta patata modificada genéticamente debe utilizarse para la producción de almidón destinado a fines industriales (por ejemplo, la producción de papel). La innovadora tecnología aplicada ayuda a optimizar el proceso de producción y reducir el uso de materias primas, energía, agua y sustancias petroquímicas.

La decisión establece condiciones estrictas de cultivo para impedir que queden patatas transgénicas en los campos después de la cosecha, y para garantizar que la semilla de Amflora no se difunda fortuitamente en zonas más extensas. Se establece una autorización complementaria para cubrir los subproductos de la extracción de almidón cuando se utilizan en los piensos.

La Comisión Europea también ha adoptado hoy tres decisiones que autorizan el uso en productos alimenticios y piensos, la importación y la transformación de maíz transgénico de las variedades MON863xMON810, MON863xNK603 y MON863xMON810xNK603.

Estos tres maíces transgénicos han sido objeto de un dictamen favorable de la EFSA, y han estado sujetos al procedimiento de autorización completo que establece la normativa de la UE. Se producen mediante la hibridación convencional de dos o tres tipos de maíz modificado genéticamente —a saber, MON863, NK603 y MON810—, que están ya autorizados en la UE con fines alimentarios y para piensos, como lo están su importación y transformación.

Dado que los Estados miembros no lograron pronunciarse por mayoría cualificada a favor o en contra de estas decisiones en el Consejo, los expedientes se devolvieron a la Comisión para decisión.

Se prestó una atención extrema a la presencia de un gen marcador de la resistencia a los antibióticos en la patata para fécula transgénica y en los tres productos derivados del maíz transgénico. La EFSA examinó este aspecto y emitió un dictamen favorable individual el 11 de junio de 2009.

Las autorizaciones son válidas durante diez años.

Para más información, véase:

MEMO/10/58

http://ec.europa.eu/food/food/biotechnology/index_en.htm


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website