Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/1511

Bruselas, 23 de noviembre de 2010

Agenda Digital: La investigación financiada por la Comisión nos acerca un paso más a la invisibilidad

La «capa de invisibilidad» de Harry Potter está más cerca de hacerse realidad gracias a la investigación sobre nanotecnología financiada por la Comisión Europea. Científicos de Alemania, Grecia, Turquía y el Reino Unido han conseguido manipular el flujo de la luz utilizando nanotecnología, con lo que se abre la vía no solamente a aplicaciones potenciales en lentes y circuitos ópticos, sino también a dispositivos tridimensionales exóticos tales como las «capas de invisibilidad». Aunque actualmente solo puedan taparse objetos de tamaño submilimétrico, el proyecto ha aportado una «prueba del principio» esencial en el camino hacia formas de manipulación de las propiedades ópticas de los materiales que hasta ahora se consideraban imposibles. El proyecto forma parte de la iniciativa de la Comisión para impulsar la investigación de alto riesgo sobre TIC en tecnologías de la información futuras y emergentes, uno de los objetivos de la Agenda Digital para Europa (véanse IP/10/581, MEMO/10/199 y MEMO/10/200).

Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión Europea responsable de la Agenda Digital, ha manifestado: «Me admira el ingenio de los investigadores europeos. Este proyecto ha conseguido en la vida real lo que solo conocíamos por los efectos especiales del cine. Esta investigación de vanguardia resulta fundamental para sentar las bases de nuevas tecnologías esenciales para la competitividad de Europa.».

Científicos del proyecto PHOME diseñaron y crearon «metamateriales fotónicos» que influyen en el comportamiento de los rayos de luz. El avance se basa en el principio de la óptica de transformación, del que es pionero el equipo que está detrás del proyecto.

La «capa de invisibilidad» se compone de varillas diminutas de pocos centenares de nanómetros de anchura organizadas en una estructura parecida a una pila de leña. Las varillas se disponen cuidadosamente de modo que puedan desviar parcialmente las ondas de luz.

Alterando la velocidad y la dirección con que se desplaza la luz, los científicos pueden guiar las ondas de luz alrededor de una protuberancia de tamaño micrométrico de manera que resulte invisible en tres dimensiones, y esto a longitudes de onda próximas a las visibles para el ojo humano. Se está trabajando para conseguir el mismo efecto en la gama visible, donde se confía en obtener resultados hacia enero.

Hasta ahora, las «capas de invisibilidad» solo funcionaban en dos dimensiones, lo que significa que el objeto oculto era invisible cuando el observador trataba de verlo de frente, pero se hacía visible cuando se miraba de lado, por ejemplo. Este estudio es el primero que da lugar a crear un dispositivo que hace un objeto invisible en las tres dimensiones.

Esta investigación podría encontrar aplicaciones futuras en el desarrollo de componentes ópticos enteramente nuevos, tales como lentes perfectas, dispositivos de almacenamiento de luz, y componentes importantes de aplicación en láseres y optoelectrónica, tales como moduladores y aislantes. Aunque una capa de invisibilidad que cubra todo el cuerpo está aún fuera del alcance de la ciencia y la tecnología actuales, esta investigación ha demostrado un principio importante que hasta hace poco se consideraba imposible.

Contexto

Los trabajos de investigación del proyecto PHOME se iniciaron en abril de 2008 y concluirán en 2011. El coste total del proyecto asciende a 1,88 millones de euros, de los cuales la Comisión aporta 1,43 millones procedentes del presupuesto de investigación sobre TIC del Séptimo Programa Marco de I+D 2007-2013.

El éxito del programa de tecnologías de la información futuras y emergentes (FET-Open) en el desarrollo de investigación de vanguardia en Europa ha llevado a la Comisión a proponer que se dupliquen los fondos disponibles para la investigación sobre dichas tecnologías de aquí a 2015 (MEMO/10/140 y IP/09/608).

FET-Open se encuentra abierto permanentemente a propuestas de investigación conceptualmente nuevas, de alto potencial y con una perspectiva a largo plazo. Trabajan para el proyecto PHOME investigadores de tres instituciones académicas europeas: la Fundación para la Investigación y la Tecnología (Grecia); el Instituto de Tecnología de Karlsruhe (Alemania) y el Imperial College de Londres (Reino Unido). La Universidad Bilkent (Turquía) colabora en el proyecto gracias a su acuerdo de asociación para la investigación con la UE.

Para saber más sobre el proyecto: http://esperia.iesl.forth.gr/~ppm/PHOME/.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website