Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/1494

Bruselas, 10 de noviembre de 2010

La Comisión Europea abre el debate para dar un nuevo impulso a la lucha contra la pobreza

La Comisión Europea ha puesto hoy en marcha una consulta pública sobre el futuro de la política de desarrollo de la UE. Enfrentada al triple desafío de una crisis económica, alimentaria y medioambiental, pero con unos resultados económicos generalmente alentadores en los países en desarrollo, la Comisión desea recoger distintos puntos de vista sobre cómo puede la UE apoyar mejor a los países en desarrollo para acelerar su avance hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio y para superarlos. Sobre la base de los logros realizados, la Comisión propone cuatro ámbitos principales para el debate: el impacto de la ayuda de la UE, el estímulo para un crecimiento más integrador, la promoción del desarrollo sostenible, y unos resultados sostenibles en agricultura y seguridad alimentaria. Tras la consulta pública abierta a los países de la UE y a los países socios, en 2011 la Comisión presentará una comunicación sobre una política de desarrollo de la UE modernizada.

«La ayuda de la UE debe contribuir a proporcionar una vida decente para todos, y a que la gente pueda labrarse su futuro. Los ciudadanos de la UE siguen estando comprometidos en apoyar a los países más pobres, y esperan unos resultados concretos. Quiero abordar estas expectativas garantizando que la ayuda de la UE tiene un impacto importante y duradero allí donde se presta», ha declarado el Comisario de la UE responsable de Desarrollo, Andris Piebalgs. «Nuestra política tiene que abordar las causas profundas de la pobreza y actuar como catalizador para crear condiciones para el crecimiento integrador de nuestros países socios. El mandato que recibí es el de trabajar para la reducción de la pobreza y para una mejor coordinación de la ayuda de la UE, que representa más del 50 % de la ayuda mundial. Estoy convencido que con una política moderna y los instrumentos adecuados, la UE dará un nuevo impulso y apoyará el relanzamiento de los países en desarrollo a largo plazo».

El Libro Verde aspira poner en marcha un debate sobre cómo adaptar mejor la política de desarrollo de la UE a las necesidades de los países en desarrollo y al valor añadido de la acción de la UE. La Comisión reconoce que deberán aplicarse unos planteamientos diferenciados y flexibles. Sin embargo, plantea cuestiones en torno a cuatro objetivos comunes que deben ser perseguidos en colaboración entre la UE y sus Estados miembros:

  • Cómo garantizar un fuerte impacto de la política de desarrollo de la UE, de modo que cada euro gastado sea rentable y proporcione un valor añadido, un mayor efecto palanca y una mejor herencia en materia de oportunidades para las generaciones futuras. La ayuda europea debe centrarse en los ámbitos en los que pueden obtenerse un claro valor añadido. Esto puede comenzar centrándose en cuatro requisitos fundamentales: desarrollo humano, incluidas la salud, la educación y la seguridad como condiciones previas para el desarrollo de cualquier país; crecimiento y participación social para cualquier compromiso duradero; y cubrir asimismo el apoyo a la buena gobernanza, la coordinación de la ayuda y la coherencia entre las políticas.

  • Cómo contribuir más, y de manera más integradora, al crecimiento de los países en desarrollo como medio para la reducción de la pobreza. La ayuda por sí sola no será suficiente para apoyar la capacidad de los países para lograr la reducción de la pobreza; el crecimiento puede tener un efecto multiplicador a través de la creación de empleo y la protección social. Se plantea la cuestión de si la UE debe estudiar nuevas estrategias conjuntas para el crecimiento integrador en asociación con las agrupaciones individuales o regionales de países en desarrollo, con la participación asimismo de los sectores interesados del sector privado. Estas estrategias podrían cubrir cuestiones clave tales como el establecimiento de un marco jurídico y regulador, el acceso al crédito o un trabajo decente. Este objetivo también se refiere a la manera en que la política de desarrollo podría servir mejor para reforzar la integración regional y asegurar una integración positiva de los países en desarrollo en el comercio mundial.

  • Cómo promover el desarrollo sostenible como vía hacia el progreso: el desarrollo basado en la economía ecológica no debe considerarse solamente como una carga, sino que en realidad es un enorme generador de oportunidades. El Libro Verde analiza cómo garantizar que el desarrollo sostenible se sitúe en el centro tanto de nuestras políticas de desarrollo como en las relativas al cambio climático con el fin de garantizar que las medidas para combatir el cambio climático también mejora el potencial de crecimiento de los ciudadanos más pobres del mundo. La Comisión plantea asimismo la cuestión del acceso a la energía, que constituye un requisito previo para alcanzar la mayor parte de los ODM: no puede haber hospitales, escuelas o producción agrícola sin energía. Se constata que África tiene un vasto potencial sin aprovechar en materia de energía renovable, que podría utilizarse para asegurar a millones de personas el acceso a la electricidad. También se trata el uso apropiado de los fondos combinados destinados a cuestiones climáticas, de biodiversidad y desarrollo, y procedentes de subvenciones y préstamos o una combinación de ambos.

  • Cómo lograr resultados durables en el campo de la agricultura y la seguridad alimentaria. El desarrollo y la seguridad alimentaria caminan juntos; la experiencia demuestra que la reforma agrícola y la capacidad de alimentar a la población de un país es una condición previa para un mayor desarrollo y la reducción de la pobreza. El Libro Verde propone hacer de la agricultura y de la seguridad alimentaria una punta de lanza de la capacidad de la UE para prestar una cooperación de gran impacto y promover el crecimiento integrador y ecológico concentrando sus esfuerzos en garantizar que allí donde se concede la ayuda, se tiene en cuenta el conjunto de la cadena de producción.

Contexto

La Unión Europea es el mayor donante del mundo y aporta alrededor del 56 % de la ayuda mundial. En 2009, la Unión Europea y sus Estados miembros concedieron un total de 49 000 millones EUR en ayuda al desarrollo. La ayuda exterior gestionada por la Comisión Europea ascendió a 12 000 millones EUR en 2009. El Artículo 208 del Tratado de Lisboa establece: «(…) Las políticas de cooperación para el desarrollo de la Unión y de los Estados miembros se complementarán y reforzarán mutuamente. El objetivo principal de la política de la Unión en este ámbito será la reducción y, finalmente, la erradicación de la pobreza. La Unión tendrá en cuenta los objetivos de la cooperación para el desarrollo al aplicar las políticas que puedan afectar a los países en desarrollo».

Si desea leer el texto completo del Libro Verde y participar en la consulta:

http://ec.europa.eu/yourvoice/consultations/index_en.htm

Véase asimismo:

MEMO sobre el Libro Verde: MEMO/10/565

IP y MEMO sobre las relaciones UE-África: : IP/10/1495 y MEMO/10/566

Enlace con la consulta pública sobre el apoyo presupuestario:

http://ec.europa.eu/development/how/consultation/index.cfm?action=viewcons&id=5221


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website