Navigation path

Left navigation

Additional tools

La UE adopta normas más estrictas para las emisiones industriales

European Commission - IP/10/1477   08/11/2010

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

ip/10/1477

Bruselas, 8 de noviembre de 2010

La UE adopta normas más estrictas para las emisiones industriales

La nueva normativa de la UE que se ha adoptado hoy reducirá en toda la Unión las emisiones industriales procedentes de las grandes instalaciones de combustión. Entre los diversos efectos medioambientales y de salud pública de los que se beneficiarán los ciudadanos de Europa, se prevé que la nueva normativa permita reducir en 13 000 el número anual de muertes prematuras. Propuesta por la Comisión Europea en diciembre de 2007, esta normativa más estricta hará posible también un ahorro significativo al recortar los trámites administrativos e igualará más las condiciones de funcionamiento del conjunto de la industria.

En palabras de Janez Potočnik, Comisario de Medio Ambiente de la UE, «la adopción por el Consejo de la nueva Directiva sobre las emisiones industriales constituye un hito en el control al que viene sometiendo la Unión la contaminación industrial. Además de contribuir a garantizar el nivel de protección que han de tener los ciudadanos de la UE frente a las emisiones de la industria, la Directiva reforzará de forma decisiva el marco jurídico actual, reduciendo la contaminación atmosférica y otras formas de contaminación ambiental, y se convertirá en un importante impulsor de la ecoinnovación.».

Aplicación reforzada de las mejores técnicas disponibles

La Directiva sobre las emisiones industriales actualiza y compila siete actos normativos ya existentes.

Parte fundamental de la nueva Directiva es el fortalecimiento de la aplicación de las mejores técnicas disponibles (MTD), lo que convierte a las Conclusiones sobre esas técnicas en punto de referencia de los procedimientos de concesión de permisos. La propuesta revisa así los límites de emisión mínimos que se aplican en la UE a las grandes instalaciones de combustión con el fin de que se ajusten a las MTD.

Los nuevos requisitos deberán garantizar que los operadores de las instalaciones industriales apliquen las MTD de modo más uniforme y que con ello se logre una mayor igualdad de condiciones para el conjunto de la industria.

La Comisión tiene el convencimiento de que las Conclusiones relativas a las MTD son esenciales para que éstas sean ejecutables y puedan aplicarse en todos los Estados miembros de forma clara y transparente.

Fomento de la ecoinnovación y disminución de los trámites innecesarios para los operadores

El impulso dado al papel de las MTD enviará una señal clara a la industria para que se esfuerce por alcanzar con el menor coste el alto nivel de rendimiento ambiental que se describe en las Conclusiones sobre esas técnicas. La Directiva, además, requiere que los Estados miembros promuevan activamente las técnicas emergentes, impeliendo así un círculo virtuoso de mejoras permanentes en el rendimiento medioambiental de la industria europea.

Reconociendo que los trámites administrativos innecesarios resultan perjudiciales para la industria europea y para su competitividad en el mercado global, el recorte que impone a los mismos la Directiva supone a nivel de la UE un ahorro anual de 32 millones de euros. La Comisión, por lo demás, seguirá trabajando con los Estados miembros para tratar de reducir en ellos la carga administrativa que supondrá la aplicación de la Directiva en los próximos años.

Reducción de las emisiones de las grandes instalaciones de combustión

Pese a la significativa reducción de emisiones que se ha logrado en las dos últimas décadas, las instalaciones de combustión de combustibles fósiles utilizadas en el sector de la energía siguen siendo una fuente importante de contaminantes atmosféricos. La Directiva impone a las grandes instalaciones de toda la UE unos límites de emisión más estrictos para garantizar que en ellas se apliquen las MTD. Los beneficios que se esperan de esa reducción de emisiones se sitúan entre los 7 000 y los 28 000 millones de euros anuales, incluida una disminución del número de muertes prematuras, que se cifra en 13 000 menos al año. Una vez descontados los costes que habrán de sufragar los operadores para dar cumplimiento a la Directiva (como, por ejemplo, los costes de montaje de los equipos de reducción de emisiones), ése será el ahorro que se prevé obtener al reducirse los efectos que tienen en la salud de los ciudadanos de la UE los contaminantes procedentes de las grandes instalaciones de combustión.

La Directiva garantizará que esas instalaciones reduzcan sustancialmente sus nocivas emisiones, pero ofrecerá al mismo tiempo la flexibilidad necesaria para que los suministros de energía queden asegurados en la UE tanto a corto como a largo plazo.

Mejora de los mecanismos de control y de imposición del cumplimiento

La nueva Directiva establece una serie de mecanismos más eficaces para que los Estados miembros puedan controlar e imponer el cumplimiento de la nueva normativa. Se han reforzado así notablemente las disposiciones relativas al seguimiento y comunicación de las emisiones y a las inspecciones medioambientales y se ha mejorado el acceso del público a la información. Además, la mayor claridad de los requisitos de aplicación impuestos a los Estados miembros ayudará a la Comisión en su tarea de garantizar el pleno cumplimiento de la Directiva.

Próximos pasos

La Directiva entrará en vigor a los 20 días de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea, que se espera tenga lugar antes de que finalice el presente año. A partir de ese momento, los Estados miembros dispondrán de un plazo de dos años para incorporar la Directiva a su legislación y comenzar a aplicarla. Para más información, consúltese la página siguiente:

http://ec.europa.eu/environment/air/pollutants/stationary/index.htm


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website