Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Directrices para conciliar el desarrollo de la energía eólica y la política de biodiversidad

Commission Européenne - IP/10/1450   29/10/2010

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

IP/10/1450

Bruselas, 29 de octubre de 2010

Directrices para conciliar el desarrollo de la energía eólica y la política de biodiversidad

Si bien, en términos generales, la energía eólica no representa una amenaza para la flora y fauna silvestres, la situación o el diseño inadecuados de los parques eólicos pueden tener repercusiones negativas en especies y hábitats vulnerables. Tal es el motivo por el que la Comisión Europea publica hoy unas directrices para el desarrollo de la energía eólica en zonas naturales protegidas. Las directrices se aplican a la red Natura 2000, una de las piedras angulares de la política de biodiversidad de la UE y un instrumento clave para lograr el objetivo de la UE de detener e invertir la pérdida de biodiversidad de aquí a 2020. La energía eólica tiene un papel importante que desempeñar en la consecución del objetivo de la UE de que la energía renovable suponga un 20 % dentro del consumo energético total de Europa de aquí a 2020; su implantación en zonas Natura 2000 no queda excluida de forma automática, si bien debe evaluarse caso por caso.

Janez Potočnik, Comisario europeo de Medio Ambiente, ha declarado: «Estas nuevas directrices ofrecerán a los Estados miembros y a la industria indicaciones claras sobre el desarrollo de actividades relativas a la energía eólica de conformidad con los requisitos de Natura 2000. No se trata de cambiar la legislación ni la política, sino simplemente de dar orientaciones sobre la legislación vigente. Nuestro propósito es garantizar que se cumplan los objetivos relativos a la energía renovable y que se respete plenamente al mismo tiempo la legislación de la UE sobre la protección de las especies.».

El papel fundamental de la planificación estratégica

Las directrices publicadas hoy, que tienen como objetivo evitar el conflicto entre el desarrollo de la energía eólica y la conservación de la biodiversidad en las zonas protegidas Natura 2000, ponen de manifiesto la importancia de la planificación estratégica y la necesidad de una adecuada evaluación, de buena calidad, de los nuevos proyectos. Las directrices incluyen una serie de ejemplos de buenas prácticas y demuestran cómo los proyectos de energía eólica pueden evitar causar daños a las zonas naturales sensibles.

La planificación de la implantación de los parques eólicos de forma estratégica en zonas geográficas extensas constituye uno de los medios más eficaces para reducir al mínimo las repercusiones de dichos parques en la naturaleza y en la flora y fauna silvestres desde el inicio del proceso de planificación. No solo permite establecer un marco de desarrollo más integrado, sino también reducir el riesgo de que se planteen dificultades y retrasos en las fases posteriores de los distintos proyectos.

Contexto

Europa se ha fijado el objetivo de conseguir el 20 % de su consumo energético a partir de fuentes de energía renovable de aquí a 2020 y la energía eólica debe aportar una importante contribución a la consecución de este objetivo. La energía eólica también ayuda notablemente a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de contaminantes atmosféricos, así como el consumo de agua dulce derivado de la producción convencional de electricidad en la UE. La producción de energía eólica ha aumentado rápidamente en el último decenio y representaba en 2009 en torno al 4,8 % del consumo total de electricidad de la UE. Según las previsiones, este porcentaje se va a triplicar de aquí a 2020.

Natura 2000 es una red ecológica de casi 26 000 lugares en los 27 países de la UE, creada al amparo de la Directiva sobre hábitats de 1992, que abarca casi el 18 % del territorio de la UE. Su objetivo es garantizar la conservación y el uso sostenible de zonas de gran valor en términos de biodiversidad y la supervivencia a largo plazo de las especies y hábitats más valiosos y amenazados de Europa. Natura 2000 no es un sistema de reservas naturales sujetas a una protección estricta en las que está prohibida toda actividad humana. Aunque la red va a incluir tales reservas, la mayor parte de su superficie probablemente siga estando compuesta por terrenos de propiedad privada; lo que se quiere garantizar es que su gestión futura sea sostenible tanto desde el punto de vista ecológico como desde el económico.

Más información:

Directrices sobre energía eólica y Natura 2000

http://ec.europa.eu/environment/nature/natura2000/management/guidance_en.htm

Política de la UE sobre naturaleza y biodiversidad

http://ec.europa.eu/environment/nature/index_en.htm

Política de la UE sobre energía eólica

http://ec.europa.eu/energy/renewables/wind_energy/wind_energy_en.htm


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site