Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/10/1125

Bruselas, 15 de septiembre de 2010

Por unos mercados de derivados más seguros y transparentes en Europa

En el marco de la labor que está desarrollando con vistas a la creación de un sistema financiero más sólido, la Comisión Europea ha presentado hoy una propuesta de reglamento encaminada a aportar una mayor seguridad y transparencia al mercado de derivados no negociados en bolsa (conocidos como OTC). En su proyecto de reglamento, la Comisión propone que la información sobre los derivados OTC se comunique a los registros de operaciones y esté accesible para las autoridades de supervisión. Se pondrá igualmente más información a disposición de todos los participantes en el mercado. La Comisión también propone que los contratos de derivados OTC normalizados se compensen a través de contrapartes centrales, lo que reducirá el riesgo de crédito de contraparte, es decir, el riesgo de incumplimiento de una parte en el contrato. La propuesta de la Comisión, que está plenamente en consonancia con los compromisos de la UE en el G-20 y con el enfoque adoptado por Estados Unidos, pasará ahora para examen al Parlamento Europeo y a los Estados miembros de la UE. Una vez se haya adoptado, el reglamento surtiría efecto desde el final de 2012.

Michel Barnier, Comisario de Mercado Interior y Servicios, ha declarado: «Ningún mercado financiero puede permitirse el lujo de seguir siendo como el "Salvaje Oeste". Los derivados OTC tienen un enorme impacto sobre la economía real y su influjo abarca desde las hipotecas hasta los precios de la alimentación. La ausencia de un marco regulador de los derivados OTC contribuyó a la crisis financiera y a las tremendas consecuencias que todos estamos sufriendo. Lo que proponemos hoy son normas que aportarán más transparencia y responsabilidad a los mercados de derivados. Así sabremos quién hace qué, y quién debe a quién y cuánto. Estamos además tomando medidas para impedir que una quiebra individual pueda desestabilizar todo el sistema financiero, como ocurrió cuando se hundió Lehman Brothers.

Elementos clave de la propuesta

Mayor transparencia: En la actualidad, no es obligatorio presentar información sobre los derivados OTC. Por este motivo, ni los responsables políticos, ni las autoridades reguladoras ni los propios participantes en el mercado tienen una idea global clara de lo que ocurre en el mercado. A raíz de la propuesta de la Comisión, las transacciones con derivados OTC en la UE deberán comunicarse a registros centrales de datos, denominados registros de operaciones. Las autoridades reguladoras de la UE tendrán acceso a dichos registros, lo que les permitirá saber mejor quién debe qué y a quién, y detectar cualquier problema potencial, como una posible acumulación de riesgos, en una fase temprana.

Al mismo tiempo, la nueva Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) será responsable de la supervisión de los registros de operaciones y del alta y la baja registral. Además, los registros de operaciones deberán publicar posiciones agregadas por cada clase de derivados, a fin de ofrecer a todos los participantes una visión más clara del mercado de derivados OTC.

Mayor seguridad mediante la reducción de los riesgos de contraparte: En la situación actual, los participantes en el mercado de derivados OTC no mitigan suficientemente el riesgo de crédito de contraparte, que designa el riesgo de pérdida que se produce si una parte no efectúa los pagos requeridos en la fecha prevista. Con la propuesta de la Comisión, los derivados OTC normalizados (es decir, los que cumplen unos criterios de admisibilidad predefinidos, como puede ser un elevado nivel de liquidez) tendrían que compensarse a través de contrapartes centrales. Estas contrapartes centrales son entidades interpuestas entre las dos partes de una transacción y que actúan, pues, como comprador frente a cada uno de los vendedores y como vendedor frente a cada uno de los compradores. De esta forma se evita que el colapso de un participante en el mercado provoque el colapso de otros, poniendo así en peligro el sistema financiero en su conjunto. Si un contrato no se considera admisible y, por tanto, no se compensa a través de una contraparte central, deben aplicarse distintas técnicas de gestión de riesgos (entre ellas, la obligación de disponer de más capital). Como las contrapartes centrales asumirán riesgos adicionales, estarán sujetas a estrictas normas de conducta y requisitos organizativos y prudenciales armonizados a fin de garantizar su seguridad, por ejemplo, normas de gobernanza interna, controles de auditoría, mayores exigencias de capital, etc.

Mayor seguridad mediante la reducción del riesgo operativo: El mercado de derivados OTC ofrece una gran flexibilidad a la hora de definir las condiciones legales y económicas de los contratos. Por ello, existen en el mercado numerosos contratos extraordinariamente complejos y definidos a medida, que aún requieren una considerable intervención manual en múltiples etapas de la tramitación. Ello aumenta el riesgo operativo, es decir el riesgo de pérdida debido, por ejemplo, a un error humano. La propuesta de la Comisión exige a los participantes en el mercado que valoren, controlen y mitiguen ese riesgo, por ejemplo empleando medios electrónicos para confirmar los términos de los contratos de derivados OTC.

Ámbito de aplicación: La propuesta abarca todos los tipos de derivados OTC. Se aplica tanto a las empresas financieras que utilizan derivados OTC como a las no financieras que mantienen posiciones significativas en derivados OTC. Se aplica, asimismo, a las contrapartes centrales y los registros de operaciones. No obstante, cuando las empresas no financieras (por ejemplo, del sector industrial) utilizan los derivados OTC para atenuar el riesgo al que da lugar su actividad principal («cobertura comercial» para protegerse frente a las variaciones de los tipos de cambio, por ejemplo), están exentas de la obligación de compensación a través de una contraparte central.

Contexto

Un derivado es un contrato entre dos partes vinculado al valor o la situación futuros del instrumento subyacente al que se refieren (por ejemplo, la evolución de los tipos de interés o del valor de una moneda, o la posible quiebra de un deudor). Un derivado OTC es un derivado que no se compra o se vende en una bolsa de valores, sino que se negocia de forma privada entre dos partes. El uso de derivados ha crecido de manera exponencial en la última década, siendo los derivados OTC los que más han contribuido a tal crecimiento. A finales de diciembre de 2009, el mercado de derivados OTC, medido por su valor nocional, representaba aproximadamente 615 billones USD, lo que supone un incremento del 12 % frente al final de 2008. Con todo, esta cifra era un 10 % más baja que el máximo histórico alcanzado en junio de 2008.

Con el casi hundimiento de Bear Sterns en marzo de 2008, la quiebra de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008 y el rescate de AIG un día después, comenzaron a quedar al descubierto las deficiencias funcionales del mercado de derivados OTC, en el que se negocia el 80 % de los derivados. En una Comunicación de marzo de 2009 titulada «Gestionar la recuperación europea», la Comisión Europea se comprometió a adoptar, basándose en un informe sobre los derivados y otros productos estructurados complejos, iniciativas adecuadas para favorecer la transparencia y hacer frente a los problemas que socavan la estabilidad financiera.

Para más información:

http://ec.europa.eu/internal_market/financial-markets/derivatives/index_en.htm

Memo/10/410


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website