Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Cuando el envase de su yogur rompa a hablarle: Europa se prepara para la revolución de Internet

Commission Européenne - IP/09/952   18/06/2009

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

I P/09/952

Bru selas, 18 de junio de 2009

Cuando el envase de su yogur rompa a hablarle: Europa se prepara para la revolución de Internet

La Internet está experimentando una rápida evolución: hace 25 años sólo conectaba a un millar de usuarios, mientras que hoy enlaza a unos 1 500 millones de personas en todo el mundo. El europeo medio posee al menos un objeto ‑ordenador, teléfono móvil, etc.‑ conectado a la Internet. Pero el número de dispositivos conectados apenas visibles, más complejos y más móviles que hay a nuestro alrededor se multiplicará por cien o incluso por mil en los próximos 5-15 años. La Comisión Europea ha anunciado hoy una serie de medidas para garantizar que Europa puede desempeñar una función destacada en la configuración de estas nuevas redes de objetos interconectados, que van de los libros a los automóviles, de los aparatos eléctricos a los alimentos; en resumidas cuentas, esa «Internet de los objetos» que está naciendo. El plan de acción de la UE que hoy se presenta ayudará a los europeos a sacar partido de esta evolución y, al mismo tiempo, dará respuesta a una serie de cuestiones que se plantean tales como el derecho a la intimidad, la seguridad y la protección de los datos personales.

Viviane Reding, Comisaria europea responsable de sociedad de la información y medios de comunicación, ha declarado lo siguiente al respecto: « Todos los días surgen nuevos ejemplos de aplicaciones que conectan objetos a la Internet y a otros objetos: coches conectados a semáforos que vigilan la congestión del tráfico, aparatos domésticos conectados a redes eléctricas inteligentes y contadores que permiten al consumidor conocer su consumo de electricidad, o vías peatonales conectadas que guían a las personas con deficiencias visuales. Las promesas que encierra esta nueva evolución de la Internet son tan ilimitadas como el número de objetos de nuestra vida cotidiana a los que puede aplicarse. Pero hemos de hacer todo lo posible para que los ciudadanos, empresarios y consumidores europeos lleven las riendas de la tecnología y no se dejen arrastrar por ella . ».

En la actualidad, la In ternet conecta a unos 1 500 millones de usuarios en todo el mundo a través de ordenadores y dispositivos móviles (aproximadamente 300 millones en la UE). Una de las principales novedades que verá la luz en los próximos años será la conexión progresiva no sólo de ordenadores, sino también de máquinas y gran variedad de objetos físicos, creándose de este modo la «Internet de los objetos». Puede tratarse de simples objetos cotidianos como envases de yogur que registran la temperatura a lo largo de su cadena de suministro, o de dos medicamentos recetados que advierten a los pacientes de una posible incompatibilidad. Puede tratarse también de instrumentos más complejos como, por ejemplo, sistemas de control de la salud o sistemas de reciclado que pueden contribuir a afrontar algunos problemas de nuestra sociedad actual como el envejecimiento de la población o el cambio climático. Dados los miles de objetos que nos rodean diariamente, esta interconexión de objetos físicos amplificará los profundos efectos que las comunicaciones modernas tienen en nuestra sociedad.

Entre las 14 líneas de acción que hoy propone la Comisión para fomentar la evolución de esta «Internet de los objetos» en la UE (véase anexo) figuran no sólo la normalización a escala europea de las tecnologías utilizadas y una mayor financiación de las actividades de investigación, sino también medidas para proteger la intimidad, los datos y la seguridad de las personas a medida que las nuevas tecnologías pasan a formar parte de su entorno. El mes pasado la Comisión subrayó el carácter prioritario que ha de darse a la protección de los datos personales ante la emergencia de nuevas tecnologías tales como las etiquetas inteligentes (dispositivos de identificación por radiofrecuencia o RFID) y presentó una serie de recomendaciones a tal fin ( IP/09/740 , IP/09/571 ) .

La Comisión también vela por que existan suficientes direcciones en la Internet (necesarias para conectar cada objeto a la red, al igual que lo son en el caso de los sitios web ) para que esta nueva serie de objetos conectados pase a ser una realidad. Ello requiere el despliegue de la última fuente de direcciones de Internet (IPv6), estableciéndose de este modo las condiciones necesarias para una implantación generalizada que permita que los objetos, entre ellos los domésticos, posean sus propias direcciones IP para conectarse a otros dispositivos ( IP/08/803 ) .

Contexto :

E n 2006 la Comisión Europea inició una consulta pública ( IP/06/289 ) sobre el desarrollo y uso de los microprocesadores inteligentes (tecnologías RFID). Sobre esta base, adoptó una Comunicación en marzo de 2007 ( IP/07/332 ) en la que subrayaba que la RFID no era más que la punta del iceberg de una evolución en curso mucho más amplia a la que se aludía con la expresión «Internet de los objetos».

El plan de acción que hoy se presenta desarrolla la anterior a firmación y propone catorce líneas de acción para sacar el máximo provecho de esta nueva evolución. La Comisión , junto con todas las partes interesadas, llevará a la práctica este plan y dentro de tres años informará en una nueva Comunicación de las actividades realizadas.

La Comisión Europea también ha adoptado hoy una Comunicación estratégica sobre el futuro de la gobernanza de Internet: véase IP/09/951

El plan de acción sobre la «Internet de los objetos» puede consultarse en:

http://ec.europa.eu/information_society/policy/rfid/index_en.htm

Annex

Internet of Things: A 14-point Action Plan

  • Governance. The Commission will work on the definition of a set of principles underlying the governance of the Internet of Things and the design of an architecture endowed with a sufficient level of decentralised management.

  • Privacy and data protection. The Commission will observe carefully the application of data protection legislation to the Internet of Things.

  • The right to the "silence of the chips". The Commission will launch a debate about whether individuals should be able to disconnect from their networked environment at any moment. Citizens should be able to read basic RFID (Radio Frequency Identification Devices) tags – and destroy them too – to preserve their privacy. Such rights are likely to become more important as RFID and other wireless technologies become small enough to be invisible.

  • Emerging risks. The Commission will take effective action to enable the Internet of Things to meet challenges related to trust, acceptance and security.

  • Vital resource. In connection with its activities on the protection of critical information infrastructures, the Commission will closely follow the development of the Internet of Things into a vital resource for Europe.

  • Standardisation. The Commission will, if necessary, launch additional standardisation mandates related to the Internet of Things.

  • Research. The Commission will continue to finance collaborative research projects in the area of the Internet of Things through the 7 th Framework Programme.

  • Public Private Partnership. The Commission will integrate, as adequate, the Internet of Things in the four research and development public-private partnerships that are being prepared.

  • Innovation. The Commission will launch pilot projects to promote the readiness of EU organisations to effectively deploy marketable, interoperable, secure and privacy-aware Internet of Things applications.

  • Institutional awareness. The Commission will regularly inform the European Parliament and the Council about Internet of Things developments.

  • International dialogue. The Commission will intensify the dialogue on the Internet of Things with its international partners to share information and good practices and agree on relevant joint actions.

  • Environment. The Commission will assess the difficulties of recycling RFID tags as well as the benefits that the presence of these tags can have on the recycling of objects.

  • Statistics. Eurostat will start publishing statistics on the use of RFID technologies in December 2009

  • Evolution. The Commission will gather a representative set of European stakeholders to monitor the evolution of the Internet of Things.


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site