Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/ 09/894

Bruselas, 10 de junio de 2009

La Comisión Europea esboza las perspectivas para el espacio de libertad, seguridad y justicia en los cinco próximos años

La Comisión Europea ha adoptado hoy dos Comunicaciones en las que analiza la acción de la Unión durante estos últimos años en materia de justicia y asuntos de interior, y describe sus prioridades futuras. Los ciudadanos deberán ser el centro del futuro «Programa de Estocolmo , que deberá debatirse en el Parlamento Europeo y adoptar el Consejo Europeo de aquí a finales de año y que enmarcará la acción de la Unión sobre las cuestiones de la ciudadanía, la justicia, la seguridad, el asilo y la inmigración en los próximos cinco años.

« En los próximos años, la acción de la Unión Europea debe dirigirse ante todo a dar el mejor servicio posible a los ciudadanos en un espacio de libertad, seguridad y justicia», destacó el Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso. «Queremos promover los derechos de los ciudadanos, facilitar su vida diaria, protegerlos y para ello debemos iniciar una acción europea eficaz y responsable en estos ámbitos. En este contexto, otorgo una especial importancia a la política de inmigración. Esta visión es la que la Comisión desea que se discuta en el Consejo y en el Parlamento Europeo con vistas a la adopción del nuevo Programa de Estocolmo por el Consejo Europeo de diciembre de 2009.»

Según el Vicepresidente Jacques Barrot, Miembro de la Comisión responsable de Justicia, Libertad y Seguridad: «La libertad, la seguridad y la justicia son valores clave que constituyen componentes principales del modelo de sociedad europeo. Se han realizado progresos importantes en el establecimiento de un espacio de libertad, seguridad y justicia a lo largo de los últimos años. La prioridad debe ser ahora otorgar al ciudadano el protagonismo del proyecto, con el fin de demostrar el valor añadido de la Unión Europea en ámbitos que afectan muy de cerca la vida diaria de las personas.»

Desde hace diez años, la Unión Europea tiene como objetivo construir un espacio de libertad, seguridad y justicia. Los programas de Tampere 1 y La Haya 2 dieron el impulso político necesario, y se han logrado progresos considerables.

Las prioridades expuestas por la Comisión tienen en cuenta los recientes acontecimientos del espacio de libertad, seguridad y justicia. Los progresos realizados, así como la experiencia adquirida a lo largo de los cinco últimos años, se analizan detalladamente en la Comunicación sobre la evaluación del Programa de La Haya. La experiencia adquirida debe ayudarnos a afrontar los importantes retos a que se enfrenta la Unión.

Algunos ejemplos de los retos que nos esperan:

Los ciudadanos desean vivir en una Unión Europea próspera y pacífica en la que se respeten sus derechos y se proteja su seguridad. Desean poder viajar libremente, y optar por instalarse temporal o permanentemente en otro país europeo para estudiar, trabajar, formar una familia, crear una empresa o vivir su jubilación. Desean acceder fácilmente a la justicia, poder ejecutar las resoluciones judiciales de un Estado miembro en otro y verse protegidos frente a una serie de amenazas (delincuencia organizada o terrorismo). Para ello es preciso que la policía de los Estados miembros y sus sistemas judiciales cooperen mejor y de forma más eficaz entre sí.

La Unión debe también movilizarse para ayudar a los ciudadanos y a las empresas a hacer frente a corto plazo a la crisis económica y, a más largo plazo, a afrontar los retos de una sociedad globalizada y al envejecimiento de la población europea. La Unión debe establecer una política de migración flexible que le permita responder a sus necesidades en materia de empleo y aprovechar las oportunidades que ofrece la llegada de mano de obra extranjera. También debe confirmar su tradición humanitaria ofreciendo generosamente su protección a quienes lo necesitan.

¿ Cuáles son las prioridades políticas?

El futuro programa debería organizarse en torno a cuatro grandes prioridades que dan lugar a propuestas concretas para hacer más efectivos y tangibles a los ojos de los ciudadanos los beneficios de un espacio europeo de libertad, seguridad y justicia:

  • Promover los derechos de los ciudadanos - una Europa de los derechos : el espacio de libertad, seguridad y justicia debe ser ante todo un espacio único de protección de los derechos fundamentales, en el seno del cual el respeto de la persona y la dignidad humana, así como de los otros derechos consagrados en la Carta de Derechos Fundamentales constituye un valor esencial. Se trata en particular de proteger la esfera privada de los ciudadanos más allá de las fronteras nacionales, en particular, mediante la protección de sus datos personales; de tener en cuenta las necesidades particulares de las personas más vulnerables; y de garantizar el pleno ejercicio de los derechos vinculados a la ciudadanía tales como el derecho de voto y el derecho a la protección consular.

  • Facilitar la vida de los ciudadanos - una Europa de la Justicia : es necesario profundizar en la realización de un espacio europeo de la Justicia. Se trata prioritariamente de establecer mecanismos que faciliten el acceso de las personas a la justicia para que puedan hacer valer sus derechos en toda la Unión. En materia contractual y comercial, esto permitirá ofrecer a los agentes económicos las herramientas necesarias para aprovechar plenamente las oportunidades del mercado interior. Será necesario también mejorar la cooperación entre los profesionales de la justicia, y movilizar medios para suprimir los obstáculos al reconocimiento de los actos jurídicos en otros Estados miembros.

  • Proteger a los ciudadanos - una Europa protectora : deberá desarrollarse una estrategia de seguridad interior para mejorar la seguridad en la Unión y proteger así la vida y la integridad de los ciudadanos europeos. Esta estrategia de acción supone el refuerzo de la cooperación en materia policial y de justicia penal, así como un acceso más seguro al territorio europeo. En particular, debe llevarse a cabo una acción más determinada y más coordinada en materia de lucha contra el crimen organizado y de lucha contra el terrorismo.

  • Promover una sociedad más integrada para l os ciudadanos - una Europa solidaria : una prioridad importante durante los próximos años será consolidar y aplicar verdaderamente una política de inmigración y asilo, que garantice la solidaridad entre los Estados miembros y la asociación con los terceros países. Deberá ofrecer un estatuto claro y común para los inmigrantes legales. Deberán desarrollarse vínculos más fuertes entre inmigración y necesidades del mercado de trabajo europeo, así como políticas específicas de integración y educación. Deberá mejorarse la aplicación efectiva de los instrumentos disponibles para luchar contra la inmigración irregular. La Unión deberá progresar en la vía de un sistema común de asilo y afirmar en este ámbito el reparto de responsabilidades y la solidaridad entre los Estados miembros.

Algunos ejemplos de propuestas (diez puntos de innovación concretos):

  • Establecer en la Unión un régimen completo y reforzado de protección de datos

  • Suprimir totalmente los procedimientos intermedios ( exequátur ) para la ejecución de las resoluciones judiciales de un Estado miembro en otro

  • Crear un programa de intercambio para la policía y reforzar el existente para las profesiones jurídicas («Erasmus» de policías y profesiones jurídicas)

  • Reforzar las garantías procesales en los procedimientos penales

  • Elaborar una estrategia de seguridad interior para la Unión

  • Crear una arquitectura de los sistemas de información que permita reforzar los intercambios de información entre los servicios policiales europeos

  • Ref orzar la evaluación de las políticas europeas en materia judicial y apoyar los esfuerzos de los Estados miembros para la mejora de la calidad de sus sistemas judiciales

  • Establecer una política de inmigración flexible, en consonancia con las necesidades del mercado de trabajo, favoreciendo la inserción de los inmigrantes y luchando contra la inmigración ilegal

  • Reforzar la solidaridad entre los Estados miembros para la acogida de los refugiados y solicitantes de asilo

  • Reforzar el esfuerzo de investigación en materia de técnica de seguridad

El Vicepresidente Barrot ha hecho las siguientes declaraciones respecto de algunos mensajes contundentes que están en la base de esta Comunicación: «el respeto de la persona y la dignidad humana representan valores esenciales del espacio de libertad, seguridad y justicia. La persona debe estar en el centro de su construcción y de todos los acontecimientos futuros. En segundo lugar, la solidaridad debe ser la que rija el futuro programa. Solidaridad entre las personas, particularmente las más vulnerables, solidaridad entre los Estados miembros para encontrar respuestas comunes a retos comunes tales como el terrorismo o la delincuencia organizada, a fin de aprovechar juntos las oportunidades que puede ofrecer una inmigración regulada y adaptada a las necesidades del mercado de trabajo, y solidaridad para responder juntos a la necesidad de protección que se expresa en nuestras fronteras a través de las solicitudes de asilo.»

Para más información sobre las actividades del Vicepresidente Barrot, visite su sitio web:

http://www.ec.europa.eu/commission_barroso/barrot/welcome/default_en.htm

1 :

El Programa de Tampere: Hacia una Unión de libertad, seguridad y justicia, Conclusiones de la Presidencia, Consejo Europeo de Tampere de 15 y 16 de octubre de 1999.

2 :

Programa de La Haya: consolidación de la libertad, la seguridad y la justicia en la Unión Europea (DO C 53, 3.3.2005, p. 1) y Plan de Acción del Consejo y la Comisión por el que se aplica el Programa de la Haya sobre refuerzo de la libertad, la seguridad y la justicia en la Unión Europea (DO C 198, 12.8.2005, p. 1).


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website