Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/09/67

Bruxelles, el 19 de enero 2009

Previsiones intermedias para 2009-2010: acentuación del descenso de la actividad económica, pero reaparición del crecimiento al final de 2009

Se prevé que el PIB de la Unión Europea disminuya un 1,8% en 2009, y, a continuación, se recupere moderadamente, aumentando un 0,5% en 2010. Esta evolución será la consecuencia de los efectos sobre la economía real de la profunda crisis financiera y el consiguiente descenso de la actividad económica mundial, que se manifiesta en la fuerte contracción del comercio internacional y de la producción manufacturera y, en algunos países, en ajustes del mercado inmobiliario. Sin embargo, el consumo público y la inversión pública atenuarán estos efectos. La reducción observada en las tensiones Inflacionistas también favorece el consumo privado. Las medidas fiscales discrecionales anunciadas a partir de agosto de 2008 limitarán la contracción del PIB en aproximadamente tres cuartos de punto este año. La gravedad de la recesión económica afectará significativamente al empleo y a la hacienda pública en el periodo considerado.

En palabras de Joaquín Almunia, Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios: «las medidas de estabilización del mercado financiero, la flexibilización de las políticas monetarias y los planes de recuperación económica permitirán que el deterioro de la economía toque fondo este año y se creen las condiciones para una recuperación gradual en el segundo semestre. La primera prioridad es hacer que estas medidas funcionen eficazmente; se trata de mejorar los flujos de crédito a precios razonables y aplicar los paquetes de incentivos fiscales para estimular la inversión y el consumo privados. A fin de restablecer la confianza, también es esencial que los Estados miembros se comprometan explícitamente a invertir la tendencia de deterioro de las finanzas públicas tan pronto como volvamos a una coyuntura económica normal, con objeto de garantizar la sostenibilidad a medio y largo plazo de la hacienda pública».

Según las previsiones intermedias anticipadas publicadas hoy, el crecimiento económico habría disminuido a aproximadamente el 1% en 2008, tanto en la UE como en la zona del euro, frente a la tasa ligeramente superior al 3% registrada en 2007[1]. En 2009, el PIB real sufriría una fuerte disminución, del 1,8% en la UE y del 1,9% en la zona del euro, antes de recuperarse alrededor de medio punto porcentual en 2010.

Recesión de la economía mundial este año

Se estima que la actividad económica mundial ha disminuido de forma acusada en el último trimestre de 2008. El descenso observado en las encuestas recientes y en las carteras de pedidos, entre otros factores, indica que esta situación persistirá probablemente a corto plazo. Se considera que la recesión económica afectará a numerosos sectores y sus efectos indirectos negativos se dejarán sentir cada vez más en las economías de mercado emergentes. Para el año 2009, se prevé una ralentización del crecimiento del PIB mundial hasta el 0,5% (frente al 3,3% registrado en 2008 y a la excepcionalmente alta tasa media del 5% observada en el periodo 2004-2007). Se espera que el crecimiento de la economía mundial se recupere a partir del segundo semestre de 2009 de forma gradual, pero moderada, a medida que mejore la situación del mercado financiero y se dejen sentir los efectos de la flexibilización de la política macroeconómica (en particular, en los Estados Unidos). Se prevé que el crecimiento del PIB mundial se sitúe en torno al 2,75% en 2010.

Economía de la UE también muy afectada

En el tercer trimestre de 2008, el PIB disminuyó un 0,2% en la zona del euro y en la UE. Ello implica la entrada de la zona del euro en su primera recesión técnica, al haber disminuido el PIB por segundo trimestre consecutivo. Teniendo en cuenta los datos de las encuestas, que indican una continuación de la recesión en los distintos sectores y países, y el pronunciado deterioro de otros importantes indicadores durante el cuarto trimestre, las perspectivas actuales apuntan a la continuación de la reducción del PIB a lo largo del primer semestre del presente año. Se prevé que la fase descendente afecte a un buen número de países, ya que pasarán factura la crisis financiera, el ciclo de la economía mundial y, en algunos países, un desplome del mercado inmobiliario. Se prevé que la disminución de la demanda privada y de la demanda exterior neta constituyan una rémora significativa para el crecimiento del PIB, que sólo se verá favorecido por el consumo público y la inversión pública.

En particular, la inversión privada, que fue un importante factor impulsor durante la fase de reactivación económica, sufre una acusada ralentización debido a la importante reducción de las tasas de utilización de la capacidad, al deterioro de las perspectivas económicas y al endurecimiento de las condiciones financieras.

Aumento del desempleo y de los niveles de déficit

La situación del mercado de trabajo comenzó a empeorar en la mayoría de los Estados miembros en 2008. Debido a que reacciona con un cierto desfase a las variaciones en el crecimiento del PIB, se espera que el empleo disminuya este año en la UE (en tres millones y medio de puestos de trabajo). La tasa de desempleo aumentaría al 8,75% en 2009 en la UE (y al 9,25% en la zona del euro), y seguiría aumentando en 2010.
También se espera que las peores perspectivas pasen factura a las finanzas públicas, que serán afectadas por una inversión de la tendencia respecto de los años anteriores en lo que se refiere a los ingresos no previstos, por un crecimiento con una presión fiscal generalmente menor y por las importantes medidas discrecionales adoptadas y/o anunciadas por los Estados miembros (que representaban aproximadamente el 1% del PIB de la UE para 2009 en el momento de realizarse las presentes previsiones). Por consiguiente, se prevé que en 2009, el déficit global de la UE (4,5%) sea superior al doble del registrado el año pasado (mientras que en la zona del euro pasaría de aproximadamente el 1,75% al 4%).

Rápida disminución de la inflación

Las tensiones inflacionistas están disminuyendo rápidamente. El fuerte repunte de los precios de los productos básicos que llevó a la inflación a un nivel máximo en el verano de 2008 se ha invertido bruscamente, en un contexto de rápido deterioro de las perspectivas de crecimiento para la economía de la UE y la economía mundial y de deterioro de los mercados de trabajo. Estos factores han llevado a una significativa revisión a la baja de las perspectivas de inflación respecto de las previsiones de otoño. Actualmente se espera que la inflación de los bienes de consumo disminuya del 3,7% en 2008 en la UE (3,3% en la zona del euro) al 1,2% en 2009 (1% en la zona del euro), y a una cifra ligeramente inferior al 2% en 2010 en ambas zonas.

Alto grado de incertidumbre en la coyuntura actual

Estas previsiones encierran también un nivel de incertidumbre excepcional ya que la economía mundial atraviesa su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. Los riesgos para las previsiones de crecimiento están equilibrados. Por una parte, el crecimiento podría ser inferior al previsto debido al impacto de la crisis financiera (particularmente, en el sector inmobiliario) y a la importancia de las interrelaciones negativas entre los sectores financieros y reales de la economía. Por otra parte, el crecimiento podría ser superior al previsto si, entre otros factores, los paquetes de medidas fiscales favorecieran la confianza entre los inversores y los consumidores más rápidamente de lo previsto. Los riesgos para las previsiones de inflación también parecen equilibrados si se tiene en cuenta la evolución de los precios de los productos básicos y el deterioro de las perspectivas económicas a nivel mundial.

Puede consultarse un informe más detallado en:

http://ec.europa.eu/economy_finance/thematic_articles/article13727_en.htm

[ Cuadro disponible en formato PDF y Word processed ]

[ Cuadro disponible en formato PDF y Word processed ]

[ Cuadro disponible en formato PDF y Word processed ]

[ Cuadro disponible en formato PDF y Word processed ]


[1] La Comisión pública habitualmente en febrero sus previsiones intermedias, que se refieren sólo a las siete mayores economías de la UE y a la inflación y el crecimiento en el año en curso. El presente ejercicio se asemeja más a las previsiones de primavera y de otoño y se justifica por el deterioro excepcionalmente rápido de las perspectivas y de la situación económica desde el otoño y por la importancia de tener en cuenta dicho deterioro en la evaluación anual de los programas de estabilidad y de convergencia de los Estados miembros.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website