Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

IP/09/673

Bruselas, 29 de abril de 2009

Remuneración de los consejeros: la Comisión ofrece más orientación sobre la estructura y la forma de determinar esa remuneración

La Comisión Europea ha adoptado una nueva Recomendación sobre el sistema de remuneración de los consejeros de las empresas que cotizan en bolsa. Esta Recomendación complementa las anteriores Recomendaciones 2004/913/CE y 2005/162/CE. Para ser adecuada, una política de remuneración debe garantizar que lo que se recompense sean los resultados y ha de estimular a los consejeros para que garanticen la sostenibilidad de su empresa a medio y largo plazo. Aunque la anterior Recomendación sobre la remuneración de los consejeros se basaba ya en la idea de recompensar los resultados gracias a la transparencia de la política de remuneración, la nueva Recomendación ofrece más orientación para alcanzar ese objetivo. Presenta así una serie de buenas prácticas para el diseño de políticas de remuneración adecuadas y se centra en determinados aspectos de la estructura de la remuneración de los consejeros y en el procedimiento de determinación de ésta, incluida la supervisión que han de realizar los accionistas. La Comisión ha adoptado también una Recomendación sobre la política de remuneración en el sector de los servicios financieros (véase IP/09/674).

Según Charlie McCreevy, Comisario de Mercado Interior y Servicios, «los sistemas de incentivos aplicados a los consejeros ejecutivos de las empresas que cotizan en bolsa han favorecido con demasiada frecuencia medidas de gestión orientadas excesivamente al corto plazo y han posibilitado a veces situaciones en las que lo que se ha recompensado han sido fallos. Era necesario, pues, complementar la normativa actual de la UE con más orientación sobre algunos aspectos fundamentales de la estructura remunerativa aplicada a los consejeros. Así lo hemos hecho, como también hemos reforzado el procedimiento para determinar la remuneración de aquéllos, incluida la supervisión de la que deben encargarse los accionistas. Nuestro mensaje es diáfano: la remuneración de los consejeros debe ir claramente vinculada a los resultados y no ha de recompensar en ningún caso el fracaso.».

En lo que atañe a la estructura de la remuneración de los consejeros, la Recomendación invita a los Estados miembros a:

  • imponer a las indemnizaciones por despido («paracaídas de oro») un límite (como máximo, dos años del componente fijo de la remuneración) y prohibir que tales indemnizaciones se paguen en caso de fracaso;
  • exigir un equilibrio entre los componentes fijos y variables de las remuneraciones y vincular estos últimos a unos criterios de rendimiento predeterminados y medibles que permitan estrechar el nexo entre pagos y resultados;
  • impulsar la sostenibilidad de las empresas a largo plazo por diversas vías: el establecimiento para la remuneración de los consejeros de un equilibrio entre los criterios de rendimiento a largo y a corto plazo; el aplazamiento de los componentes variables de esa remuneración; la fijación de un período mínimo (de al menos tres años) para poder ejercer las opciones sobre acciones y adquirir la plena propiedad de las acciones; y la retención de una parte de las acciones hasta el final del empleo;
  • permitir que las empresas reclamen el reembolso de los componentes variables de la remuneración que se hayan pagado atendiendo a datos cuya inexactitud quede demostrada después de forma manifiesta («cláusula de recuperación»).

En cuanto al procedimiento para determinar la remuneración de los consejeros, la Recomendación invita a los Estados miembros a:

  • ampliar algunos de los requisitos en materia de difusión de información que figuran ya en la Recomendación existente con el fin de mejorar la supervisión de las políticas de remuneración por parte de los accionistas;
  • garantizar que los accionistas y, en especial, los inversores institucionales asistan, en su caso, a las asambleas generales y hagan en ellas un uso mesurado de sus votos cuando se trate de la remuneración de los consejeros;
  • evitar conflictos de intereses prohibiendo que los consejeros no ejecutivos reciban opciones sobre acciones como parte de su remuneración;
  • reforzar el papel y el funcionamiento de los comités de remuneraciones estableciendo nuevos principios que regulen (i) su composición, (ii) la obligación de sus miembros de asistir a las asambleas generales en las que se discuta la política de remuneración (a fin de que puedan ofrecer explicaciones a los accionistas) y (iii) la forma de evitar que los consultores en materia de remuneración entren en situaciones de conflicto de intereses.

La Recomendación tiene debidamente en cuenta los esfuerzos ya realizados por varios Estados miembros en el contexto de la actual crisis financiera y pretende impulsar más esos esfuerzos estableciendo mejores prácticas que garanticen una mayor convergencia en la UE. La Comisión seguirá de cerca la aplicación de la Recomendación y dará a conocer sus conclusiones con la publicación de unos cuadros de indicadores (scoreboards).

Una vez transcurrido un año, la Comisión procederá a examinar las dos nuevas Recomendaciones a la vista de la experiencia adquirida y de los resultados que arrojen las tareas de seguimiento y presentará un informe de evaluación sobre la aplicación de ambas en los Estados miembros.

El texto completo de la Recomendación puede consultarse en la dirección siguiente:

http://ec.europa.eu/internal_market/company/directors-remun/index_en.htm

MEMO/09/213


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site