Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Adaptación al cambio climático: La Unión Europea debe prepararse a los impactos que se avecinan

Commission Européenne - IP/09/519   01/04/2009

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

IP/09/519

Bruselas, 1 de abril de 2009

Adaptación al cambio climático: La Unión Europea debe prepararse a los impactos que se avecinan

La Comisión Europea ha presentado hoy un Libro Blanco en el que se exponen las medidas que deben adoptarse para aumentar la resistencia de la Unión ante el cambio climático. Estudios recientes indican que los impactos del cambio climático van a ser más rápidos y graves de lo que preveía el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático en su informe de 2007. Europa no estará a salvo de esos efectos y, por tanto, tiene que prepararse para afrontarlos. El impacto del cambio climático va a tener implicaciones regionales diferentes, lo que implica que la mayor parte de las medidas de adaptación tendrán que adoptarse a escala nacional y regional. El marco presentado por la Comisión establece una estrategia en dos fases para la adaptación a los impactos del cambio climático en la UE, que completa las medidas adoptadas por los Estados miembros a través de un planteamiento integrado y coordinado.

El Comisario Europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, ha dicho lo siguiente: «El cambio climático es cada vez más grave e inquietante a medida que pasan los años. Tenemos que trabajar duramente para reducir las emisiones de carbono, pero incluso con las reducciones de emisiones que nos hemos comprometido a realizar, cierto grado de cambio climático es inevitable. Es, pues, fundamental, que empecemos a trabajar ya con gobiernos, empresas y comunidades con objeto de desarrollar una estrategia de adaptación global para la UE, así como de garantizar la integración de la adaptación en las principales políticas de la Unión.».

La Comisaria de Agricultura, Mariann Fischer Boel, por su parte, ha declarado lo siguiente: «La agricultura europea va a sentir el pleno impacto del cambio climático. Los agricultores tienen que ser conscientes de los desafíos que les esperan, y quiero abrir un debate sobre las medidas concretas que pueden ayudarles a adaptarse. En concreto, me gustaría que tomáramos medidas de resultados garantizados porque aportarán beneficios económicos y ambientales independientemente de cómo evolucione el clima. Estos son los elementos principales del documento sobre agricultura y clima que se ha adoptado hoy como complemento del Libro Blanco.».

En palabras de la Comisaria de Sanidad, Androula Vassiliou: «Ante unos patrones climáticos cambiantes, debe prestarse una atención especial al refuerzo de la vigilancia sanitaria, zoosanitaria y fitosanitaria. Es fundamental, además, incluir en la planificación de la preparación de las autoridades sanitarias planes de acción para afrontar fenómenos meteorológicos extremos. También tenemos que garantizar la evaluación de los efectos del cambio climático sobre grupos sociales vulnerables. Para realizar esos objetivos, la colaboración internacional es esencial.».

En opinión del Comisario de de Asuntos Marítimos y Pesca, Joe Borg: «Las zonas costeras y marinas de Europa están expuestas en primera línea al cambio climático. Tenemos que estar preparados para afrontar retos tales como la subida del nivel del mar, inundaciones costeras, impactos sobre el turismo costero, los puertos y el transporte marítimo, y también sobre la pesca. No podemos negar la importancia de los ecosistemas costeros para nuestra economía. Hoy en día, aproximadamente el 50 % de la población europea vive en zonas costeras y, por esa razón, los esfuerzos de adaptación al cambio climático son vitales y urgentes.».

Un marco de actuación

En los próximos 50 años, el cambio climático puede tener efectos profundos en sectores económicos tan importantes como la agricultura, la energía, el transporte, los ecosistemas, el turismo y la sanidad. Va a afectar, asimismo, a los hogares y a las empresas, además de a algunos sectores de la sociedad, sobre todo a las personas de edad avanzada, los discapacitados y las familias con bajos ingresos.

El Libro Blanco presenta un marco dentro del cual la Unión Europea y sus Estados miembros pueden prepararse a los impactos del cambio climático. La primera fase de la estrategia se desarrollará hasta el año 2012 y sentará las bases para la preparación de una estrategia global de adaptación de la UE a partir de 2013. Se centrará en conocer mejor el cambio climático y las posibles medidas de adaptación, y en cómo integrar la adaptación en las principales políticas de la UE. Las decisiones sobre las mejores medidas de adaptación tienen que basarse en sólidos análisis científicos y económicos; no obstante, el contenido y la disponibilidad de información varía mucho según las regiones. En el documento se insiste en la necesidad de crear un mecanismo de intercambio de información sobre los riesgos, impactos y mejores prácticas en el ámbito del cambio climático.

Los impactos del cambio climático van a variar por regiones, siendo especialmente vulnerables las zonas costeras y montañosas, al igual que las llanuras aluviales. Por esa razón, la mayor parte de las medidas de adaptación se aplicarán a nivel nacional o regional. El papel de la Unión Europea consistirá en apoyar esos esfuerzos con una estrategia integrada y coordinada, en particular en cuestiones transfronterizas y en el caso de las políticas que están ya muy integradas a escala de la UE. Como es natural, la adaptación al cambio climático tendrá que ocupar un lugar central en todas las políticas de la UE, en particular en sus políticas exteriores para ayudar a los países más afectados y cooperar en cuestiones de adaptación a nivel internacional con los países socios.

La Comisión ha presentado también hoy tres documentos de reflexión: uno sobre cuestiones relacionadas con el agua, las costas y el medio marino, otro con la agricultura y otro con la salud, basados en el marco establecido en el Libro Blanco.

Adaptación y mitigación: dos caras de la misma moneda

La Unión Europea está determinada a actuar rápidamente para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Pero mitigar el cambio climático disminuyendo las emisiones de esos gases no es suficiente. Se requiere una respuesta complementaria a corto plazo. Las consecuencias del cambio climático van a ser más importantes de lo previsto y tendrán lugar independientemente de las medidas de mitigación que se apliquen.

Europa tiene que abordar esos efectos. Debe adoptar medidas para aumentar la resistencia de los sistemas naturales y humanos a los impactos del cambio climático. En la UE se están tomando medidas de adaptación, pero no se aplican de forma sistemática y sólo en unos pocos Estados miembros.

Acciones futuras

La Comisión va a crear un Grupo Director de Impacto y Adaptación, compuesto por representantes de los Estados miembros de la UE que están preparando programas de adaptación a nivel nacional y regional. Ese Grupo consultará con representantes de la sociedad civil y de la comunidad científica. Estará asistido por grupos de trabajo técnicos, uno de los cuales se ocupará de cuestiones agrarias. Antes de 2011, la Comisión establecerá un mecanismo de intercambio de información sobre los impactos del cambio climático.

Para más información

Sitio web de la Comisión sobre adaptación al cambio climático

http://www.ec.europa.eu/environment/climat/adaptation/index_en.htm

Sitio web de la Comisión sobre agricultura y cambio climático

http://ec.europa.eu/agriculture/climate_change/index_en.htm

Informe nº 4/2008 de la AEMA: «Impacts of Europe's changing climate – 2008 indicator-based assessment»

http://www.eea.europa.eu/publications/eea_report_2008_4/


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site