Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

IP/09/351

Bruselas, 4 de marzo de 2009

La Comisión invita a los líderes de la UE a estar unidos contra la crisis, a actuar con celeridad en la reforma del mercado financiero y a dar prueba de un liderazgo global en el G20

La Comisión Europea invita a los líderes de la UE a intensificar más la acción europea coordinada para luchar contra la crisis económica. En su comunicación a la Cumbre del Consejo Europeo de los días 19 y 20 de marzo, la Comisión incluye propuestas para seguir avanzando sobre la base del amplio apoyo que se ha prestado ya a la economía real y al empleo. La comunicación de la Comisión contiene una reforma completa del sistema financiero basado en el Informe Larosière. Muestra de qué manera la existencia de un compromiso claro y común con respecto a este programa ambicioso puede preparar el camino para que la UE desempeñe un papel de líder global en la Cumbre del G20 en Londres el 2 de abril.

El Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, ha declarado: «El Consejo Europeo de primavera debe enviar una señal clara a los ciudadanos, al sector empresarial y al mundo en general de que existe una salida para esta crisis. Sí, Europa cuenta con la unidad, la confianza y la determinación suficientes para ganar esta batalla. Debemos aplicar vigorosamente el Plan de recuperación acordado de una manera coordinada y debemos utilizar plenamente el mercado único. Así pues, solicitamos hoy a los líderes de la UE que acuerden un Plan de Acción global. El objetivo es hacer todo lo que está en nuestras manos para proteger a nuestros ciudadanos contra el desempleo y sanear los mercados financieros sobre la base del Informe Larosière y, al mismo tiempo, preparar el camino para que Europa lidere el proceso gracias al ejemplo y la autoridad moral de cara a la Cumbre del G20 en Londres».

El sistema bancario

La comunicación de la Comisión comienza con una descripción de las medidas tomadas desde el otoño 2008 que han evitado el hundimiento del sector bancario europeo y con ello incontables quiebras y pérdidas de puestos de trabajo. En ella se anima a los Estados miembros a actuar rápidamente para restaurar la confianza y para que los préstamos bancarios fluyan de nuevo, en especial ejecutando la directriz de la Comisión del 25 de febrero sobre la eliminación de activos tóxicos en los balances bancarios.

Reglamento financiero y supervisión

La Comisión aprueba –y solicita a los líderes de la UE que aprueben– los principios clave establecidos por el Grupo Larosière. La Comisión solicita un sistema de supervisión que combine un control mucho mayor a nivel de la UE con el mantenimiento de un papel claro de los reguladores nacionales. Apoya la propuesta del Grupo de crear un organismo centrado en la detección temprana bajo los auspicios del BCE y dedicado a identificar y abordar los riesgos sistémicos. La Comisión apoya la recomendación del Grupo para que se establezca un conjunto básico de normas reguladoras para la UE.

En abril, la Comisión presentará iniciativas ya en curso sobre los hedge funds (fondos de cobertura), private equity (fondos de capital privado) y las estructuras de remuneración. Tras una evaluación del impacto, la Comisión presentará al Consejo Europeo de junio un calendario detallado sobre otras medidas basadas en el Informe Larosière. Presentará propuestas en otoño sobre el nuevo marco de supervisión y sobre diferentes cuestiones, entre las cuales: riesgo de liquidez y exceso de endeudamiento; una protección reforzada para los depositantes y tenedores de pólizas de seguros; y sanciones efectivas contra los que cometan irregularidades.

La economía real

La comunicación señala los buenos primeros resultados del Plan Europeo de Recuperación Económica. El apoyo fiscal global a la economía a través de medidas europeas y nacionales y de estabilizadores automáticos asciende a, por lo menos, el 3,3% del PIB durante el período de 2009-2010. Un anexo resume las 500 medidas nacionales y concluye que coinciden ampliamente con los principios de que la acción destinada a la recuperación debe ser oportuna, específica y temporal.

La Comisión invita a los líderes de la UE a aprobar unos principios claros para las nuevas medidas en línea con el mercado único, un mercado abierto a nivel mundial, la construcción de una economía con un bajo nivel de emisiones de carbono y con el fin de recuperar unas finanzas públicas sostenibles cuanto antes.

La Comisión reitera su invitación para que los Estados miembros acuerden una inversión específica de cinco mil millones de euros en interconexiones energéticas y banda ancha.

Empleo

La contribución de la Comisión invita a los Estados miembros a intensificar los esfuerzos para abordar el desempleo –que podría acercarse, por primera vez desde los años 90, al 10 % en 2010 – y la exclusión social. Estos esfuerzos también ayudarán a mantener la demanda y a prevenir nuevas pérdidas de puestos de trabajo. Deberían ser un elemento fundamental en los planes nacionales de estímulo. La Comisión invita a los Estados miembros a utilizar medidas tales como la ayuda financiera a acuerdos temporales sobre el tiempo de trabajo, impulsar el apoyo a las rentas de los desempleados, disminuir los costes no salariales de los empresarios e impulsar una mayor inversión en cualificaciones y formación permanente. A nivel europeo, la Comisión solicita la rápida aprobación de su propuesta a favor de un incremento inmediato de 1 800 millones de euros en anticipos en el marco del Fondo Social Europeo.

La Comisión también establece una hoja de ruta de cara a la Cumbre Europea sobre Empleo que se celebrará en Praga en mayo, y que debe acordar nuevas medidas concretas para salvar puestos de trabajo y crearlos en los sectores de futuro. La Comisión organizará una serie de talleres con todos los principales interesados en diversos Estados miembros de cara a la Cumbre.

Promover la recuperación global – cómo debe liderar la UE

La Comisión solicita a los líderes de la UE que se pongan de acuerdo en una serie de ámbitos en los que Europa puede y debe mostrar una claro liderazgo el 2 de abril en la Cumbre de Londres del G20, aprovechando el éxito que cosechó al hablar con una sola voz en la Cumbre de Washington en noviembre de 2008.

La UE debería dar un impulso compartido para mejorar el sistema financiero y regulador global, centrándose en aspectos tales como: una mayor transparencia y responsabilidad; una adecuada regulación de todos los agentes financieros; abordar las dificultades causadas por jurisdicciones que no colaboran; impulsar la cooperación en la supervisión internacional; y reformar el FMI, el Foro para la estabilidad financiera y el Banco Mundial.

Europa debería también promover la recuperación global proponiendo una revisión del impacto global de las medidas fiscales adoptadas hasta ahora, promoviendo la apertura de los mercados e invitando a la Cumbre de Londres a poner en marcha una iniciativa multilateral sobre las finanzas relativas a los intercambios comerciales y reafirmar el compromiso de Washington sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El texto completo de la Comunicación de la Comisión al Consejo Europeo estará disponible en:

http://ec.europa.eu/commission_barroso/president/index_en.htm


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site