Navigation path

Left navigation

Additional tools

Los cinco años transcurridos tras la ampliación de la UE han aportado beneficios duraderos y han dejado a Europa mejor situada para hacer frente a la crisis actual

European Commission - IP/09/300   20/02/2009

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO

IP/09/300

Bruselas, 20 de febrero de 2009

Los cinco años transcurridos tras la ampliación de la UE han aportado beneficios duraderos y han dejado a Europa mejor situada para hacer frente a la crisis actual

Las recientes ampliaciones de la Unión Europea han sido un hito en el proceso de unificación europea y han aportado beneficios a los ciudadanos de toda la Unión. En el plano económico, la ampliación ha llevado a una mejora del nivel de vida en los nuevos Estados miembros, creando, al mismo tiempo, nuevas oportunidades de exportación e inversión para los miembros más antiguos. Además, ha ayudado a consolidar la democracia, la estabilidad y la seguridad del continente. Una UE ampliada tiene más peso a la hora de abordar problemas de importancia mundial, ya sea el cambio climático ya sea la economía mundial y su gobernanza. A los cinco años de la ampliación, la UE no sólo es mayor sino que es más fuerte, más dinámica y culturalmente más rica. En el difícil contexto mundial actual, el reto fundamental es resistir cualquier tentación de proteccionismo, que destruiría los enormes beneficios aportados a los ciudadanos por la creación de un mercado único sin fronteras compuesto de 500 millones de personas.

«Las ampliaciones de 2004 y 2007 fueron un gran paso adelante de dimensiones históricas: pusieron fin a la división de Europa, ayudaron a consolidar la democracia y aportaron beneficios económicos a todos los países comunitarios en cuanto al aumento de la competitividad, el crecimiento económico y la creación de empleo. No debemos dejar que la crisis ensombrezca este éxito indiscutible. Unidos, podemos encontrar la solución a los problemas mundiales, como el cambio climático o una nueva gobernanza financiera internacional. Divididos, no conseguiremos nada» ha afirmado el Comisario responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia.

Olli Rehn, Comisario responsable de la Ampliación ha añadido que «la ampliación ha sido un anclaje en la estabilidad y ha impulsado la democracia y el Estado de derecho en Europa. En el plano económico, ha beneficiado tanto a los nuevos como a los antiguos Estados miembros, así como a la UE como un todo, y ha ampliado la zona de paz y prosperidad a casi 500 millones de personas, aumentando nuestro peso en el mundo.»

Han pasado cinco años desde que la UE incorporó a 10 nuevos Estados miembros[1] de Europa Central y Oriental, poniendo fin a varias décadas de división provocada por la Guerra Fría. Otros dos países, Bulgaria y Rumanía, se adhirieron en 2007. En la Comunicación «Cinco años de UE ampliada» se muestra que la ampliación ha reportado enormes beneficios económicos para todas las partes».

La UE ampliada es actualmente la zona económica integrada mayor del mundo, con más del 30 % del PIB mundial y más del 17 % del comercio mundial. Por ello, se ha convertido en un protagonista destacado en un mundo globalizado, lo cual le permite hacer oír su voz a la hora de encauzar la mundialización para que beneficie a todos los ciudadanos.

La renta per capita de los nuevos Estados miembros ha aumentado del 40 % de la media de los antiguos Estados miembros en 1999 al 52 % en 2008 y el crecimiento medio se situó en el 5,5 % de 2004 a 2008, mientras que en el período 1999-2003 había sido del 3,5 %. Pero es más, esto no se ha conseguido a costa de los antiguos Estados miembros, cuyo crecimiento fue aproximadamente del 2,2 % anual de 2004 a 2008 y se había situado en una cifra similar durante 1999-2003.

La ampliación también ha aumentado las oportunidades de comercio. En 2007, casi el 80 % de las exportaciones de los nuevos Estados miembros fueron al resto de la UE. Por su parte, los antiguos Estados miembros también vieron cómo sus ventas a los nuevos Estados miembros aumentaban, situándose en torno al 7,5 % de sus exportaciones totales en 2007, mientras que hace una década esta cifra era del 4,75 %.

El paro en los nuevos Estados miembros disminuyó desde niveles a menudo muy altos hasta cifras similares a las del resto de la UE, en torno al 7 % en 2007. La preocupación de los antiguos Estados miembros por una inmigración masiva no se ha visto confirmada por la realidad. En la mayor parte de los Estados miembros de acogida, el número de trabajadores inmigrantes no ha superado el 1 % de la población en edad laboral autóctona y ha permitido cubrir la escasez de mano de obra en algunos sectores. Otro aspecto importante es que la temporalidad ha sido una característica destacada de la mayor parte de esta inmigración: en el Reino Unido el 50 % de los emigrantes más recientes ha vuelto a su país de origen.

La actual crisis mundial está creando dificultades en todos los países, incluidos los de la UE, y el desempleo está en alza en todas partes.

Pero una Unión Europea grande y unida es más capaz de hacer frente a este y a otros retos que los diferentes Estados miembros cada uno por su cuenta. La Unión ha emprendido actuaciones concertadas para estabilizar el sistema bancario y ayudar a la recuperación económica. Estas medidas, completadas por otras en preparación, destinadas sobre todo a restablecer el flujo de crédito, vital para la economía, nos permiten prever una gradual recuperación a partir de finales de este año.

Los nuevos Estados miembros, que experimentan actualmente una brusca caída del crecimiento, cuentan con el respaldo de los considerables fondos que aporta la política de cohesión comunitaria. El Mecanismo de la Balanza de Pagos permite a la UE lanzarse al rescate de los Estados miembros no adheridos al euro que necesiten asistencia temporal.

Por otra parte, las normas comunes sobre competencia y ayudas estatales asegurarán condiciones de igualdad para todas las empresas.

La Estrategia de Lisboa para el Crecimiento y el Empleo ayuda a determinar cuáles son las reformas que aumentarán el potencial de crecimiento de nuestras economías y las harán más resistentes a las conmociones mundiales.

La Comisión está trabajando con los Estados miembros para reprogramar el Fondo Social Europeo a fin de ayudar a mantener el empleo tanto en los nuevos como en los antiguos Estados miembros. Asimismo, se está esforzando por amortiguar el amplio impacto social de la crisis, mediante mecanismos como el Fondo de Ajuste a la Mundialización.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento crea un sólido marco que nos permite estimular la demanda y la creación de empleo a corto plazo, al tiempo que mantiene el rumbo hacia una hacienda pública saneada y sostenible a medio y largo plazo.

Full Communication and analytical report available on:

http://ec.europa.eu/economy_finance/thematic_articles/article13913_en.htm

http://ec.europa.eu/enlargement/5years


[1] Chequia, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta y Polonia.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website