Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/ 09/1663

Bruselas, 3 de noviembre de 2009

Previsiones de otoño para 2009-2011: la economía comunitaria en vías de una recuperación progresiva

Según l as previsiones de otoño de la Comisión, la economía comunitaria saldrá de la recesión en el segundo semestre de este año, aunque el PIB caerá en un 4 % aproximadamente si se considera todo el año 2009. Se prevé una recuperación gradual, con un crecimiento del PIB cifrado en ¾ % en 2010 y en alrededor del 1½ % en 2011. El repunte a corto plazo de la actividad se derivará de las mejoras del entorno exterior y de las condiciones financieras, así como de las importantes medidas políticas fiscales y monetarias aplicadas. Por otra parte, varios factores frenarán la demanda privada y, en consecuencia, la fortaleza de la recuperación. En particular, las condiciones del mercado de trabajo seguirán siendo poco favorables, con una tasa de desempleo que podría alcanzar el 10¼ % en la UE. También se prevé un incremento del déficit público, hasta un 7½ % del PIB en 2010, antes de bajar ligeramente en 2011, a medida que vaya despegando la economía y se vayan retirando las medidas temporales.

En palabras de Joaquín Almunia, Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios: « La economía de la UE está saliendo de la recesión, lo cual se debe en gran parte a las ambiciosas medidas tomadas por los Gobiernos, los bancos centrales y la UE, que no solo han prevenido un colapso del sistema, sino que también han estimulado la recuperación. Sin embargo, queda un difícil camino por recorrer. Para mantener el impulso y apoyar la sostenibilidad de la recuperación, es esencial que ejecutemos plenamente todas las medidas anunciadas y completemos el saneamiento del sector bancario. También debemos empezar a considerar el medio plazo y estudiar cómo abordar mejor los efectos perjudiciales de la crisis en los mercados laborales, las finanzas públicas y el crecimiento potencial ».

Tras haber sufrido la recesión más profunda, más prolongada y más amplia de su historia, la economía comunitaria ha alcanzado un punto de inflexión. Se ha producido en los últimos meses una mejora marcada de la situación económica y de las condiciones financieras, debido en gran parte a la adopción de medidas sin precedentes en las áreas de política fiscal y monetaria. Varios indicadores financieros han recuperado sus niveles de antes de la crisis y la confianza está progresando. Las perspectivas del crecimiento y el comercio mundiales también se han reforzado, especialmente en las economías de mercado emergentes. Sobre la base de esta evolución y de ajustes del inventarios favorables, se prevé que el crecimiento del PIB en la UE y en la zona del euro será de nuevo positivo en el segundo semestre de este año.

Una recuperación gradual en perspectiva

Las mejores perspectivas a corto plazo en la UE y en el extranjero se deben en parte a factores temporales. Según se vaya disipando el impacto de éstos a lo largo de 2010, es probable que la actividad global atraviese una fase difícil, por lo que se prevé que el crecimiento de las exportaciones comunitarias solo se consolide poco a poco durante el período de previsión. La demanda nacional también se enfrenta a varios obstáculos. No se prevé que las inversiones se recuperen hasta 2011, en vista de la baja utilización de la capacidad, las perspectivas de una demanda relativamente débil, los moderados aumentos de la rentabilidad y el crecimiento del crédito aún ralentizado. Aunque el consumo privado haya sido un factor estabilizador durante la recesión, el gasto en el período próximo se frenará probablemente por la necesidad de sanear los balances de los hogares y por las perspectivas poco favorables del mercado laboral. Otro factor de ralentización es el impacto adverso estimado de la crisis financiera en la producción potencial. Así pues, tras una mejora inicial, se prevé que el crecimiento del PIB en la UE y la zona del euro se frene algo antes de tomar fuerza en el segundo semestre de 2010 y en períodos posteriores.

Mercado laboral y finanzas públicas en dificultades

Mientras que el mercado laboral de la UE ha sido más resistente a la recesión de lo esperado (en gran medida gracias a las medidas a corto plazo, a las últimas reformas y a la acumulación de mano de obra en algunos Estados miembros), se prevé un aumento de los despidos en los próximos trimestres. Está prevista este año una contracción del empleo cifrada en alrededor del 2¼ %, con otra disminución de aproximadamente 1¼ % prevista para 2010. Una estabilización progresiva del empleo es probable hacia finales de 2010 y en 2011, una vez consolidada la recuperación.

También las finanzas públicas han sido muy afectadas. Se prevé que el déficit público se va a triplicar este año en la UE (hasta alcanzar casi el 7 % del PIB, frente al 2¼   % de 2008) y que seguirá aumentando en 2010 hasta aproximadamente el 7½ %. Este deterioro se debe en parte al funcionamiento de los estabilizadores automáticos y a las medidas discrecionales tomadas para apoyar la economía, aunque también refleja una disminución de los ingresos mayor de la habitual a raíz de la crisis. Una ligera mejora del déficit, hasta una cifra ligeramente inferior al 7 % del PIB, se prevé en 2011 según se vaya recuperando la actividad y se dé fin a las medidas temporales. Sin embargo, el ratio de deuda seguirá su tendencia creciente.

La inflación sigue siendo moderada

Se prevé que la inflación en la UE y la zona del euro suba algo desde sus niveles actuales, muy bajos, pero se mantendría moderada durante el período de previsión. Se pronostica que la inflación medida por el IPCA registrará una cifra ligeramente superior al 1 % en 2010 y de alrededor del 1½ % en 2011 en las dos zonas. Mientras que el aumento de los precios de las materias primas tenderá seguramente a incrementar la inflación, la atonía general de la economía y el escaso aumento de los salarios deberían presionar a la baja.

Sigue habiendo mucha incertidumbre

Las perspectivas económicas de la UE en su camino de salida de la recesión son muy inseguras y sujetas a riesgos que distan de ser insignificantes, aunque guardan equilibrio en términos generales. La recuperación podría sorprender al alza si las medidas políticas son más eficaces de lo previsto a la hora de restablecer la solidez del sector financiero y de impulsar la confianza, o si el repunte de la demanda mundial es más pronunciado. Por otra parte, el impacto de la debilidad del mercado laboral y los obstáculos a la inversión podrían ser mayores de lo previsto. Además, si el sector bancario no sanea su balance, podría no estar en condiciones de prestar el suficiente apoyo a la recuperación. Los riesgos que presentan las previsiones de inflación también parecen equilibrados en general.

Véanse los cuadros y las previsiones completas en:

http://ec.europa.eu/economy_finance/thematic_articles/article16051_en.htm

Figures and graphics available in PDF and WORD PROCESSED


Figures and graphics available in PDF and WORD PROCESSED


Figures and graphics available in PDF and WORD PROCESSED


Figures and graphics available in PDF and WORD PROCESSED



Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website