Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

IP/09/1554

Bruselas, 21 de octubre de 2009

Consumidores: la UE introducirá nuevas normas de seguridad para los productos del entorno de sueño de los bebés y los niños pequeños

Los Estados miembros de la UE han dado hoy luz verde a las nuevas normas de seguridad aplicables a los productos del entorno de sueño de los niños —entre los que figuran los edredones, los sacos de dormir para bebés y los colchones para cuna— que contribuirán sin duda a prevenir muchos accidentes en las cunas. El voto se celebró en el Comité sobre la Seguridad General de los Productos en Bruselas. Los accidentes en las cunas provocan cada año más muertes de niños que cualquier otro producto de puericultura 1 . Según la Base de Datos Europea sobre Lesiones (IDB), entre 2005 y 2007 se produjeron en la Unión Europea 17 000 accidentes de niños de hasta cuatro años en la cuna. A pesar de la frecuencia de accidentes graves, y a veces mortales, causados por los colchones y los protectores de cuna, las cunas colgantes, los edredones para niños y los sacos de dormir para bebés, en la UE no hay actualmente normas de seguridad sobre estos productos. Las nuevas normas propuestas reducirán, por ejemplo, el riesgo de asfixia con piezas sueltas, de aprisionamiento del niño debido a un diseño inadecuado del colchón o de estrangulamiento con cordones o lazadas. Se introducirán también otras normas necesarias, por ejemplo, sobre los requisitos de estabilidad y diseño de las cunas colgantes para reducir el riesgo de caídas y lesiones. Los requisitos de seguridad propuestos se someterán a un periodo de examen de tres meses en el Parlamento Europeo y el Consejo y, a continuación, se enviarán al Colegio de Comisarios, que adoptará una decisión oficial al respecto antes de enviarlos a los organismos europeos de normalización.

Meglena Kuneva, Comisaria de la UE responsable de la Política de los Consumidores, ha declarado: «Corresponde a todos los padres o niñeros juzgar cuál es la mejor manera de garantizar la seguridad de los niños. Nuestra preocupación es que los padres que deciden utilizar estos productos no tengan que preocuparse por su seguridad. Debemos mostrarnos vigilantes en nombre de nuestros consumidores más vulnerables. Las instrucciones deben ser muy claras, y los productos deben ser lo más seguros posible y superar todos los ensayos de seguridad necesarios.»

La situación actual

Las normas sometidas hoy a votación forman parte de una iniciativa más amplia de la Comisión y de los Estados miembros para actualizar un gran número de normas de seguridad sobre productos para niños en la UE. Numerosos datos disponibles en todo el mundo indican que los artículos de puericultura son responsables de muchos accidentes y lesiones durante la primera infancia. Por ejemplo, se calcula que, en 2007, los centros de urgencias de EE.UU. atendieron a unos 62 000 niños menores de cinco años con lesiones causadas por productos de puericultura. En 2007 y 2008, tras consultar a los Estados miembros, la Comisión Europea realizó un estudio en el que determinó los productos de puericultura más peligrosos que no estaban sujetos a normas de seguridad o estaban sujetos a normas que no contemplaban todos los riesgos. Los cinco productos objeto de la votación de hoy figuraban entre los productos identificados en ese estudio.

Problemas con los productos del entorno de sueño de los niños

Los principales riesgos asociados a estos productos son los que se indican a continuación.

Colchones para cunas. Los principales riesgos son el aprisionamiento y la inflamabilidad. El aprisionamiento del bebé se debe a problemas de diseño, como puede ser un tamaño inadecuado del colchón: si es demasiado pequeño, deja huecos en los que el niño puede quedarse aprisionado y asfixiarse. El incumplimiento de los requisitos en materia de inflamabilidad entraña también riesgos.

Sacos de dormir para bebés y protectores de cuna. Los principales riesgos son el estrangulamiento, la asfixia y la obstrucción de las vías respiratorias, debido a cuerdas, lazadas, piezas sueltas y el desprendimiento de materiales de relleno.

Edredones para niños. Los principales riesgos son la asfixia y la hipertermia. Sin una adecuada información sobre seguridad, estos artículos pueden contribuir al síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL), por exceso de calor y asfixia.

Cunas colgantes. Los principales riesgos son la asfixia, el aprisionamiento y las lesiones, como consecuencia de un diseño inadecuado, especialmente por falta de estabilidad o de integridad estructural (de las cunas colgantes).

Contexto

Los recién nacidos duermen una media de dieciséis horas diarias, y los niños de tres a cinco años de edad aún necesitan dormir entre once y trece horas al día. Los bebés y niños pequeños pasan como mínimo medio día en un entorno de sueño durante los cinco primeros años de su vida. El entorno de sueño debe constar de productos seguros porque es un lugar en el que los bebés y los niños pequeños suelen permanecer mucho tiempo solos.

Las propuestas

Las nuevas normas de la UE introducirán requisitos de seguridad destinados a mejorar la seguridad general de estos productos. Por ejemplo, los colchones para cunas deberán diseñarse de forma que se reduzcan al mínimo los riesgos de aprisionamiento o asfixia asegurándose de que no dejan huecos entre ellos y los somieres y de que los niños acostados no puedan levantarlos con facilidad. Los sacos de dormir para bebés, los edredones para niños y los protectores de cuna no podrán tener cordones, lazadas, partes pequeñas que se desprendan ni puntas afiladas que puedan causar estrangulamiento, asfixia u otras lesiones.

Las advertencias y las instrucciones deberán comprender mensajes claros sobre cualquier riesgo específico relacionado con el producto, incluidos los requisitos de higiene. Véase la nota MEMO/09/473 .

Próximos pasos

La propuesta de la Comisión será examinada por el Parlamento Europeo y el Consejo (periodo de examen de tres meses) y, continuación, se enviará al Colegio de Comisarios, que adoptará una decisión oficial al respecto. Posteriormente, se remitirá un mandato al CEN (el Comité Europeo de Normalización) para que inicie los trabajos, de hasta dos años, sobre las nuevas normas.

Enlace del estudio:

http://ec.europa.eu/consumers/safety/projects/ongoing-projects_en.htm#project_results .

1 :

Comisión de Seguridad de los Productos de Consumo de EE.UU. (CPSC), 2009


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site