Navigation path

Left navigation

Additional tools

Previsiones intermedias de la UE: salimos de la recesión pero el futuro sigue siendo incierto

European Commission - IP/09/1309   14/09/2009

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL RO

IP/ 09/1309

Bruselas , 14 de septiembre de 2009

Previsiones intermedias de la UE : salimos de la recesión pero el futuro sigue siendo incierto

La situación económica ha mejorado notablemente desde el segundo trimestre del año, apuntando ya a unas mejores perspectivas de crecimiento en el segundo semestre. Sin embargo, dado que la actividad económica a finales de 2008 y comienzos de 2009 se mantuvo en niveles inferiores a los calculados inicialmente, sigue previéndose, como ya se había anunciado la pasada primavera, que el PIB descienda globalmente este año un 4 % tanto en el conjunto de la UE como en la zona euro. No obstante, la incertidumbre reina todavía y, aunque la recuperación pueda sorprender positivamente a muy corto plazo, queda todavía por ver si será o no sostenible. La inflación prevista por la Comisión para 2009 se mantiene sin cambios (0,9 % en la UE y 0,4 % en la zona euro) ya que, tras las subidas registradas en el pasado por los precios de la energía y de los productos alimenticios, la inversión de la tendencia, que ha hecho descender los precios, comienza ya a desaparecer y no se observan en el horizonte presiones inflacionistas significativas.

Según ha declarado Joaquín Almunia, Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, «la situación ha mejorado gracias principalmente al dinero que han inyectado en la economía, en cantidades sin precedentes, los bancos centrales y las autoridades públicas, pero la debilidad de la economía seguirá haciéndose sentir en el empleo y en las finanzas públicas. Debemos seguir aplicando las medidas de recuperación anunciadas para este año y el que viene y acelerar el restablecimiento del sector financiero para garantizar que los bancos estén en condiciones de conceder préstamos en condiciones razonables una vez que las empresas y los hogares reanuden sus planes de inversión. Tenemos también que definir con claridad una estrategia «de salida» creíble y coordinada que haga posible la vuelta gradual de las finanzas públicas a una senda sostenible y hemos de encontrar los recursos necesarios para potenciar el crecimiento y la creación de empleo en Europa.» .

Los vientos favorables han cobrado fuerza durante el verano y la economía mundial ha comenzado a estabilizarse debido en parte a las importantes intervenciones sectoriales realizadas. Gracias a la mejora de las condiciones financieras, la caída del PIB de la UE se ha ralentizado sensiblemente en el segundo trimestre de 2009 (pasando a un ‑0,2 % intertrimestral desde el ‑2,4 % del primer trimestre). Con el ciclo de inventario en un punto de inflexión y con la mejora actual de la confianza en casi todos los sectores y países, las perspectivas a corto plazo son favorables.

Sobre la base de esas tendencias, se han revisado ligeramente al alza las previsiones de crecimiento económico adelantadas por la Comisión para la segunda mitad del presente año. Sin embargo, debido a la revisión a la baja de las estimaciones realizadas anteriormente para 2008 y el primer trimestre de 2009, la caída del PIB que se prevé para el conjunto del presente año sigue siendo del 4 % tanto en la UE como en la zona euro. Este cálculo se basa en las previsiones actualizadas correspondientes a Alemania, España, Francia, Italia, los Países Bajos, Polonia y el Reino Unido, que juntos contabilizan alrededor del 80 % del PIB de la UE.

Unas condiciones externas cada vez más favorables

La economía mundial ya no se encuentra en caída libre. Los datos más recientes sobre el comercio y la producción industrial, así como el nivel de confianza de las empresas y de los consumidores, resultan alentadores. Las economías emergentes de Asia parecen tirar del carro de la recuperación (el crecimiento de China sigue manteniéndose fuerte), y la contracción de la actividad en Estados Unidos se ha estabilizado también. Se prevé que el paquete de incentivos y las exportaciones netas de ese país le permitan reemprender la senda del crecimiento a partir del tercer trimestre del presente año. Globalmente, la caída que se había previsto en el PIB mundial para 2009 se reduce en esta actualización a la mitad (del ‑1,4 % adelantado en las previsiones de primavera a ‑0,7 %). Pese a ello, sigue habiendo serias dudas sobre la sostenibilidad de la recuperación mundial y la forma que ésta adoptará.

En cuanto a Europa, hay motivos para ser moderadamente optimista a corto plazo . Además de la mejora de las perspectivas exteriores y de la existencia de unas condiciones de financiación más favorables, tanto el consumo privado como el público han resistido bien, al mismo tiempo que la corrección de inventario sigue avanzando y que los indicadores de alta frecuencia apuntan a cierta recuperación en los próximos trimestres. Esto se debe en parte a las potentes medidas incentivadoras que se han adoptado, algunas de las cuales tienen todavía que aplicarse en lo que resta de año en varios Estados miembros. Sin embargo, queda todavía por llegar el impacto completo de la crisis en los mercados laborales y en las finanzas públicas, y el ajuste de los mercados inmobiliarios sigue frenando las inversiones en el sector de la construcción de varios países. La recuperación puede, pues, resultar volátil y situarse por debajo de lo previsto.

Una baja inflación actual

La inflación de l índice de precios al consumo descendió en el primer semestre de 2009 (cayendo en julio a un 0,2 % en la UE e incluso a un ‑0,7 % en la zona euro), empujado principalmente por la caída de los precios de la energía y de los alimentos registrada tras los anteriores aumentos. No obstante, con el próximo final de esa caída y el incremento de los precios de las materias primas, puede preverse que la tasa de inflación comience a aumentar ya hacia finales del año. No hay, sin embargo, presiones inflacionistas internas, dada la debilidad sustancial que presenta aún la actividad económica y la desaceleración que se prevé en el crecimiento salarial. En su conjunto, la inflación prevista para 2009 se mantiene sin cambios respecto de la anunciada en la primavera, es decir, un 0,9 % en la UE (y un 0,4 % en la zona euro).

Evaluación de riesgos

Los factores que podrían alterar las previsiones de crecimiento de 2009 parecen equilibrarse globalmente. Del lado negativo, no puede descartarse una retroalimentación entre la lenta recuperación del sector real y la fragilidad que sufre aún el sector financiero. Del lado positivo, es posible que las intervenciones sectoriales sean más eficaces de lo esperado en el apoyo de la demanda, la mejora de la confianza y el restablecimiento de la solidez del sector financiero.

También parecen globalmente equilibrados los factores que pesan sobre las previsiones de inflación. El aumento de los precios de los productos de base y la mejora de las condiciones económicas sugieren un riesgo alcista, contrarrestado, sin embargo, por la considerable morosidad de la economía, que podría llegar a frenar la inflación más de lo inicialmente esperado.

Puede consultarse un informe más detallado en:

http://ec.europa.eu/economy_finance/thematic_articles/article15857_en.htm

Table 1: Real GDP growth

Figures and graphics available in PDF and WORD PROCESSED


Note: the quarterly figures are working-day and seasonally adjusted, while the annual figures are unadjusted.

Table 2: Consumer price inflation

Figures and graphics available in PDF and WORD PROCESSED



Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website