Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/09/1175

Bruselas, 22 de julio de 2009

La Comisión Europea propone simplificar la gestión de los fondos europeos para ayudar a las regiones a luchar contra la crisis

La Comisión Europea presenta hoy nuevas medidas dirigidas a simplificar algunas normas de gestión de la política de cohesión. En la coyuntura actual de crisis, el objetivo es «dar un empujón» a la economía europea mejorando las condiciones para poner en marcha más proyectos en las regiones. En el marco de las medidas contra la crisis, la Comisión podrá reembolsar el 100 % de los costes declarados por los Estados miembros para proyectos financiados por el Fondo Social Europeo (FSE) en 2009 y 2010.

El Comisario de Política Regional, Pawel Samecki, ha manifestado lo siguiente: «Esas nuevas medidas tienen por objeto ayudar a las regiones de Europa a recuperarse con más rápidez. Se trata de hacer frente a la situación actual y, al mismo tiempo, a largo plazo, seguir acelerando la aplicación de nuestra política y facilitando la gestión de los fondos» .

El Comisario de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades, Vladimír  Š pidla, responsable del Fondo Social Europeo (FSE), ha añadido: «Teniendo en cuenta el rápido aumento del desempleo en Europa en un momento en que los presupuestos estatales son más ajustados, los Estados miembros deben estar en condiciones de poder utilizar plenamente el FSE. Por consiguiente, un reembolso íntegro en el marco del FSE es de vital importancia para respaldar a los ciudadanos en tiempos de crisis. Esas medidas excepcionales son la expresión de la solidaridad europea hacia las personas más vulnerables».

Con l as modificaciones anunciadas hoy se pretende facilitar la aplicación de los 455 programas de la política de cohesión previstos para 2007-2013, que representan una inversión total de 347 mil millones EUR, es decir, más de un tercio del presupuesto comunitario. El objetivo es acelerar los flujos de inversión dirigidos, en particular, hacia los responsables de proyectos y los ciudadanos más afectados por la crisis en las regiones de Europa.

Se trata asimismo de tener en cuenta el efecto de la crisis sobre las finanzas públicas de los Estados y de las regiones, que tienen dificultades para aportar una financiación complementaria de las inversiones europeas. En particular, la Comisión constata un comienzo lento de los grandes proyectos de infraestructuras.

Los cambios introducidos clarifican determinadas normas y simplifican la gestión cotidiana de los fondos europeos. A continuación se resumen las principales medidas:

  • En 2009 y 2010, en el marco de las medidas contra la crisis, la Comisión podrá reembolsar, previa petición de los Estados miembros, el 100 % de los gastos públicos declarados por los Estados miembros para proyectos financiados por el FSE. En concreto, los Estados no estarán obligados a aportar una cofinanciación nacional, lo cual permitirá acelerar la ejecución de los proyectos de apoyo al empleo. Esa opción no afecta a la distribución de los fondos entre los Estados miembros, ni al presupuesto total de los fondos, ni a la obligación de los Estados de aportar una cofinanciación posteriormente.

  • La Comisión propone que se cree una única categoría de «gran proyecto» . Anteriormente, la Comisión aprobaba todos los proyectos cuyo coste total excediera de 25 millones EUR para el medio ambiente y de 50 millones EUR para los demás sectores. En lo sucesivo, el umbral de aprobación se fija en 50 millones EUR para todos los ámbitos . Por consiguiente, los proyectos medioambientales de menor magnitud podrán iniciarse con más rapidez.

  • Las normas relativas a los proyectos «generadores de ingresos» (por ejemplo, las autopistas de peaje o los proyectos que impliquen el alquiler o la venta de terrenos) también se han simplificado a fin de reducir la carga administrativa de los Estados miembros.

  • La revisión de los programas de la política de cohesión será más fácil para los Estados miembros, que podrán tener en cuenta nuevas realidades sobre el terreno. Por otra parte, algunas disposiciones relativas a la obligación de mantener las inversiones durante un período de cinco años no serán aplicables a las empresas en quiebra.

  • D ado su importante potencial de crecimiento y empleo, se fomentarán las inversiones en los sectores relacionados con la eficiencia energética y con la utilización de las energías renovables en la vivienda.

  • La Comisión propone una modificación dirigida a incrementar la flexibilidad en relación con las normas de liberación de fondos. Por ejemplo, en principio se protegerá la prestación financiera para un proyecto importante, desde el momento en que el Estado miembro presente el proyecto a la Comisión. En la actualidad, las prestaciones solo están protegidas si la Comisión aprueba el proyecto.

  • El FEDER podrá apoyar la renovación o la construcción de viviendas destinadas a comunidades en situación de exclusión social, en particular los gitanos, tanto en las zonas rurales como en las zonas urbanas. Anteriormente, la construcción de viviendas no podía subvencionarse en el marco del FEDER, y únicamente las viviendas de las zonas urbanas podían ser objeto de renovación.

  • Los Estados miembros y el Parlamento Europeo habían expresado su deseo de lograr una gestión simplificada de la política de cohesión, en particular en el contexto de crisis. Deberán pronunciarse sobre las medidas presentadas hoy.

Desde el comienzo de la crisis se han adoptado muchas otras iniciativas en el marco del plan europeo de recuperación económica:

http://ec.europa.eu/regional_policy/funds/recovery/index_es.htm

La Unión Europea aborda la dimensión social de la crisis económica:

http://ec.europa.eu/social/main.jsp?langId=es&catId=736


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website