Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/ 09/1153

Bruselas, 16 de julio de 2009

La Comisión adopta nuevas normas para prevenir las crisis de abastecimiento de gas y hacerles frente

La Comisión Europea ha adoptado hoy un nuevo Reglamento dirigido a mejorar la seguridad del abastecimiento de gas en el marco del mercado interior del gas. El Reglamento propuesto consolidaría el sistema comunitario existente de seguridad del abastecimiento de gas velando por que todos los Estados miembros y sus operadores del mercado del gas tomen con mucha antelación medidas efectivas para prevenir y paliar las consecuencias de las posibles interrupciones del abastecimiento de gas. También crearía mecanismos de cooperación entre los Estados miembros para hacer frente con eficacia a cualquier perturbación importante del tránsito de gas que pueda producirse.

El Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, ha declarado que «una mayor seguridad energética será una de las grandes prioridades en los próximos años. Tenemos que perseguir lo mejor, pero también cerciorarnos de que estamos preparados para lo peor. Europa debe aprender las lecciones de crisis anteriores y velar por que nunca más pasen frío los ciudadanos europeos sin culpa alguna. Esta propuesta de la Comisión obligaría a los Estados miembros a prepararse y a cooperar en caso de nuevas interrupciones del suministro de gas.».

El Comisario de Energía, Andris Biebalgs, ha invitado al Consejo y al Parlamento Europeo a adoptar rápidamente las propuestas. Según sus declaraciones, «sabemos desde hace tiempo que son insuficientes los acuerdos existentes para tratar las emergencias relacionadas con el abastecimiento de gas. El conflicto del gas entre Rusia y Ucrania de enero de 2009 ha confirmado nuestros temores. Todos los Estados miembros reconocen que necesitamos normas comunes en materia de seguridad del abastecimiento de gas en toda la UE. Y éstas son las normas que proponemos hoy».

El nuevo Reglamento insta a los Estados miembros a estar plenamente preparados en caso de interrupción del abastecimiento gracias a planes de emergencia claros y eficaces en los que participen todos los interesados y que integren plenamente la dimensión comunitaria de cualquier interrupción importante. Los planes se basarán en las evaluaciones de riesgo oportunas.

El Reglamento propuesto sobre la seguridad del abastecimiento de gas establecería un indicador común para definir una interrupción grave de ese abastecimiento, lo que se conoce por el nombre de N-1, es decir, el cierre de una infraestructura o equivalente importante para el abastecimiento (por ejemplo, gasoductos de importación o plantas de producción). Contempla que todos los Estados miembros creen una autoridad competente responsable de controlar las incidencias del abastecimiento de gas, de evaluar los riesgos para el suministro, de elaborar planes de acción preventivos y de crear planes de emergencia. También obligaría a los Estados miembros a colaborar estrechamente en caso de crisis, entre otras cosas mediante un Grupo de Coordinación del Gas reforzado y un acceso común a información y datos fidedignos sobre el abastecimiento.

El Reglamento propuesto garantizaría que todos los consumidores de la UE disfruten de un alto nivel de seguridad de abastecimiento de gas. Mejoraría el marco para la inversión en nuevas interconexiones transfronterizas, nuevos corredores de importación, capacidades de flujo inverso y almacenamientos, con el apoyo también del Plan Europeo de Recuperación Económica. Confirma la mayor interdependencia de los suministros de gas en un mercado europeo único del gas. Y proporciona una base sólida para que la UE defienda sus intereses más eficazmente en sus relaciones con los proveedores de gas del exterior.

El Reglamento propuesto se ha elaborado en estrecha colaboración con los Estados miembros y la industria del gas, incluido el Grupo de Coordinación del Gas. Responde a una petición específica del Consejo Europeo, del Parlamento Europeo y del Consejo de Ministros de Energía, que solicitaron al Comisario de Energía, el 19 de febrero de 2009, que preparara urgentemente un nuevo instrumento para mejorar el marco comunitario de actuación en caso de emergencias en el sector del gas que sustituya a la Directiva en materia de seguridad de abastecimiento de gas de 2004.

La UE es una consumidora importante de gas y la crisis del gas de enero de 2009 ha puesto de manifiesto las deficiencias de los mecanismos vigentes a la hora de hacer frente a las interrupciones del suministro. El gas representa ahora más de un cuarto del abastecimiento energético de la UE. Más de la mitad de este gas procede de fuentes exteriores y resulta probable que, para 2020, se importe más del 80 % del gas de la UE. Algunos Estados miembros ya dependen totalmente del gas importado.

For more information see this website .


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website