Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/08/313

Bruselas, 27 de febrero de 2008

La Comisión presenta al Consejo Europeo propuestas relativas a los fondos soberanos y la estabilidad financiera

La Comisión Europea ha adoptado en el día de hoy comunicaciones relativas a los fondos soberanos y a la adaptación de los sistemas financieros europeos y mundiales para un mayor fomento de la estabilidad financiera. Estas comunicaciones son la contribución de la Comisión a las conversaciones que mantendrán los dirigentes de la UE sobre estos temas en el Consejo Europeo de Primavera los días 13 y 14 de marzo. Respecto de los fondos soberanos (SWF), la Comisión propone que los líderes comunitarios aprueben un enfoque común de la UE que permita aumentar la transparencia, previsibilidad y responsabilidad de los fondos. Este enfoque común dará un mayor peso a Europa en las conversaciones internacionales cuyo fin es formular un código deontológico con normas en los ámbitos de la transparencia y la gobernanza. En lo referente a la estabilidad financiera, la Comisión quiere que el Consejo Europeo confirme los principios que regirán los esfuerzos de la UE para mejorar la transparencia de los mercados financieros y reforzar la supervisión prudencial y la gestión del riesgo, así como para formular las líneas generales de las medidas que deben tomarse.

El Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, declaró: «Europa debe seguir abierta a las inversiones extranjeras. Los fondos soberanos no son el lobo feroz que nos amenaza; han inyectado liquidez y han contribuido a estabilizar los mercados financieros. Pueden ofrecer las inversiones fiables a largo plazo que necesitan nuestras empresas. Para conseguirlo, necesitamos llegar a un acuerdo a nivel mundial respecto de un código deontológico voluntario, y con este propósito aportamos hoy nuestra contribución. Ese código debe impedir que algunos fondos se gestionen con opacidad por objetivos de índole no económica. La UE debe adoptar un enfoque común, sin que se produzcan respuestas diferentes de los Estados miembros que podrían provocar una fragmentación del mercado único. Ya he dejado claro que puede que propongamos una legislación europea si no logramos resultados de manera voluntaria. Por lo que atañe a los mercados financieros internacionales en general, pedimos a los dirigentes de la UE la confirmación clara e inequívoca de que Europa adoptará un enfoque común para abordar las deficiencias que ha puesto de manifiesto el reciente periodo de agitación en los mercados».

Fondos soberanos

La Comunicación de la Comisión sobre los fondos soberanos propone a los líderes comunitarios un enfoque común equilibrado y proporcionado de la UE a fin de proteger los intereses políticos legítimos sin caer en la trampa del proteccionismo.

Con ello se persigue mantener un entorno abierto a las inversiones aumentando al mismo tiempo la transparencia, previsibilidad y responsabilidad de las inversiones de fondos soberanos. Para ello es necesario alcanzar una mayor claridad y conocimiento sobre la gobernanza de estos fondos y mejorar la calidad de la información que facilitan a los mercados sobre su dimensión, sus objetivos de inversión, sus estrategias y el origen de sus recursos.

La UE debe ser una fuerza impulsora que aliente la cooperación internacional a este respecto. En octubre de 2007 los Ministros de Hacienda del G-7 invitaron a las organizaciones internacionales, especialmente el FMI y la OCDE, a iniciar un proceso de reflexión sobre los fondos soberanos. El FMI está desarrollando un código deontológico para los SWF, en cooperación con sus propietarios. La OCDE está definiendo las mejores prácticas para los países receptores. El enfoque común establecido en la Comunicación debe ser la contribución de la UE a estos esfuerzos internacionales.

La Comunicación establece cinco principios:

  • compromiso respecto a un entorno de inversión abierto a las inversiones, tanto en la UE como en otros lugares, incluidos los países terceros que operan con SWF;
  • respaldo de la actividad multilateral, en organizaciones internacionales como el FMI y la OCDE;
  • uso de los instrumentos existentes a nivel de la UE y de los Estados miembros;
  • respeto de las obligaciones derivadas del Tratado CE y de los compromisos internacionales, por ejemplo en el marco de la OMC;
  • proporcionalidad y transparencia.

La Comunicación pasa a detallar algunas normas básicas en materia de gobernanza y transparencia que deben figurar en un código deontológico voluntario para los SWF que se acordará a nivel internacional, sobre la base del trabajo realizado actualmente por el FMI. Un código deontológico voluntario acordado a nivel internacional es la manera más efectiva y proporcionada de abordar la preocupación suscitada por el posible riesgo de que las operaciones transfronterizas de determinados fondos soberanos pudieran interferir en el normal funcionamiento de las economías de mercado.

Entre los principales motivos de preocupación está que algunos SWF operen de manera opaca, por ejemplo ocultando el valor de sus activos, sus objetivos de inversión y la naturaleza de sus sistemas de gestión del riesgo. Preocupa también que los propietarios de los fondos puedan utilizarlos para otros intereses geopolíticos estratégicos, más que para los intereses comerciales normales, distorsionando, por tanto, los mercados y planteando posibles problemas de seguridad para la UE y sus Estados miembros.

El enfoque común que la Comisión propone evitará una serie descoordinada de respuestas nacionales que fragmentarían el mercado interior y perjudicarían a toda la economía europea. Asimismo, contribuirá a hacer avanzar el objetivo comercial de la UE de abrir a sus inversores los mercados de terceros países. Esto sería más difícil si se viera que la UE impone barreras injustificadas en el seno de Europa. La Comisión pide al Consejo Europeo el respaldo de este enfoque e insta a que sirva de base para animar a los países receptores a mantener sus mercados abiertos y facilitar orientaciones claras para el acceso a la inversión y a los propietarios de los SWF a alcanzar un acuerdo sobre un código deontológico, preferiblemente para finales de 2008.

Estabilidad financiera

En octubre del 2007 el Consejo de Ecofin acordó un programa para consolidar la reglamentación y supervisión financiera a escala europea y mundial con el fin de subsanar las deficiencias puestas de manifiesto en la última conmoción financiera a consecuencia de la crisis de las hipotecas en Estados Unidos. Este programa presenta cuatro ámbitos de intervención principales: mejora de la transparencia, valoración de los productos financieros, reforzamiento de los requisitos cautelares y mejor funcionamiento de los mercados.

La Comunicación de hoy de la Comisión relativa a la estabilidad financiera pide a los dirigentes de la UE reunidos en el Consejo Europeo de primavera que se basen en este programa y vayan más allá confirmando a nivel de los jefes de Estado y de Gobierno los principios que regirán el funcionamiento de la UE a nivel interno y en los foros internacionales.

Estos principios son los siguientes: los primeros responsables de la gestión del riesgo son las instituciones financieras y los inversores individuales; los marcos nacionales reglamentarios y de supervisión tienen que ser iguales para hacer frente a los rápidos cambios y a los nuevos productos financieros; hay que incrementar la cooperación entre las autoridades legislativas dentro de la UE y a nivel mundial.

Asimismo, es deseo de la Comisión apoyar una serie de líneas de acción en cuanto a la políticas internas y a la actuación en los foros internacionales. Son las siguientes:

  • mejorar la información facilitada por los organismos de valoración del grado de solvencia, adoptando medidas reguladoras si los organismos no actúan voluntariamente;
  • actualizar las normas de contabilidad y de valoración, para poner a disposición información completa sobre la exposición de los bancos y otras instituciones financieras a vehículos de las cuentas de orden;
  • alentar la notificación rápida y completa de las pérdidas por las instituciones financieras;
  • mejorar los sistemas de alarma rápida en materia de estabilidad financiera;
  • mejorar la eficacia de las redes comunitarias de supervisión financiera para garantizar una supervisión estricta y efectiva de los grupos transfronterizos;
  • trabajar en pro de un marco común para evaluar las implicaciones sistémicas de una crisis potencial.

La Comisión quiere llegar a un acuerdo político con el Consejo y el Parlamento Europeo para realizar los cambios legislativos necesarios antes de abril de 2009.

La Comunicación subraya que, si bien la actuación en los ámbitos mencionados anteriormente es esencial, la economía europea está respondiendo relativamente bien a las turbulencias de los mercados financieros, la ralentización ocurrida en EE.UU. y la subida de los precios de la energía y los productos básicos. A pesar de una cierta revisión a la baja, en el último pronóstico económico interino de la Comisión el crecimiento previsto para la UE sigue estando en un 2 %. Las reformas emprendidas con arreglo a la Estrategia de Lisboa para el Crecimiento y el Empleo han hecho más resistentes a las economías europeas. El próximo ciclo de la Estrategia de Lisboa, que se espera apruebe el Consejo Europeo, proporcionará un mayor nivel de protección ante cualquier turbulencia futura en los mercados internacionales.
Para más detalles sobre ambas comunicaciones, consúltense MEMO/08/123 y MEMO/08/126 y a la mayor brevedad posible se podrán los textos a disposición en la dirección:

http://ec.europa.eu/commission_barroso/president/index_en.htm


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website