Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE EL

IP/08/1988

Bruselas, 16 de diciembre de 2008

Medio ambiente: Se requiere un gran esfuerzo adicional para detener la pérdida de biodiversidad de aquí a 2010

La UE no va a poder cumplir su objetivo de detener la pérdida de biodiversidad de aquí a 2010, salvo si se realiza un importante esfuerzo adicional en los dos próximos años. Esta es la conclusión principal de la primera evaluación global de los avances realizados en la aplicación del Plan de Acción para la Biodiversidad dirigido a frenar la pérdida de biodiversidad en la UE. A pesar de haberse registrado algunos resultados alentadores, en particular la ampliación de la red Natura 2000 de espacios protegidos y las grandes inversiones realizadas a favor de la biodiversidad, la integración de las consideraciones relacionadas con esta cuestión y con los ecosistemas en otras políticas sectoriales sigue siendo un reto importante. La nueva Comunicación de la Comisión determina las prioridades para la actuación futura.

«La pérdida constante de biodiversidad es crítica, no sólo por el valor intrínseco de la naturaleza, sino también por la reducción resultante de servicios ecosistémicos vitales. Nos hemos fijado una meta ambiciosa respecto a la biodiversidad para 2010, sabemos qué es lo que tiene que hacerse y disponemos de las herramientas para ello. Insto, por tanto, a todos los Estados miembros a que redoblen esfuerzos para preservar la variedad de formas de vida y la salud de los ecosistemas, de los que dependen nuestra prosperidad y nuestro bienestar», ha dicho el Comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas.

Se requiere un esfuerzo colosal

En 2006, la Comisión Europea publicó un Plan de Acción para detener la pérdida de biodiversidad de cara a 2010, en el que se establecían medidas concretas y se describían las responsabilidades de las instituciones europeas y de los Estados miembros. El informe que se presenta hoy da una idea general de los progresos realizados y es la última oportunidad real de hacer un balance de la situación antes de 2010. En el informe se analizan cuatro ámbitos estratégicos principales: la biodiversidad en la UE, la UE y la biodiversidad en el mundo, la biodiversidad y el cambio climático, y la base de conocimientos. Se incluye, por primera vez, un resumen de los avances registrados en cada Estado miembro.

Las principales conclusiones son que va a ser preciso realizar un esfuerzo colosal para que la UE alcance el objetivo fijado para 2010, y que la Comunidad Europea y los Estados miembros tendrán trabajar intensamente, aunque solo sea para acercarse a esa meta.

Las políticas y la legislación de la UE ya ofrecen una base sólida para afrontar el reto de la biodiversidad, pero tienen que aplicarse con eficacia. En la nueva evaluación se destacan las medidas prioritarias para los próximos años: desde actividades suplementarias de gestión y rehabilitación de espacios de la red Natura 2000 hasta la restauración de la salud y los servicios de los ecosistemas en el resto de las zonas rurales de la UE y en medios marinos y de agua dulce.

La biodiversidad en la Unión Europea

En la evaluación se destacan muchos aspectos positivos. Se han realizado, con éxito, acciones específicas para frenar la desaparición de hábitats y especies amenazadas, pero hay que obtener los mismos resultados a una escala mucho mayor. La red Natura 2000 se ha ampliado considerablemente, y ahora consta de más de 25 000 espacios, que ocupan el 17 % de la superficie de la UE; no obstante, hay que completar la red, especialmente por lo que se refiere a los espacios marinos protegidos.

También se ha avanzado en la protección de ecosistemas marinos y de agua dulce, sobre todo con la adopción de la nueva Directiva sobre la Estrategia Marina, aunque al no haberse adoptado la propuesta de Directiva Marco sobre el Suelo, existe una laguna legislativa importante. Recientemente, la Comisión ha presentado una serie de opciones para una estrategia de la UE dirigida a combatir la amenaza creciente que suponen las especies invasoras.

Los Estados miembros utilizan cada vez más los fondos de la UE a favor de la naturaleza y la biodiversidad, especialmente en relación con las políticas agrícola y de desarrollo regional, aunque aún no se han determinado los beneficios reales para la biodiversidad. Hay que esforzarse aún más también para integrar mejor las consideraciones relativas a la biodiversidad en distintas políticas sectoriales.

La UE y la biodiversidad en el mundo

Fuera de la UE, la pérdida de biodiversidad global registra un ritmo sin precedentes y, con frecuencia, los ecosistemas están degradados hasta un punto crítico. Se están planteando nuevas cuestiones tales como los biocombustibles y la seguridad alimentaria, que suponen grandes retos para el desarrollo sostenible. La Comisión Europea y Alemania han iniciado un estudio sobre los aspectos económicos de los ecosistemas y la biodiversidad, que ayudará a los responsables políticos a prestar más atención a este asunto y a su relación con la lucha contra la pobreza. Es preciso, asimismo, conocer mejor el impacto del consumo en la UE de alimentos y productos no alimentarios (por ejemplo, soja, aceite de palma y minerales metálicos), y su contribución a la pérdida de biodiversidad global.

Biodiversidad y cambio climático

El informe insta a que se reconozca más el papel fundamental que desempeñan los ecosistemas en el refuerzo de la resistencia a las presiones medioambientales y la reducción de la exposición al cambio climático. En 2009, la Comisión publicará un libro blanco sobre la adaptación al cambio climático, que intensificará las sinergias entre las medidas relativas a la biodiversidad y las que se refieren al cambio climático.

La base de conocimientos

Dada la importancia fundamental de los conocimientos para respaldar el desarrollo de la política en materia de biodiversidad, hay una necesidad constante de garantizar una financiación adecuada tanto a nivel de la Comunidad como de los Estados miembros. La Comisión apoya asimismo la propuesta de crear una plataforma intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas (IPBES), dirigida a reforzar el papel del asesoramiento científico independiente en la elaboración de políticas a nivel mundial.

Para más información:

http://ec.europa.eu/environment/nature/biodiversity/comm2006/index_en.htm


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website