Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/08/1800

Bruselas, 27 de noviembre de 2008

Recurso colectivo: la Comisión busca cómo resolver las reclamaciones de gran número de consumidores

La Comisión Europea ha publicado un Libro Verde sobre el recurso colectivo de los consumidores para facilitar las reparaciones en aquellas situaciones en las que un gran número de consumidores han sido perjudicados por la práctica de un comerciante que ha violado la legislación sobre la protección del consumidor. Entre las violaciones de dicha legislación se incluye el cobro excesivo (mediante cargas ocultas o facturación excesiva), la publicidad engañosa en internet o el no facilitar la información obligatoria sobre productos financieros. Estas prácticas ilegales, si se extienden a un gran número de consumidores, pueden provocar un daño considerable, generar competencia desleal y distorsionar el mercado. El Libro Verde señala los obstáculos para una indemnización efectiva de los consumidores en cuanto a acceso, eficacia y asequibilidad y presenta diversas opciones para resolver estos problemas. Las opciones que presenta el Libro Verde intentan garantizar que los consumidores víctimas de prácticas comerciales ilegales puedan ver compensadas sus pérdidas, evitando al mismo tiempo reclamaciones infundadas. Podrán presentarse observaciones al Libro Verde hasta el 1 de marzo de 2009.

Meglena Kuneva, Comisaria Europea de Protección de los Consumidores, ha declarado: «Los consumidores víctimas de actividades ilegales, como el cobro excesivo, la publicidad engañosa o auténticas estafas tienen derecho a una compensación. Actualmente, sobre todo ante reclamaciones dispersas de pequeña cuantía, este derecho es a menudo teórico a causa de los obstáculos para ejercerlo en la práctica. Hay lagunas en la justicia y en el bienestar, y agujeros negros en nuestro sistema de recursos que dejan totalmente indefensos a los consumidores. La situación actual es claramente insatisfactoria. Debemos encontrar la manera de que el derecho fundamental del consumidor a la reparación se convierta en una realidad para más gente».

Situación actual

Como los mercados de gran consumo crecen cada vez más e incluso llegan a ser transfronterizos, un gran número de consumidores pueden ser perjudicados por prácticas idénticas o similares de un comerciante. El efecto de una negligencia puede estar tan extendido que llegue a distorsionar el mercado. Por ejemplo, se están investigando bancos británicos que imponían de modo sistemático cargas excesivas a centenares de miles de consumidores cuyas cuentas llegaron a estar en números rojos[1]. En Portugal, un grupo de consumidores denunció a una empresa de telecomunicaciones que había cobrado a sus 3 millones de clientes una «comisión de puesta en marcha».

Tras su denuncia conjunta, el Tribunal de Lisboa dictaminó que esa comisión era ilegal y tuvo que ser devuelta a los clientes. La compensación concedida a los consumidores fue de 70 millones EUR.

Problemática

Los consumidores pueden acudir siempre a los tribunales para obtener reparaciones individuales. Las demandas masivas pueden resolverse en principio con un gran número de demandas individuales. En cambio, los estudios llevados a cabo por la Comisión indican que, cuando los consumidores afectados por una negligencia quieren iniciar un procedimiento, se enfrentan a obstáculos sustanciales[2] en cuanto al acceso, la eficacia y la asequibilidad.

Dado que, cuando existe, la acción colectiva puede ser un medio complementario útil para reducir el perjuicio del consumidor, el Libro Verde se centra en el recurso colectivo como herramienta que puede ayudar a solucionar los problemas a los que se enfrentan los consumidores para obtener una compensación en demandas masivas, tanto en contextos nacionales como transfronterizos. El 76 % de los consumidores estarían más dispuestos a defender sus derechos ante los tribunales si pudieran juntarse con otros consumidores.

Reforzar la capacidad de acceso de los consumidores a una reparación efectiva tiene varias ventajas:

  • –garantiza la compensación de sus pérdidas a los consumidores perjudicados por prácticas comerciales ilegales;
  • –aumenta el nivel global de cumplimiento de la legislación de la UE, desalentando las actividades ilegales de las empresas que les den una ventaja competitiva injusta en relación con otros operadores;

El Libro Verde somete a debate varias opciones: 1) no tomar ninguna medida inmediata; 2) una cooperación entre los Estados miembros que extienda los sistemas nacionales de recursos colectivos a los consumidores de los demás Estados miembros que carezcan de ellos; 3) una mezcla de instrumentos políticos para reforzar la acción de los consumidores (incluyendo mecanismos colectivos alternativos de arbitraje para los consumidores, confiriendo a las autoridades nacionales responsables de aplicar la legislación la potestad de requerir a los comerciantes para que compensen a los consumidores y ampliar el modo de tratar las pequeñas reclamaciones a las demandas masivas), y 4) medidas vinculantes o no para establecer un procedimiento judicial de recurso colectivo en todos los Estados miembros. También puede pensarse en una combinación de diferentes elementos de estas opciones.

Antecedentes

Estudios y encuestas llevados a cabo por la Comisión indican que los obstáculos para los consumidores (incluidos los costes particularmente altos y el riesgo de litigios o procedimientos complejos y larguísimos) hacen que uno de cada cinco consumidores europeos no acuda a los tribunales a buscar compensación para reclamaciones de menos de 1 000 EUR. La mitad dice que no acudirán a los tribunales a buscar una compensación de menos de 200 EUR. Solo trece Estados miembros disponen actualmente de diversos sistemas nacionales que ofrecen a los consumidores la posibilidad de una acción colectiva.

Hay pruebas de que estos mecanismos nacionales solo se han aplicado en algunos casos durante los últimos años. Por ejemplo, solo cuatro de cada diez millones de personas participan cada año en acciones de reparación en Alemania, mientras que el sistema de reparación colectiva en Portugal solo en un caso alcanzó a la mayor parte de la gente.

Libro Verde:

http://ec.europa.eu/consumers/redress_cons/collective_redress_en.htm.

Podrán enviarse observaciones antes del 1 de marzo de 2009 a la dirección electrónica siguiente:

mailto:Sanco-consumer-collective-redress@ec.europa.eu

Véase: MEMO/08/741; MEMO/05/489


[1] http://www.oft.gov.uk/advice_and_resources/resource_base/market-studies/current/personal/personal-test-case

[2] Véase el estudio relativo a los problemas a los que se enfrentan los consumidores para obtener reparaciones ante violaciones de la legislación sobre la protección de los consumidores, y las consecuencias económicas de tales problemas (estudio de problema), p. 35, http://ec.europa.eu/consumers/redress_cons/collective_redress_en.htm.


Side Bar