Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/08/1696

Bruselas, 13 de noviembre de 2008

Garantizar nuestro futuro energético: la Comisión presenta propuestas sobre seguridad, solidaridad y eficiencia energética

La Comisión Europea ha adoptado hoy un paquete energético de gran alcance, que da un nuevo impulso a la seguridad energética en Europa y respalda las propuestas 20-20-20 sobre el cambio climático que deberían adoptarse de aquí al mes de diciembre. La Comisión presenta una nueva estrategia para crear la solidaridad entre los Estados miembros en materia de energía y una nueva política de redes de energía para estimular las inversiones en redes más eficientes y con baja emisión de carbono. Asimismo, propone un nuevo Plan de Acción comunitario para la Seguridad y la Solidaridad energética que incluye cinco sectores en los que se requieren medidas para garantizar un suministro sostenible de energía. La Comisión también se refiere a los desafíos a que deberá responder Europa entre 2020 y 2050. Además, se incluye un paquete de propuestas sobre eficiencia energética para el ahorro energético en ámbitos clave, como el refuerzo de la legislación sobre eficiencia energética aplicable a los edificios y a los productos que utilizan energía, un mayor papel de los certificados de rendimiento energético e informes de inspección de los sistemas de calefacción y aire acondicionado.

Con motivo de la presentación de la segunda Revisión Estratégica del Sector de la Energía, José Manuel Durão Barroso, Presidente de la Comisión, hizo las siguientes declaraciones: «Los precios de la energía en la Unión Europea han aumentado una media del 15 % en el último año. Se importa un 54 % de la energía de Europa, lo que representa un coste de 700 euros por cada ciudadano de la UE. Es este un problema que debemos resolver urgentemente, con medidas que aumenten nuestra eficiencia energética y reduzcan nuestra dependencia de las importaciones. Debemos invertir y diversificar. Las propuestas que hoy adoptamos representan una señal inequívoca de la voluntad de la Comisión de garantizar un suministro de energía seguro y sostenible y deberían ayudarnos a cumplir los objetivos fundamentales del 20-20-20 en materia de cambio climático.».

Andris Piebalgs, Comisario de Energía, hizo hincapié en las oportunidades de nuevas inversiones, ahorro de costes y creación de empleo: «La Unión Europea se ha unido como nunca lo había hecho para responder al desafío del cambio climático, de los precios de la energía y de la seguridad energética. Pero hemos de ir más allá, ser más ambiciosos e incluso más audaces para evitar el riesgo de una interrupción del suministro. Para ello es necesaria la inversión. Invertir en energía, incluida la eficiencia energética, supone dar a nuestra economía el empuje que necesita en estos tiempos inciertos.».

Benita Ferrero-Waldner, Comisaria de Relaciones Exteriores y Política Europea de Vecindad, declaró lo siguiente: «Es imprescindible para la seguridad energética que la UE preste mayor atención a este asunto en sus relaciones internacionales. Es fundamental el establecimiento de asociaciones sólidas y fiables con los proveedores de energía, los países de tránsito y los principales consumidores. Por ello las nuevas disposiciones propuestas hoy sobre interdependencia en materia de producción eléctrica suponen un paso adelante importante. La revisión que presentamos propone asimismo medidas para reforzar la capacidad de movilización de la UE en apoyo de las infraestructuras esenciales de transporte de energía de terceros países.».

La primera prioridad destacada en la segunda Revisión Estratégica del Sector de la Energía es la adopción y aplicación rápida de medidas para alcanzar los objetivos de política energética para Europa definidos por el Consejo Europeo, a saber, una reducción del 20 % de las emisiones de gases de efecto invernadero, una cuota del 20 % de energías renovables en el consumo final y un ahorro del 20 % en la demanda futura de energía de aquí al año 2020. Este paquete sobre el cambio climático, propuesto por la Comisión en enero de 2008, ha de recibir el acuerdo del Consejo y del Parlamento Europeo en las próximas semanas. Una energía más limpia, diversificada y eficiente será positiva para el suministro energético y la economía de Europa. Las nuevas normas crearán asimismo un entorno más estable, coherente y transparente para las nuevas inversiones en este campo.

La segunda prioridad se centra en la precariedad creciente de la seguridad europea en materia de suministro energético. Incluso si se alcanzan los objetivos políticos sobre energías renovables, es probable que Europa dependa más de las importaciones que hoy en día. La UE debe mejorar las políticas actuales para alcanzar su objetivo de eficiencia energética. Además, debe reforzar la capacidad de la UE para responder de forma unida en momentos de crisis.

En el nuevo Plan de Acción comunitario para la Seguridad y la Solidaridad energética, la Comisión presenta cinco ámbitos en los que se requieren medidas para poner a la UE en la senda adecuada hacia un abastecimiento energético más seguro y sostenible y evitar el riesgo de una crisis en el conjunto de la UE. Se requiere un apoyo más eficaz a los proyectos de construcción de las infraestructuras necesarias. La Unión Europea ha de utilizar mejor sus recursos energéticos nacionales, tanto renovables como fósiles. Asimismo, debe prestarse mayor atención a la solidaridad, lo cual incluye mecanismos comunitarios de crisis, reservas de petróleo y varios mecanismos para responder a posibles interrupciones del suministro de gas. Deberán hacerse esfuerzos adicionales sin dilación para mejorar la eficiencia energética.

Una mayor atención a la energía en las relaciones internacionales de la UE, incluso mediante el establecimiento de relaciones con los países proveedores, de tránsito y consumidores, basadas en la interdependencia, contribuirán a la consecución de los objetivos políticos de la UE en materia de energía e incrementarán su influencia en la evolución internacional de este expediente. A este respecto, será especialmente importante una mayor coordinación entre los Estados miembros y la Comisión en las relaciones exteriores en esta materia.

La Comisión también presenta hoy varios documentos de apoyo que desarrollan estas líneas de actuación. En primer plano se halla la eficiencia energética. Se incluye un paquete de propuestas al respecto para el ahorro energético en varios ámbitos, como el refuerzo de la legislación clave sobre eficiencia aplicable a los edificios y a los productos que utilizan energía, un mayor papel de los certificados de rendimiento energético e informes de inspección de los sistemas de calefacción y aire acondicionado. Para mejorar este aspecto en el suministro, la Comisión ha adoptado una serie de directrices que permiten la utilización de producción eléctrica a partir de instalaciones de cogeneración de gran eficiencia. En 2009, la Comisión tiene previsto proceder a una evaluación en profundidad del Plan de Acción Europeo de 2006 para la Eficiencia Energética.

El tema de las inversiones también es un aspecto determinante del paquete. Las redes europeas necesitan miles de millones de euros de inversión para sustituir unas infraestructuras obsoletas y adaptarse a las energías renovables y la baja emisión de carbono. En un Libro Verde sobre redes energéticas se han definido seis iniciativas estratégicas esenciales para la seguridad energética de la UE: un plan de interconexión del Báltico, un anillo energético mediterráneo, interconexiones Norte-Sur adecuadas de gas y electricidad con Europa Central y Sudoriental, una red eléctrica en el Mar del Norte, un corredor de gas en el Sur y un suministro eficaz de gas natural licuado (GNL) para Europa.

Antecedentes

La primera Revisión Estratégica desembocó en el acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo de marzo de 2007 sobre los objetivos políticos europeos en materia de energía. Desde entonces, la Comisión ha propuesto varias medidas para cumplir esos objetivos, incluido un paquete de propuestas para seguir abriendo el mercado comunitario de la energía, que está en vías de adopción, un Plan Estratégico de Tecnología Energética para fomentar las tecnologías limpias, nuevas medidas para mejora el consumo energético de los bienes de consumo y propuestas para nuevos objetivos obligatorios sobre energías renovables y emisiones de gases de efecto invernadero.

El Consejo Europeo de marzo de 2007 invitó a la Comisión a presentar una Revisión Estratégica actualizada del Sector de la Energía a principios de 2009. Las propuestas presentadas hoy responden a esa solicitud.

La Revisión Estratégica del Sector de la Energía y los documentos correspondientes pueden consultarse en la página web «Europa»


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website