Navigation path

Left navigation

Additional tools

La Comisión acoge muy favorablemente las decisiones del Consejo que consolidan la transición a una política de gestión de la pesca a largo plazo

European Commission - IP/07/809   12/06/2007

Other available languages: EN FR DE

IP/07/809

Bruselas, 12 de junio de 2007

La Comisión acoge muy favorablemente las decisiones del Consejo que consolidan la transición a una política de gestión de la pesca a largo plazo

La Comisión ha acogido con gran satisfacción el acuerdo político alcanzado en el Consejo sobre dos importantes propuestas pesqueras. Los Ministros consiguieron resolver las diferencias pendientes en torno al plan plurianual del bacalao del Báltico, evitando de esa forma los recortes automáticos de la cuota exigidos por el Consejo el pasado mes de diciembre en caso de que el plan no quedase fijado a 30 de junio de 2007. Asimismo, acordaron un mecanismo para la redistribución de las posibilidades de pesca sin utilizar y pagadas por anticipado por la UE con arreglo al Acuerdo de asociación en el sector pesquero con Groenlandia, a fin de asegurar la mayor rentabilidad posible. Esta medida sigue a la adopción, ayer, de un conjunto de importantes medidas entre las que figuran los planes plurianuales de recuperación de la anguila y el atún rojo y el plan plurianual aplicable a los peces planos del Mar del Norte. (véase la nota de prensa IP 07/788).

A este respecto, Joe Borg, Comisario de Pesca y Asuntos Marítimos, observó lo siguiente: «la aprobación por el Consejo de cuatro planes a largo plazo marcan, para nuestra satisfacción, el inicio de la aplicación por parte de la UE de la política de rendimiento máximo sostenible acordada en Johannesburgo en 2002. No obstante, para ser totalmente eficaz, esta iniciativa deberá reflejarse en la fijación de los TAC y las cuotas y las medidas complementarias al final del año.»

El Consejo ha alcanzado un acuerdo político sobre un plan plurianual de gestión de las poblaciones de bacalao del Mar Báltico con arreglo a la propuesta original de la Comisión de 24 de julio de 2006. El objetivo de ese plan es reducir gradual pero infaliblemente la mortalidad por pesca de ambas poblaciones de bacalao del Báltico (este y oeste) hasta alcanzar los niveles recomendados por los científicos, con el fin de crear unas posibilidades de pesca estables y unos rendimientos a largo plazo elevados. Para ello, se recurrirá a una combinación de reducciones graduales de la mortalidad por pesca y un régimen de limitación progresiva del esfuerzo. Las disposiciones de control y puesta en observancia de las normas también se reforzarán considerablemente.

El Acuerdo introduce una mayor flexibilidad para los buques de menores dimensiones (entre 8 y 12 metros), los cuales podrán a partir de ahora transferir al periodo de veda veraniega un número limitado de días de pesca del resto del año. Podrán transferirse hasta 5 días de pesca por cada mes del periodo de veda, es decir, hasta un total de 5 días en el Báltico occidental, donde se impone un mes de veda veraniega, y hasta 10 días en el Báltico oriental, donde esta veda dura dos meses. Al menos dos de los días transferidos deben emplearse de forma consecutiva.

El Golfo de Riga ha quedado excluido del plan habida cuenta de que la salinidad de sus aguas es demasiado baja para que el bacalao prospere en ellas. No obstante, tal exclusión está condicionada a la comprobación de que las capturas de bacalao en el Golfo no superan el 1,5 % de las capturas totales de bacalao en las zonas 25-28. Si los datos y los dictámenes científicos muestran que se rebasan esos límites, el plan se aplicará también al Golfo de Riga. El plan dispone asimismo que, en el futuro, las subdivisiones 27 y 28.2 podrán quedar excluidas del mismo si las capturas de bacalao que en ellas se efectúen caen por debajo del 3 % del total de capturas de las zonas 25-28.

El plan contiene asimismo una disposición en virtud de la cual los buques que se desplacen entre el Báltico oriental y el Báltico occidental deberán en primer lugar desembarcar todo el bacalao que tengan a bordo antes de comenzar a faenar en la zona hacia la que se dirigen. Esa regla entrará en vigor el 1 de enero de 2009; en 2008, los buques no estarán obligados a desembarcar sus capturas siempre que en el momento en que inicien la actividad pesquera en la nueva zona tengan menos de 150 kg de bacalao a bordo. Esta excepción será aplicable únicamente durante un año con el propósito de otorgar a los Estados miembros el tiempo suficiente para implantar los mecanismos de control que serán necesarios para supervisar y hacer cumplir esa medida.

La propuesta original de la Comisión incluía una disposición (artículo 9) sobre la recuperación de días de pesca en los Estados miembros cuyas flotas hubieran sufrido una reducción permanente de las flotas correspondientes. En el texto final del Reglamento, ese artículo ha quedado suprimido. En su lugar, la Comisión ha presentado una declaración en la que manifiesta su intención de reconocer esa reducción permanente de capacidad mediante una propuesta única de hasta cuatro días adicionales de ausencia del puerto en 2008. Esa propuesta se efectuará en el otoño como parte de la propuesta de la Comisión sobre las posibilidades de pesca en el Báltico para 2008. La Comisión ha realizado asimismo una declaración en la que propone incentivos para equipar a los buques con sistemas de notificación electrónica y con sistemas de localización de buques por satélite.

El Consejo ha consensuado también un nuevo Acuerdo de asociación en el sector pesquero entre la Comunidad Europea y Groenlandia cuyo periodo de validez es de seis años a partir del 1 de enero de 2007 y cuya entrada en vigor provisional ya se ha producido. La contribución financiera anual de la UE como contrapartida de las posibilidades de pesca de una serie de especies ascenderá a 15 847 244 euros, importe del que se reserva el 25 % a favorecer la política pesquera de Groenlandia. Además de la contribución financiera de la UE, se espera recibir de los propietarios de los buques un importe de 2 000 000 euros en concepto de derechos de licencias. El Consejo ha conseguido llegar a un acuerdo sobre la única cuestión pendiente, a saber, el establecimiento de un mecanismo que permitirá a la Comisión redistribuir de un Estado miembro a otro las posibilidades de pesca pagadas por anticipado y no agotadas. Esa transferencia deberá efectuarse después de una fecha específica para cada población, fecha que se fijará de forma lo suficientemente tardía como para respetar la prerrogativa de los Estados miembros de gestionar y transferir sus propias cuotas, pero con la antelación suficiente como para que los destinatarios de la cuota transferida puedan hacer uso de ella.

Este sistema cumple el compromiso de la Comisión con el Parlamento Europeo y con el mismo Consejo de asegurar la máxima rentabilidad de los fondos comunitarios en el contexto de los acuerdos de asociación en el sector pesquero, sin alterar en modo alguno el principio de estabilidad relativa. Las transferencias de cuotas con arreglo al mecanismo descrito constituyen medidas provisionales que sólo serán válidas para el año en cuestión y no servirán de precedente para la futura asignación de posibilidades de pesca. El uso de las cuotas de Groenlandia para transferencias con terceros países permanece inalterado. Habida cuenta de la necesidad de mantener la coherencia de los acuerdos de pesca exteriores, el Consejo ha solicitado a la Comisión que, a lo largo de la campaña de 2007-2008, presente una propuesta que incluya un mecanismo de reasignación de las posibilidades de pesca sin utilizar aplicable a todos los acuerdos de asociación en el sector de la pesca.

El Consejo ha aprobado también unas conclusiones que respaldan la comunicación de la Comisión sobre la política de reducción de las capturas accesorias y eliminación de los descartes en la pesca europea. Este mismo año, el Consejo volverá a discutir más detalladamente este asunto.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website