Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE NL IT SV PT FI PL

IP/07/332

Bruselas/Hannover, 15 de marzo de 2007

La Comisión propone una estrategia política europea sobre las etiquetas de radiofrecuencia inteligentes

Exactamente un año después de poner en marcha una amplia consulta pública en toda Europa sobre las etiquetas de identificación por radiofrecuencias (RFID), la Comisión ha revelado hoy sus propuestas en relación con una estrategia sobre las RFID en Europa. En concreto, la Comisión propone que se dé respuesta a las preocupaciones de los ciudadanos sobre la protección de la intimidad para impulsar la confianza de los consumidores y fomentar la posición de Europa en un mercado que crece a un ritmo del 60 % en todo el mundo.

Según ha declarado Viviane Reding, Comisaria de Sociedad de la Información y Medios de Comunicación, al presentar hoy la estrategia de la Comisión en CeBIT, la mayor feria anual de TI del mundo, que se celebra en Hannover (Alemania), «desde la lucha contra las falsificaciones hasta una mejor atención sanitaria, las etiquetas inteligentes brindan enormes oportunidades para las empresas y la sociedad. El año pasado declaré en este foro de la feria CeBIT que debíamos estimular el uso de la tecnología RFID en Europa, salvaguardando los datos personales y la intimidad. La consulta pública paneuropea de la Comisión realizada en 2006 reveló una ignorancia considerable y graves preocupaciones al respecto entre los ciudadanos. La estrategia sobre las RFID de la Comisión tendrá por objeto difundir su conocimiento, subrayar la necesidad absoluta de que los ciudadanos decidan cómo se pueden utilizar sus datos personales y velar por que Europa elimine los obstáculos existentes que traban el enorme potencial de las RFID».

Las RFID, también llamadas etiquetas inteligentes, son una tecnología por las que unas etiquetas emiten señales de radio como identificadores y unos dispositivos reciben la señal e identifican las etiquetas. Tiene aplicaciones muy variadas y no requiere una línea visual o un contacto directo con un escáner.

El potencial económico de las etiquetas de radio inteligentes no puede subestimarse. Solo en 2006 se vendieron en todo el mundo más de mil millones de etiquetas RFID y para 2016 se podría alcanzar una cifra 500 veces superior. Se calcula que el mercado europeo de estas etiquetas pasará de 500 millones de euros en 2006 a 7 000 millones para 2016. Europa es también un líder internacional en investigación y desarrollo de RFID y su industria se encuentra en una buena posición al respecto.

Sin embargo, no se conoce demasiado el potencial de las etiquetas inteligentes. Aproximadamente el 60 % de las 2190 personas que respondieron a la consulta pública de la Comisión en 2006 (véase MEMO/06/378) no sabía lo suficiente como para poder valorar correctamente las ventajas e inconvenientes de la tecnología RFID. De los que sí la conocían, el 70 % creyó que las soluciones técnicas constituían el mejor modo de dar respuesta a las preocupaciones de seguridad y de protección de los datos y la intimidad, el 67 % expresó su apoyo a las campañas de divulgación para informar a los consumidores y el 55 % pidió que se regularan las etiquetas inteligentes.

Para que Europa pueda aprovechar mejor las ventajas económicas y sociales de la tecnología RFID, sin olvidar las preocupaciones de los consumidores, la Comisión ha hecho pública hoy su Comunicación sobre las RFID. La Comisión:

§ Creará en 2007 un grupo de de partes interesadas en las RFID para asesorar y asistir a la Comisión en la formulación de una política europea sobre las aplicaciones de las etiquetas inteligentes, lo que se hará en colaboración, entre otros, con el Grupo de trabajo sobre protección de datos del artículo 29.

§ A mediados de 2007, en el marco de la revisión de las normas sobre telecomunicaciones de la UE, propondrá enmiendas a la Directiva sobre protección de la intimidad de forma que se tengan en cuenta las aplicaciones de las etiquetas inteligentes.

§ Publicará a finales de 2007 una recomendación a los Estados miembros y a las partes interesadas sobre cómo abordar la seguridad de los datos y la protección de la intimidad en el caso de las etiquetas inteligentes. Tanto la Directiva de protección de los datos como la Directiva de protección de la intimidad fijan normas sobre el uso de datos personales que deben observarse con independencia de las tecnologías de que se trate, y la recomendación precisará su aplicación a las RFID.

§ En colaboración con el grupo de partes interesadas, analizará los efectos económicos y sociales de las etiquetas inteligentes y de otras tecnologías, centrándose sobre todo en la intimidad, la confianza y la gobernanza, a lo que seguirá una evaluación de las opciones políticas y de la necesidad de nuevas medidas legislativas a finales de 2008.

La Comunicación también señala cómo desea garantizar la Comisión que la creación y adopción de etiquetas inteligentes sean tan seguras, fáciles de utilizar, eficaces y respetuosas con la intimidad como sea posible, lo que supone prestar atención a la investigación y la innovación, la disponibilidad del espectro radioeléctrico, la normalización y los aspectos medioambientales y sanitarios, así como velar por que las identidades digitales estén bien protegidas contra los abusos en el nuevo entorno de Internet, en el que muchos objetos que nos rodean comunicarán entre sí sin necesidad de que intervengamos.

Antecedentes:

La Comunicación de la Comisión presentada se basa en las conclusiones de una consulta pública. En una primera etapa, la Comisión organizó talleres sobre la intimidad personal, la seguridad y el potencial de las etiquetas inteligentes para las empresarias y la sociedad (véase IP/06/289).

En la segunda etapa, todo el mundo pudo expresar su opinión (véase IP/06/909), lo que ayudó a la Comisión a evaluar si Europa necesitaba una política propicia y estable. Esto estimularía a las empresas a invertir en la tecnología RFID y en la armonización de las normas y de la asignación de radiofrecuencias, garantizando suficientemente la seguridad y el derecho a la intimidad de las personas.

Una conferencia final presentó en octubre de 2006 las principales conclusiones de la consulta (véase MEMO/06/378). La Comisión pudo informar así sobre su valoración y recoger las últimas opiniones antes de elaborar esta Comunicación.

Para más información:

http://ec.europa.eu/information_society/policy/rfid/

http://ec.europa.eu/information_society/events/cebit_07/rfid/

Comunicado de prensa:

http://ec.europa.eu/information_society/newsroom/cf/itemlongdetail.cfm?item_id=3247


Side Bar