Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/07/1916

Bruselas, 12 de diciembre de 2007

Carta de los Derechos Fundamentales: los Presidentes de la Comisión Europea, del Parlamento y del Consejo firman y proclaman solemnemente la Carta en Estrasburgo

Los Presidentes de la Comisión Europea, del Parlamento y del Consejo han firmado y proclamado solemnemente hoy, en Estrasburgo, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Esto abre la vía a la firma, mañana, del Tratado de Lisboa. Los ciudadanos europeos dispondrán, gracias a la Carta, de un verdadero catálogo de derechos jurídicamente vinculantes para las instituciones, los órganos y los organismos de la Unión así como para los Estados miembros al aplicar el Derecho de la Unión. Constituye un paso importante en la construcción europea

Con motivo de la firma de la Carta hoy, el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, ha declarado: "Al firmar y proclamar la Carta, los Presidentes del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión muestran públicamente su voluntad indeleble de que sea jurídicamente vinculante para las instituciones de la Unión. Los derechos de los ciudadanos europeos saldrán reforzados en ámbitos tan cruciales como la dignidad humana, las libertades fundamentales, la igualdad, la solidaridad, la ciudadanía y la justicia". Además, añadió: "Al remitir a la Carta el Tratado que se firmará mañana en Lisboa, la Unión cruza una nueva etapa importante en la construcción europea".

La Carta vendrá oportunamente a completar otros instrumentos internacionales, como la Convención Europea de Derechos Humanos, a la cual se prevé que pueda adherirse también la Unión.

Contexto

El 7 de diciembre de 2000, los Presidentes del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión proclamaron solemnemente por primera vez en Niza, con ocasión del Consejo Europeo, la Carta de los Derechos Fundamentales. La proclamación de esta Carta en 2000 era tan solo un compromiso político sin ningún efecto jurídico obligatorio. En los trabajos de la Convención Europea y la Conferencia Intergubernamental de 2003-2004, la Carta fue adaptada –en particular, por lo que se refiere a sus disposiciones generales– con el fin de que fuera jurídicamente vinculante. Este enfoque se confirmó en el Consejo Europeo de junio de 2007 durante la negociación del mandato para la Conferencia Intergubernamental y durante la propia Conferencia.

El artículo 1º, apartado 8, del Tratado de Lisboa dispone que el artículo 6, apartado primero, del Tratado de la Unión Europea se sustituirá por el siguiente artículo:

"La Unión reconoce los derechos, libertades y principios enunciados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 7 de diciembre de 2000, tal como fue adaptada [el 12 de diciembre de 2007], la cual tendrá el mismo valor jurídico que los Tratados.

Las disposiciones de la Carta no ampliarán en modo alguno las competencias de la Unión tal como se definen en los Tratados.

Los derechos, libertades y principios enunciados en la Carta se interpretarán con arreglo a las disposiciones generales del título VII de la Carta por las que se rige su interpretación y aplicación y teniendo debidamente en cuenta las explicaciones a que se hace referencia en la Carta, que indican las fuentes de dichas disposiciones."

La Carta, en su versión ratificada en 2007 y las "explicaciones" de la Carta actualizadas se publicarán en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Conviene precisar que según el artículo 51, "las disposiciones de la Carta se dirigen a las instituciones, órganos y organismos de la Unión en cumplimiento del principio de subsidiariedad, así como a los Estados miembros solamente cuando éstos aplican el Derecho de la Unión".

Por otra parte, otros tres textos de la Conferencia Intergubernamental de 2007
se remiten a la Carta: el Protocolo nº 7 sobre la aplicación de la Carta a Polonia y al Reino Unido, la Declaración n° 51 de Polonia relativa a la Carta y la Declaración n° 53 de Polonia relativa al Protocolo sobre la aplicación de la Carta a Polonia y al Reino Unido. El régimen especial acordado con el Reino Unido y Polonia permitió conservar la naturaleza jurídicamente vinculante de la Carta así como su aplicación plena al conjunto de los otros 25 Estados miembros.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website