Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/07/1766

Bruselas, 26 de noviembre de 2007

Medio ambiente: entra en vigor la Directiva sobre la gestión de los riesgos de inundación

El objetivo de la nueva Directiva sobre la gestión de los riesgos de inundación, que entra en vigor hoy, es reducir esos riesgos y las negativas consecuencias que tienen las inundaciones en la Unión Europea. La Directiva dispone que la gestión de dichos riesgos se negocie traspasando las fronteras nacionales y establece varias disposiciones importantes para aumentar la transparencia y la participación de los ciudadanos. Los Estados miembros quedan obligados desde ahora a identificar las cuencas fluviales y las zonas costeras a ellas asociadas que corran el riesgo de sufrir inundaciones, así como a elaborar para ellas mapas de riesgos y planes de gestión.

Según el Comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, «es importante que los Estados miembros prevengan las inundaciones y protejan las zonas que puedan verse afectadas por ellas más fácilmente. Es también de capital importancia preparar a los ciudadanos europeos para hacer frente a las inundaciones que puedan producirse. La trascendental normativa que introduce la nueva Directiva obliga a los Estados miembros a evaluar los riesgos de inundación, así como a informar a los habitantes de las zonas de riesgo y a hacerles participar en el proceso de planificación».

Efectos de las inundaciones en Europa

Aunque las inundaciones pueden desempeñar una función natural en la revitalización del funcionamiento de los ecosistemas, pueden también ocasionar grandes daños ambientales. La contaminación transportada por las aguas de las inundaciones puede propagarse a zonas de extracción de agua potable y causar graves estragos en los ecosistemas más delicados.

Europa ha sufrido desde 1998 más de 100 grandes inundaciones, incluidas las de los ríos Danubio y Elba en el verano de 2002. Las sucesivas inundaciones de los años 2005 y 2007 han confirmado que Europa es hoy más vulnerable que antes a las inundaciones y han reforzado así la necesidad de actuar para combatirlas. Desde 1998, las inundaciones sufridas por Europa han causado más de 700 muertes, han desplazado a más de medio millón de personas y han producido daños por un valor superior a 25 000 millones de euros.

Aunque las inundaciones sean fenómenos naturales, su grado de incidencia puede verse agravado por el cambio climático y la actividad humana (infraestructuras, urbanización, etc.). La adopción de medidas preventivas adecuadas puede reducir la posibilidad de inundaciones y minimizar el impacto de éstas.

Un proceso en tres etapas

La nueva Directiva[1] constituye un importante complemento de la normativa comunitaria en el ámbito del agua y ha sido diseñada cuidadosamente para garantizar su compatibilidad con la Directiva Marco del Agua. Se aplica a todos los tipos de inundaciones, ya tengan su origen en ríos o lagos, o se produzcan en zonas urbanas o costeras o sean el resultado de fuertes tormentas o de tsunamis. Desarrollado en tres etapas, el proceso de aplicación de la Directiva se iniciará con la realización antes de que finalice el año 2011 de una evaluación preliminar de los riesgos de inundación presentes en las cuencas hidrográficas y en las zonas costeras a ellas asociadas.

El siguiente paso será la elaboración, no después de 2013, de «mapas de peligrosidad por inundaciones» y de «mapas de riesgo de inundaciónes». Estos mapas identificarán las zonas de alto, de medio y de bajo riesgo, incluidas aquéllas donde la incidencia de inundaciones se considere un suceso extremo. Los mapas tendrán que contener también cierta información, como la altura de aguas que se prevea, el tipo de actividades económicas que puedan verse afectadas, el número de habitantes en situación de riesgo o los daños medioambientales potenciales.

En la tercera y última etapa, los Estados miembros deberán elaborar unos «planes de gestión de los riesgos de inundación», que tendrán que presentarse antes de que finalice 2015 con las medidas que sean apropiadas para reducir la probabilidad de inundaciones y sus consecuencias. Tales medidas deberán centrarse en la evitación de los usos de la tierra que sean insostenibles, desalentando prácticas tales como las actividades de construcción en zonas propensas a las inundaciones. Los planes tendrán que determinar también de qué forma proteger esas zonas de la probabilidad de inundaciones y cómo reducir su impacto potencial con el restablecimiento de humedales o de llanuras aluviales. Otro importante aspecto que tendrán que cubrir los planes de gestión es la preparación de los ciudadanos para los casos de inundación.

Se impone, asimismo, como no podría ser de otra forma, la necesidad de revisar las evaluaciones de riesgos y de adaptarlas en función de los efectos del cambio climático y de la intensidad y frecuencia de las inundaciones a largo plazo.

La transparencia y la participación de los ciudadanos son también aspectos esenciales de la nueva Directiva. Los Estados miembros quedan obligados a poner a disposición del público tanto las evaluaciones preliminares de los riesgos de inundación, como los mapas y los planes de gestión. Además, estos últimos deberán prepararse en coordinación con los canales de participación pública en los planes de gestión de cuencas hidrográficas de la Directiva Marco del Agua.

La nueva Directiva obliga, asimismo, a los Estados miembros a coordinar sus actividades en las cuencas hidrográficas compartidas con otros Estados miembros o con terceros países y les prohíbe adoptar medidas que puedan aumentar el riesgo de inundaciones en zonas de otro Estado miembro situadas río abajo o río arriba de la misma cuenca, a menos que tales medidas hayan sido acordadas previamente con el país afectado.
En la dirección siguiente puede encontrarse más información sobre la gestión de los riesgos de inundación y sobre otras políticas de la UE en el ámbito del agua:
http://ec.europa.eu/environment/water/flood_risk/index.htm


[1] Directiva 2007/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2007, relativa a la evaluación y gestión de los riesgos de inundación (DO L 288 de 6.11.2007, p. 27).


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website