Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

IP/07/1750

Bruselas, 22 de noviembre de 2007

La Comisión Europea propone un plan en favor de las tecnologías de la energía para un futuro con menos emisiones de carbono

Las tecnologías de la energía serán cruciales para lograr el éxito en la lucha contra el cambio climático y para garantizar el suministro energético en el mundo y en Europa. Para alcanzar los objetivos relativos a las emisiones de gases de efecto invernadero, energías renovables y eficiencia energética que Europa se ha fijado para 2020 y 2050, será necesario actuar en los ámbitos de la eficiencia energética, las normas, los mecanismos de apoyo y la tarificación de las emisiones de carbono. También será preciso utilizar tecnologías nuevas y más eficientes. Por consiguiente, es necesaria una importante labor de investigación. El potencial de Europa para desarrollar una nueva generación de tecnologías de la energía «descarbonizadas», como la energía eólica en alta mar, la tecnología solar o la biomasa de segunda generación, es enorme. Sin embargo, la investigación en energía de la UE adolece a menudo de infra-financiación, dispersión y mala coordinación. Para no dejar pasar la oportunidad que se presenta ante la UE es preciso organizar mejor y llevar a cabo con mayor eficacia acciones para desarrollar nuevas tecnologías de la energía, reducir sus costes y sacarlas al mercado. Por este motivo, la Comisión Europea propone el Plan Estratégico Europeo de Tecnología Energética, un plan global para establecer una nueva pauta de investigación en energía para Europa. La Comisión considera que Europa debería reducir los costes de la energía limpia y situar a la industria de la UE a la cabeza del sector de la tecnología con bajas emisiones de carbono, que está creciendo rápidamente. Este Plan debe ir acompañado de un mejor uso y un aumento de los recursos, tanto financieros como humanos, para acelerar el desarrollo y la utilización de tecnologías con baja emisión de carbono en el futuro.

«La política energética para Europa exige una nueva revolución industrial. Como todas las revoluciones industriales, también está impulsada por la tecnología y ha llegado el momento de que transformemos nuestra visión política en acciones concretas. Las decisiones adoptadas a lo largo de los próximos 10 o 15 años tendrán profundas consecuencias para la seguridad energética, para el cambio climático y para el crecimiento y el empleo en Europa. Si nos quedamos rezagados en la recrudecida carrera mundial para ganar mercados en el ámbito de la tecnología de bajas emisiones de carbono, corremos el peligro de acabar cumpliendo nuestros objetivos gracias a tecnologías importadas», ha declarado Andris Piebalgs, Comisario Europeo de Energía.

El Comisario de Ciencia e Investigación, Janez Potočnik, afirmó: «Tenemos la suerte de ser líderes mundiales en tecnologías de bajas emisiones de carbono, pero si Europa no actúa unida de forma más eficaz, desperdiciaremos esa oportunidad y los beneficios económicos de la transición hacia una economía de bajas emisiones de carbono se irán a otro lugar. Las ideas que la Comisión presenta hoy permitirán a Europa desarrollar una panoplia de tecnologías energéticas de nivel mundial asequibles, limpias, eficientes y bajas en carbono.»

Europa se enfrenta con verdaderos retos en relación con el suministro energético y el cambio climático. Con las tendencias y tecnologías actuales, ni la UE ni el mundo lograrán alcanzar sus objetivos de lucha contra el cambio climático a un precio que resulte económicamente sostenible. Por lo tanto, la investigación y la innovación en tecnologías energéticas son vitales para lograr la ambición de la UE de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 60-80 % para 2050. Pero, a menos que se produzca un cambio radical en el enfoque de la UE respecto a dichas tecnologías, existe un grave peligro de que no se cumplan dichos objetivos, o de que la tecnología que lo logre proceda de fuera de la UE. El proceso de innovación en energía, desde su concepto inicial hasta su penetración en el mercado, padece insuficiencias estructurales. Tampoco existe ni un apetito natural del mercado ni una ventaja comercial claramente visible a corto plazo para dichas tecnologías. Además, por regla general, los presupuestos públicos para la investigación en energía en los Estados miembros de la UE han descendido de forma acusada desde los años 80. Es evidente que muchos de los desafíos tecnológicos con que se enfrenta la política energética de la UE no podrán superarse con los instrumentos o modelos de cooperación actualmente en uso. Es necesario un cambio de actitud.

Por ello, la Comisión Europea propone un nuevo enfoque, centrado en un incremento de la planificación conjunta, una mejor utilización del potencial del Espacio Europeo de Investigación e Innovación y el máximo aprovechamiento de las posibilidades que brinda el mercado interior. En particular, el Plan incluye el compromiso de establecer una serie de nuevas Iniciativas Industriales Europeas prioritarias, centradas en el desarrollo de tecnologías, para las cuales el funcionamiento a nivel comunitario constituye un gran valor añadido. El Plan propone la intensificación de la investigación y la innovación en el sector privado mediante la armonización de las actividades europeas, nacionales y privadas; también propone la creación de una Alianza para la Investigación Energética Europea que garantice una cooperación mucho mayor entre los organismos de investigación en el campo de la energía, así como una mejor planificación y programación a nivel europeo para las infraestructuras y los sistemas energéticos. La Comisión indica claramente la necesidad de incrementar los fondos destinados a este ámbito, y a lo largo de 2008 presentará sus ideas sobre la financiación de las tecnologías de bajas emisiones de carbono. Creará un sistema de información para asegurar que se dispone de una imagen clara de las tecnologías energéticas de toda Europa y establecerá un proceso con los Estados miembros para que la investigación en tecnologías energéticas pueda planificarse conjuntamente. En 2009 se convocará una Cumbre europea de la Tecnología Energética para pasar revista a los progresos logrados.

Puede encontrar información más pormenorizada sobre todos estos aspectos en MEMO/07/493 y en el documento relativo al Plan Estratégico Europeo de Tecnología Energética, disponible en inglés en: http://ec.europa.eu/energy/res/setplan/communication_2007_en.htm.

En MEMO/07/494 encontrará respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes.


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site