Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/07/158

Bruselas, 8 de febrero de 2007

Consumidores: la Comisión interviene para estimular la confianza en el mundo digital

Hoy, mediante la adopción de un Libro Verde de la Comisión Europea en el que se revisa la normativa vigente, se ha dado un gran impulso para replantear fundamentalmente las principales normas de la UE en materia de protección de los consumidores —como, por ejemplo, las garantías, las devoluciones y los períodos de reflexión— a fin de adaptarlas a los desafíos de un mundo digital que evoluciona muy rápidamente. El gasto de los consumidores (hogares e instituciones sin ánimo de lucro) representa en total un 58 % del PIB de la UE. La confianza de los consumidores es un factor clave que determina cómo y cuándo éstos gastan su dinero en los distintos sectores de la economía. Todo indica que los consumidores aún no se encuentran lo suficientemente «cómodos» en el mundo digital y de la red como para aprovechar todo su potencial. Actualmente sólo una pequeña parte —el 6 % de los consumidores de la UE— realiza compras transfronterizas a través de la red. Con ayuda de las reacciones que suscite el Libro Verde, la Comisión pretende estimular la confianza de los consumidores en el Mercado Único de la UE, con un único y sencillo conjunto de normas que permitan a los consumidores conocer sus derechos, tomar decisiones bien fundamentadas y tener una protección adecuada cuando las cosas vayan mal. Un normativa jurídica clara también incentivará a los agentes económicos, en particular a las PYME, a arriesgarse a cruzar fronteras aprovechando el potencial de integración del sector del comercio al por menor. El Libro Verde invita a formular observaciones al respecto y contiene más de veintiocho sugerencias concretas (atinentes a ocho Directivas) para posibles nuevas acciones.

«Hay que actuar urgentemente, porque el mundo se mueve muy rápidamente y Europa corre el riesgo de quedarse a la zaga», ha declarado Meglena Kuneva, la nueva Comisaria de la UE responsable de Protección de los Consumidores, en su primera rueda de prensa en Bruselas. «Necesitamos una reevaluación total de la normativa sobre protección de los consumidores. Actualmente, los consumidores no reciben un trato justo en la red y la complejidad de las normas impide que surja una nueva generación de brillantes ideas empresariales. Debemos encontrar nuevas soluciones para los nuevos desafíos. La cuestión es si podemos permitirnos tener veintisiete minimercados en la red en Europa y denegar a los consumidores la posibilidad de elegir, oportunidades y precios competitivos. Debemos infundir en los consumidores un nuevo sentido de la confianza en el mundo del comercio electrónico para que se convierta en un espacio de mercado en el que reine la confianza. Han cambiado las reglas del juego y es hora de que la política de los consumidores responda.»

Situación actual

Cada año se producen cientos de denuncias relativas a compras transfronterizas a través de la red procedentes de los Centros Europeos de los Consumidores (CEC), en especial sobre problemas de incumplimiento de las entregas, entregas fuera de plazo, períodos de reflexión, devolución de mercancías y obtención de reembolsos.

Ámbitos de intervención

Las normas vigentes han sido útiles para los consumidores, pero han ido cambiando durante un período de entre quince y veinte años. En efecto, hay un mosaico de distintas normas nacionales, a las que se añaden las normas básicas de la UE hasta distintos niveles en los distintos países. También existen en la red nuevos desafíos que no se tratan de forma efectiva, por lo que los consumidores no obtienen un trato justo y las empresas deben enfrentarse a un laberinto de normas complejas.

El Libro Verde consulta sobre posibles acciones en veintiocho cuestiones, entre las que se encuentran:

  • El refuerzo de la noción de entrega de las compras transfronterizas (el mayor ámbito de denuncias del consumo a través de la red), aumentando la protección que se da a los consumidores y clarificando cada vez más sus derechos por lo que se refiere a las entregas fuera de plazo, el incumplimiento de las entregas y las entregas parciales.
  • La clarificación y la simplificación de las normas sobre devolución de productos: las actuales normas a escala de la UE difieren considerablemente, desde la notificación al vendedor por correo electrónico hasta la obligación de utilizar el correo certificado.
  • Establecimiento de normas comunes sobre los derechos y los costes de devolución de mercancías: los acuerdos actuales varían desde los gratuitos hasta aquellos en que el consumidor soporta todos los costes de devolución de las mercancías.
  • Simplificación mediante normas comunes de las soluciones a disposición de los consumidores. Actualmente sólo es posible acogerse a la reducción del precio o la rescisión de un contrato si la reparación o la sustitución son imposibles o desproporcionadas. Para los consumidores es difícil, en particular a distancia, evaluar una alegación de un vendedor que afirme que una solución determinada sería desproporcionada. El Libro Verde estudia un sistema en el que los consumidores puedan escoger libremente entre distintas soluciones.
  • Clarificación, mediante normas a escala de la UE, de las normas que cubren los «períodos de reflexión»: su derecho a devolver una mercancía en un plazo determinado en caso de que Ud. cambie de idea y decida que ya no la quiere.
  • Por otra parte, deben abordarse nuevos desafíos en caso de que las garantías y los derechos actuales que cubren los productos se amplíen a determinados servicios: el consumidor que compra un CD en una tienda tiene una garantía en caso de que no funcione, mientras que un consumidor que descarga música de internet no disfruta de dicha protección. También deben aclararse las normas para acabar con la incertidumbre sobre la excepción aplicable a los «bienes de segunda mano vendidos en subastas públicas» de la actual Directiva sobre ventas.

Próximos pasos

La consulta acerca del «Libro verde sobre la revisión del acervo en materia de consumo» durará tres meses. Durante ese tiempo la Comisaria responsable de Protección de los Consumidores seguirá la consulta sobre el terreno. Se reunirá con una gran variedad de partes interesadas, desde grupos de mujeres, consumidores de más edad y organizaciones de consumidores hasta PYME, diputados del Parlamento Europeo, Gobiernos de los Estados miembros y minoristas importantes. A continuación se presentarán propuestas de iniciativas específicas —reglamentarias y de otro tipo— para resolver los problemas y las deficiencias existentes.

Véase MEMO/07/48 para obtener información sobre los derechos fundamentales de los consumidores de la UE y las denuncias más comunes.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website