Navigation path

Left navigation

Additional tools

Defensa de la competencia: La Comisión impone a los proveedores de betún una multa de 183 millones de euros por reparto del mercado y coordinación de precios en España

European Commission - IP/07/1438   03/10/2007

Other available languages: EN FR DE

IP/07/1438

Bruselas, 3 de octubre de 2007

Defensa de la competencia: La Comisión impone a los proveedores de betún una multa de 183 millones de euros por reparto del mercado y coordinación de precios en España

La Comisión Europea ha impuesto multas por un total de 183 651 000 euros a los grupos BP, Repsol, Cepsa, Nynäs y Galp por participación en un cartel del betún en España que infringe la prohibición de prácticas comerciales restrictivas establecida en el Tratado CE (artículo 81). Entre 1991 y 2002, estas empresas se repartieron el mercado del betún, que se utiliza para la construcción de carreteras, y coordinaron los precios del mismo. BP fue la primera empresa que ofreció información sobre el cartel, amparándose en la Comunicación de la Comisión, de 2002, relativa a la dispensa del pago de las multas y la reducción de su importe, y obtuvo la dispensa del pago de las multas.

La Comisaria responsable de la competencia, Neelie Kroes, manifestó: «Es inaceptable que estas empresas hayan defraudado a los clientes, a los poderes públicos y a los contribuyentes en España durante casi 12 años, repartiéndose el mercado del betún para la construcción de carreteras. La Comisión no tolerará que las empresas estafen a los clientes con ese tipo de actividad ilegal y continuaremos castigando severamente a los infractores».

El betún es un subproducto de la destilación del petróleo crudo. Se destina sobre todo a la producción de asfalto, en el que actúa como adhesivo para aglutinar las piedras. La decisión se refiere al betún utilizado para la construcción de carreteras no sujeto a transformación posterior, el llamado betún de penetración.

El valor del mercado español del betún de penetración en 2001, el último año completo de la infracción que se prolongó durante casi 12 años, fue aproximadamente de 286 millones de euros.

La investigación de la Comisión inició las inspecciones por sorpresa en octubre de 2002, incitada por una solicitud de clemencia presentada por BP en virtud de la Comunicación de la Comisión relativa a la no imposición de multas o a la reducción de su importe, de 2002 (véase IP/02/247 y MEMO/02/23).

El cartel

Desde 1991 como mínimo y hasta 2002, los miembros del cartel establecieron cuotas de mercado, se distribuyeron entre ellos los volúmenes de ventas y los clientes, supervisaron el cumplimiento de los acuerdos de reparto del mercado intercambiando información confidencial en relación con el mercado, se compensaron mutuamente las desviaciones respecto de los acuerdos de reparto del mercado y acordaron la modificación de los precios del betún y el momento a partir del cual se aplicarían los nuevos precios.

Cada año se mantenían conversaciones sobre el reparto del mercado, con objeto de evaluarlo y distribuirlo para el año siguiente. Las discusiones sobre reparto del mercado y modificaciones de precios tenían lugar en torno a la llamada «mesa de asfaltos» en la que los miembros del cartel participaban sobre una base bilateral o multilateral. Las reuniones se celebraban en hoteles o en los locales de las empresas. Al voluminoso documento que, al final de las negociaciones anuales en la «mesa de asfaltos», reflejaba el acuerdo de reparto del mercado con una asignación de volúmenes y clientes a cada participante se le dio el título en clave de «Petete», o «PTT» (del nombre de un programa infantil de televisión).

Multas

Estas prácticas constituyen infracciones muy graves de las normas sobre competencia del Tratado CE. Para imponer las multas, la Comisión tuvo en cuenta la dimensión del mercado español del betún, la duración del cartel y el volumen de las empresas implicadas. La Comisión aumentó las multas de Repsol y Proas (una filial de Cepsa) en un 30 %, por ser los líderes del cartel.

A Repsol y Cepsa se les concedió una reducción de sus multas del 40 % y el 25 % respectivamente por su cooperación al amparo del programa de clemencia de la Comisión.

Las sanciones en este caso se basan en las directrices de 1998 sobre multas, que estaban en vigor en el momento en que se notificó el pliego de cargos.

Las multas impuestas y las reducciones concedidas por la Comisión en este caso son las siguientes:

Nombre y situación de la empresa
Reducción conforme a la Comunicación de la Comisión relativa a la no imposición de multas o a la reducción de su importe
(%)
Reducción conforme a la Comunicación de la Comisión relativa a la no imposición de multas o a la reducción de su importe
(euros)
Multa*
(euros)
PB, REINO UNIDO
100 %
66 420 000
0
Repsol, España
40 %
53 664 000
80 496 000
Cepsa, España
25 %
27 950 000
83 850 000
Nynäs, Suecia
0
0
10 642 500
Galp, Portugal
0
0
8 662 500
TOTAL

148 034 000
183 651 000

(*) las personas jurídicas en el seno de la empresa podrán ser consideradas responsables solidarias de la totalidad o de parte de la multa impuesta.

Acciones de indemnización por daños y perjuicios

Toda persona o empresa que se vea afectada por un comportamiento anticompetitivo como el expuesto en este caso puede recurrir a los tribunales de los Estados miembros y reclamar la indemnización por daños y perjuicios presentando elementos de la decisión publicada como prueba de que el comportamiento ha tenido lugar y era ilegal. El hecho de que la Comisión haya impuesto multas a las empresas implicadas no obsta para que puedan concederse también tales indemnizaciones, sin que proceda su reducción como consecuencia de la imposición de tales multas. Se ha publicado un Libro Verde sobre la utilización de estos recursos y reclamaciones por los particulares (véase IP/05/1634 y MEMO/05/489).

Para más información sobre la actividad de la Comisión en la lucha contra los carteles, véase MEMO/07/393.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website