Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/07/1361

Bruselas, 19 de septiembre de 2007

Dar energía a Europa: un verdadero mercado con un abastecimiento seguro

La política energética europea ha cobrado hoy un nuevo impulso. La Comisión Europea ha adoptado un tercer paquete de propuestas legislativas[1] dirigidas a garantizar una capacidad real y efectiva de elegir proveedor y ventajas para cada ciudadano europeo. Las propuestas de la Comisión dan prioridad a la capacidad de elección de los consumidores, a unos precios más justos, a una energía más limpia y a la seguridad del abastecimiento.

El paquete promueve la sostenibilidad al fomentar la eficiencia energética y velar por que incluso las empresas más pequeñas, por ejemplo las que inviertan en energías renovables, puedan acceder al mercado de la energía. Un mercado competitivo también garantizará una mayor seguridad del abastecimiento, al mejorar las condiciones de inversión en las centrales eléctricas y redes de transmisión y contribuir así a prevenir las interrupciones del suministro de electricidad o gas. También se refuerzan las garantías de una competencia leal con las empresas de terceros países.

Según ha explicado el Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, «un mercado interior de la energía abierto y justo es esencial para que la UE pueda hacer frente a los retos del cambio climático, la dependencia creciente de las importaciones y la competitividad mundial. Se trata de conseguir un mejor trato para los consumidores y las empresas y de cerciorarse de que las empresas de terceros países cumplen nuestras normas».

El Comisario de Energía, Andris Piebalgs, ha añadido que «hemos avanzado enormemente hacia un mercado interior de la energía en la UE durante los últimos diez años. Ahora toca completar este proceso y velar por que las ventajas de este mercado sean reales, efectivas y al alcance de cada persona y empresa. La UE tiene que tomar ahora las medidas necesarias para que todos sus ciudadanos puedan elegir a sus propios proveedores y estar seguros de recibir el mejor trato».

Según la Comisaria de Competencia, Neelie Kroes, «ha llegado la hora de que los hogares y las empresas aprovechen plenamente las ventajas de elección del proveedor y de precios mas justos que brinda un mercado competitivo de la energía. Las propuestas de hoy facilitarían esas ventajas».

Para que el mercado interior funcione para todos los consumidores, sean grandes o pequeños, y para ayudar a la UE a conseguir una energía más segura, competitiva y sostenible, la Comisión propone varias medidas que complementen las normas vigentes:

  • Separación entre la redes de transmisión y la producción y suministro: la propiedad y gestión de las redes debe «disociarse», esto es, la explotación de la red eléctrica y del gas debe separarse de las actividades de suministro y producción. Las propuestas precisan que la opción preferida por la Comisión a este respecto es la disociación de la propiedad, esto es, que una única empresa ya no pueda ser dueña de la transmisión y dedicarse al mismo tiempo a la producción de energía o a actividades de abastecimiento. Además, la Comisión propone una segunda opción, el «gestor de redes independiente», que hace posible que las empresas integradas verticalmente puedan mantener la propiedad de la red a condición de que los activos los gestione verdaderamente una empresa o entidad completamente independiente de la misma. Cualquiera de estas opciones creará nuevos incentivos para que las empresas inviertan en nueva infraestructura, capacidad de interconexión y nueva capacidad de producción, previniendo así los apagones y las subidas innecesarias de precios.
  • La Comisión reconoce la importancia estratégica de la política energética, por lo que el paquete contempla salvaguardias para garantizar que las empresas de terceros países que deseen adquirir una participación significativa en una red de la UE o incluso hacerse con el control de una de estas redes tengan que cumplir de manera demostrable e inequívoca los mismos requisitos de disociación que las empresas comunitarias. La Comisión podrá intervenir si un comprador no puede demostrar su independencia directa e indirecta de las actividades de suministro y generación.
  • Facilitación del comercio energético transfronterizo: la Comisión propone crear una agencia de cooperación de los reguladores nacionales de la energía, con poderes de decisión vinculantes, que complemente a las autoridades reguladoras nacionales, lo que garantizará un tratamiento adecuado de los asuntos transfronterizos y facilitará que la UE cree una verdadera red paneuropea, promoviendo la diversidad y la seguridad del abastecimiento.
  • Autoridades reguladoras nacionales más eficaces: la Comisión propone medidas para consolidar y garantizar la independencia de las autoridades reguladoras nacionales en los Estados miembros.
  • Fomento de la colaboración transfronteriza y las inversiones: la Comisión propone una nueva red europea de operadores de redes de transmisión. Los operadores de redes de la UE cooperarían y elaborarían normas de seguridad y códigos comerciales y técnicos comunes y planearían y coordinarían las inversiones comunitarias necesarias. Esto también facilitaría el comercio transfronterizo y crearía unas condiciones de competencia más equitativas para los operadores.
  • Mayor transparencia: las medidas en pro de la transparencia del mercado en lo relativo a la explotación de las redes y al abastecimiento garantizarán la igualdad de acceso a la información, harán más transparente la fijación de precios, aumentarán la confianza en el mercado y contribuirán a prevenir la manipulación de éste.
  • Mayor solidaridad: al aproximar los mercados nacionales, la Comisión prevé que los Estados miembros tendrán más posibilidades de prestarse ayuda frente a las amenazas relacionadas con el abastecimiento energético.

Los clientes también se beneficiarán de una nueva carta de los clientes de la energía que se formulará en 2008 y que incluirá medidas para paliar la indigencia en combustibles, información a los clientes sobre cómo elegir a su proveedor y las posibilidades de abastecimiento y actuaciones para agilizar los trámites de cambio de proveedor y para proteger a los ciudadanos contra las prácticas comerciales desleales. Una campaña de información independiente informará a los clientes de sus derechos.

El paquete de medidas propuesto se anunció en la Comunicación «Una política energética para Europa»[2], que aprobó el Consejo Europeo en marzo de 2007 y que señalaba la necesidad de que la UE elaborase una nueva política energética tendente a una economía más segura, sostenible y menos emisora de carbono en provecho de todos los ciudadanos. Unos mercados plenamente competitivos son un requisito previo esencial para alcanzar ese objetivo. Desde el 1 de julio de 2007, los ciudadanos de toda la UE tienen ya el derecho a elegir a su proveedor. El nuevo paquete tiene por objeto que todos los proveedores se ajusten a unas normas rigurosas de servicio, sostenibilidad y seguridad.

Las propuestas de la Comisión sobre el mercado interior de la energía forman parte de la estrategia de Lisboa y de la estrategia energética de la UE y se abordarán en las cumbres periódicas de los Jefes de Estado y de Gobierno.
Todos los textos se podrán consultar en la dirección siguiente:

http://ec.europa.eu/energy/electricity/package_2007/index_en.htm


[1]• Un Reglamento por el que se crea una agencia comunitaria de cooperación de los reguladores nacionales de la energía.

• Una Directiva de la electricidad que modifica y complementa la vigente Directiva 2003/54 de la electricidad.

• Una Directiva del gas que modifica y complementa la vigente Directiva 2003/55 del gas.

• Un Reglamento de electricidad que modifica y complementa el vigente Reglamento (CE) nº 1228/2003 de la electricidad.

• Un Reglamento del gas que modifica y complementa el vigente Reglamento (CE) nº 1775/2005 del gas.

[2] COM(2007) 1 final.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website