Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/07/1295

Bruselas, 11 de septiembre de 2007

Previsiones económicas intermedias de la UE: ligera revisión del crecimiento para 2007 y mayores riesgos

Partiendo de una actualización para los siete Estados miembros más grandes de la Unión Europea, la Comisión prevé para 2007 un crecimiento del 2,8% en la UE y del 2,5% en la zona del euro. Ello representa una revisión a la baja de 0,1 puntos porcentuales respecto de las previsiones de primavera. Se espera que el crecimiento de la economía europea se mantenga firme, apoyado en unos principales indicadores económicos sólidos y en un marco económico mundial aún favorable. No obstante, las recientes turbulencias han aumentado claramente los riesgos de estas previsiones. En cuanto a la inflación, se espera que en 2007 los precios de consumo aumenten un 2,2% en la UE y un 2,0% en la zona del euro (lo que supondría una subida de 0,1 puntos porcentuales respecto de las previsiones de primavera) debido a unos mayores precios de los productos básicos.

En palabras de Joaquín Almunia, Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios: «La solidez de los principales indicadores de la economía europea ayudará a afrontar las actuales turbulencias financieras. Sin embargo, los mayores riesgos asociados a las previsiones exigen que los gobiernos cumplan estrictamente el programa de reformas y saneamiento presupuestario a fin de aumentar la firmeza de la economía de la UE».

Para este año se espera un crecimiento económico del 2,8% en la UE y del 2,5% en la zona del euro, lo que representa una revisión a la baja de 0,1 puntos porcentuales respecto de las previsiones de primavera, que refleja principalmente unos resultados inferiores a los esperados en el segundo trimestre, según las previsiones intermedias de la Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros de la Comisión.

La previsión se deriva de una actualización de las previsiones de crecimiento del PIB real y de inflación relativas a Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Polonia, España y Reino Unido (véanse cuadros siguientes). Estos siete países representan conjuntamente más del 80% del PIB de la UE.
El marco de la economía mundial se mantiene favorable a pesar de las turbulencias

Las economías europeas iniciaron 2007 con paso firme. En el primer trimestre, tanto en la zona del euro como en la UE el PIB aumentó el 0,7% respecto del trimestre anterior, estando impulsado principalmente por el alto nivel de inversión. En el segundo trimestre, el crecimiento del PIB real disminuyó al 0,3% en la zona del euro (0,5% en la UE). La menor tasa de crecimiento del segundo trimestre debe interpretarse con cierta cautela.
Las cifras trimestrales fueron afectadas por las repercusiones de un invierno con condiciones meteorológicas inhabitualmente

moderadas sobre la inversión en el sector de la construcción, en el primer trimestre, mientras que en el segundo trimestre unas condiciones meteorológicas más duras provocaron una ralentización acusada. También cabe la interpretación de que el crecimiento ya haya alcanzado su máximo el pasado año, y esta evolución podría verse reforzada por el impacto de las recientes turbulencias en los mercados financieros.

La crisis originada por los problemas surgidos en el mercado hipotecario de alto riesgo estadounidense durante el verano ha provocado una revaluación desordenada de los riesgos en los mercados mundiales de activos. La incertidumbre acerca de las pérdidas subyacentes ha implicado una mayor aversión al riesgo y unos mayores diferenciales de las obligaciones empresariales así como una disminución de la liquidez y una mayor inestabilidad en varios mercados.

Dado que tanto la economía mundial como la economía europea se encontraban generalmente firmes antes de que aparecieran las recientes turbulencias, ambas economías deben encontrarse en condiciones de afrontarlas, al menos si son de corta duración. Actualmente, se espera que en 2007 el crecimiento de la economía mundial sea algo superior al previsto en primavera, ya que el mayor crecimiento de las economías emergentes, especialmente de China, compensará sobradamente una revisión a la baja del crecimiento de la economía estadounidense. Sin embargo, la reciente crisis implica claramente el riesgo de una evolución más desfavorable que la prevista, particularmente en los Estados Unidos, en donde se ha producido una caída de la demanda de vivienda.

En este contexto, la actualización relativa a las siete mayores economías de la UE implica que se mantienen en gran medida las favorables perspectivas de las previsiones de primavera. Ello responde a varios factores: el marco económico de la economía mundial se mantiene relativamente favorable; en el primer trimestre el crecimiento ha sido superior al previsto; los principales indicadores económicos siguen sólidos; aunque se han debilitado algo recientemente, los resultados de los estudios económicos aún se encuentran a niveles elevados; y el consumo privado deberá verse reforzado por la mejora de la situación del mercado de trabajo.

Se espera que la demanda interna siga siendo el principal factor de crecimiento del PIB tanto en la zona del euro como en la UE; la producción será cada vez más impulsada por el consumo privado. Esta evolución reflejará unos signos persistentes de mejora en los mercados de trabajo europeos, especialmente en el mercado alemán. La tasa de desempleo, que disminuyó hasta situarse por debajo del 7% en la UE y en la zona del euro durante el verano, registra actualmente niveles no observados desde principios de los años ochenta.

Mirando más hacia el futuro, la revisión de las perspectivas para 2007 apunta a un ritmo de crecimiento en 2008 algo inferior al previsto en primavera, existiendo el riesgo adicional de que el próximo año se dejen sentir de forma significativa los efectos de la crisis de los mercados financieros.
Ligero aumento de la inflación como consecuencia de la subida de los precios de los productos básicos

En 2007, la inflación se ha mantenido controlada hasta ahora debido a la favorable evolución de los precios de la energía. La inflación de los bienes de consumo fue del 1,9% en el primer semestre de 2007 en la zona del euro, lo que se ajusta globalmente a las previsiones de primavera y supone una disminución respecto del año anterior. En cambio, la inflación subyacente aumentó en 0,3 puntos porcentuales entre diciembre de 2006 y julio de 2007, al parecer debido principalmente al incremento del IVA en Alemania.

Las previsiones de inflación de los bienes de consumo para 2007 se han revisado al alza en aproximadamente 0,1 puntos porcentuales en ambas zonas, al 2,2% en la UE[1] y al 2,0% en la zona del euro. Esta revisión al alza responde principalmente a una inflación en el segundo trimestre superior a la prevista y al efecto previsto de la subida de los precios de los productos básicos al final del año. Por ejemplo, sobre la base del mercado de futuros, el precio medio del petróleo Brent se estima en 68 dólares por barril en 2007, lo que representa 1,75 dólares por encima de la previsión de primavera.

Sin embargo, el repunte de la productividad laboral y la intensa competencia internacional de precios deberán contribuir a controlar la inflación. Dado que las condiciones financieras más rigurosas comienzan a frenar el crecimiento del PIB, es probable que bajen las presiones inflacionistas.

La información disponible también indica que en 2007 las finanzas públicas han resultado hasta ahora mejor de lo esperado en varios Estados miembros.
Evaluación de riesgos

La evolución desde la primavera ha aumentado los riesgos asociados a las previsiones tanto para el segundo semestre de 2007 como para 2008, en particular, en lo que se refiere a las perspectivas para la economía estadounidense y la revaluación de las posiciones en los mercados financieros.

Ello significa que actualmente existen claros riesgos de una evolución más desfavorable que la prevista.
Puede consultarse un informe más detallado en:

http://ec.europa.eu/economy_finance/about/activities/activities_keyindicatorsforecasts_en.htm
[ Cuadro disponible en formato PDF y Word processed ]


[1] La inflación de la UE se revisó al alza en 0,07 puntos porcentuales, pero, debido al redondeo, esto no aparece en las nuevas previsiones.


Side Bar