Navigation path

Left navigation

Additional tools

IP/06/595

Brúcelas, 10 de mayo de 2006

Presentando resultados para Europa: la Comisión propone la elaboración de una agenda de los ciudadanos

La Comisión ha adoptado hoy una ambiciosa agenda política para la Europa de los ciudadanos. Esta agenda es la contribución de la Comisión al Consejo Europeo de junio, y recoge los mensajes que la Comisión ha recibido y que proceden del Plan D y de los debates nacionales instaurados durante el período de reflexión abierto el año pasado por los mandatarios europeos. Ahora, ha llegado el momento de aunar el diálogo y los resultados.

José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión Europea ha declarado: «El día de hoy representa un hito para la Comisión que presido. Durante los últimos dieciocho meses hemos abordado muchas de las cuestiones que se encontraban en dique seco cuando tomé posesión de mi cargo. Hoy adoptamos una ambiciosa agenda destinada a los ciudadanos que exige un esfuerzo concertado por parte, tanto de los Estados miembros, como de las instituciones comunitarias. El compromiso con Europa debe renovarse. La única manera de aumentar la confianza de la población con respecto a Europa es presentando resultados. Así es como se crean las condiciones para alcanzar un pacto interinstitucional.»

Margot Wallström, Vicepresidenta de Relaciones Institucionales y Estrategia de Comunicación ha dicho: «Con esta agenda demostramos que hemos estado a la escucha de los ciudadanos. Ellos desean manifestar su opinión. Buscan un liderazgo europeo, aunque tengan sentimientos contradictorios respecto a la pertenencia a la UE o sobre su funcionamiento. Confían en la Unión Europea para que elabore las políticas generales.»

La agenda de la Comisión se basa en los objetivos estratégicos de prosperidad, solidaridad y seguridad, con una atención permanente a la creación de empleo y al crecimiento. Pero, tal como demuestra el debate sobre Europa, existe una brecha entre la acción de Europa y la percepción que la población tiene de su papel. Para recuperar la confianza de la población, la Comisión aprovechará todos sus recursos, tanto a nivel interno como externo, para ofrecer soluciones a los problemas que plantean los ciudadanos, lo que constituirá una respuesta estructurada en torno a una agenda de los ciudadanos.

La Comisión establece doce iniciativas políticas para presentar una Europa de los resultados. Entre las propuestas concretas figuran:

  • un estudio sobre el porvenir del mercado único;
  • una agenda sobre el acceso y la solidaridad, en paralelo con el estudio sobre el mercado único;
  • un mejor acceso de los ciudadanos comunitarios a sus derechos y un mejor conocimiento de estos, proponiendo la concesión de una «tarjeta de titular» para todos los ciudadanos comunitarios;
  • una mejora de la toma de decisiones y de la responsabilidad ante la justicia, la libertad y las políticas de seguridad, libertad y justicia, recurriendo a las posibilidades que ofrece el Tratado.

Con respecto a futuras ampliaciones, la Comisión confirma sus compromisos existentes y aumentará su participación en el debate sobre el ritmo y el alcance de la ampliación. La Comisión publicará en breve un documento estratégico sobre relaciones exteriores y más adelante durante el presente año iniciará un debate sobre las consecuencias externas para la Unión de una mayor globalización. La Comisión también propone trabajar más en la aplicación de los Tratados vigentes, así como una serie de medidas concretas para fomentar la asociación, como la presentación de nuevas propuestas para disminuir la burocracia y mejorar la transparencia, y mayor relación con los parlamentos nacionales.

Respecto a las cuestiones institucionales, la Comisión propone que el Consejo Europeo de junio adopte un planteamiento por fases, la primera de las cuales sería la adopción por los mandatarios europeos de una nueva declaración política y de un compromiso político en 2007, 50 años después de la firma del Tratado de Roma. Esta declaración serviría de punto de partida para las decisiones del Consejo Europeo, con vistas a iniciar un proceso destinado a alcanzar un pacto institucional. La siguiente cita será en 2008/2009 con el informe de la Comisión sobre la futura financiación de la Unión.

Antecedentes

Tras el resultado negativo de los referendos celebrados en Francia y los Países Bajos, los mandatarios europeos se reunieron en el Consejo Europeo en junio de 2005 para abordar las siguientes etapas del Tratado Constitucional. Los Jefes de Estado y de Gobierno adoptaron una Declaración sobre la «ratificación del Tratado por el que se establece una Constitución para Europa». Dicha Declaración instaba a un «período de reflexión» tras el resultado negativo de los referendos de Francia y los Países. También proponía la apertura de un amplio debate en cada país e indicaba que las instituciones europeas, en particular la Comisión, deberían contribuir a este debate.

El 13 de octubre de 2005, la Comisión adoptó una «contribución al período de reflexión y más allá» (COM (2005) 494), en la que se establecen trece iniciativas que deberán adoptarse a nivel comunitario, además de ayudar a los Estados miembros en sus debates nacionales. Este documento también incluyó un proceso de respuesta («feedback») con el encargo de realizar un Eurobarómetro especial sobre el futuro de Europa, así como un documento que ofreciera un resumen general de las visitas y debates nacionales organizados en toda la Unión.

Al inicio de la Presidencia austriaca, el Canciller Schüssel instó a la Comisión a exponer sus ideas para el debate de los Jefes de Estado y de Gobierno. La contribución de la Comisión adoptada hoy responde a estos compromisos y peticiones.

El último sondeo Eurobarómetro publicado el 5 de mayo de 2006 muestra el fuerte deseo de los ciudadanos de Europa de una mayor intervención de la UE en numerosos ámbitos. También muestra las principales preocupaciones de los ciudadanos, como el desempleo, la seguridad, la responsabilidad de las instituciones y las futuras ampliaciones. Este resumen de la opinión pública y de los debates nacionales constituye el punto de partida de la reflexión de la Comisión.

En la Comunicación titulada «Communication on Plan D and the period of reflection», COM (2006) 212 de 10 de mayo de 2006, figura una descripción más amplia de la evaluación de la Comisión de los debates nacionales y de sus actividades previstas en el Plan D.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website