Navigation path

Left navigation

Additional tools

La Comisión actúa contra los Estados que no han abierto debidamente sus mercados de energía

European Commission - IP/06/430   04/04/2006

Other available languages: EN FR DE IT SV PT FI EL CS ET LT LV PL

IP/06/430

Bruselas, 4 de abril de 2006

La Comisión actúa contra los Estados que no han abierto debidamente sus mercados de energía

Con el envío de 28 escritos de requerimiento a 17 Estados miembros, la Comisión se ha embarcado hoy resueltamente en un seguimiento de la aplicación de la legislación que regula el mercado interior de la energía y un minucioso análisis de la conformidad de las normas legales aprobadas por los Estados miembros para la transposición de las directivas del gas y la electricidad. Austria, Bélgica, República Checa, Alemania, Estonia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Lituania, Letonia, Polonia, Suecia, Eslovaquia y el Reino Unido recibirán escritos de requerimiento por transposición incorrecta o mala aplicación (en el caso español). Por otra parte, la Comisión mantiene sus acciones en el Tribunal de Justicia contra los países que todavía no han comunicado las medidas nacionales de ejecución (España y Luxemburgo). Por último, se sigue examinando la conformidad de las legislaciones de Portugal y Hungría.

El Comisario de energía, Andris Piebalgs, ha subrayado que "los Estados miembros deben aplicar diligentemente y en su integridad las directivas del gas y de la electricidad, no sólo en la forma sino también en el fondo. Tras un detenido análisis, la Comisión ha decidido abrir un número importante de procedimientos de infracción contra los Estados miembros que no han aplicado esas normas, incluidas otras medidas indispensables para alcanzar un mayor nivel de crecimiento y competitividad en Europa".

Las directivas que crean el mercado interior del gas y la electricidad son esenciales para que haya en Europa un mercado de la energía genuinamente competitivo. Es fundamental que los textos europeos se incorporen correctamente a la legislación nacional para que los mercados puedan funcionar y su apertura efectiva para todos los consumidores tenga lugar el 1 de julio de 2007.

Para la Comisión Europea, la realización de los mercados interiores de la electricidad y el gas representa una de las seis áreas prioritarias que estructuran la estrategia para una energía segura, competitiva y sostenible, aprobada en marzo de 2006. En efecto, un abastecimiento de energía sostenible, competitivo y seguro no será posible si no existen mercados energéticos abiertos y sometidos a la competencia que permitan a las empresas europeas competir en el escenario europeo, en vez de limitarse a ser actores dominantes a nivel nacional.

La Comisión entiende que la creación de tal mercado europeo de la energía será determinante para la reducción de los precios de la energía, la mejora de la seguridad del abastecimiento y el aumento de la competitividad. Sin embargo, persisten numerosas diferencias de criterio entre los Estados miembros, lo que impide la emergencia de un auténtico mercado europeo gobernado por la competencia.

Ya en noviembre de 2005, la Comisión indicó, en su informe sobre la realización del mercado interior de la electricidad y el gas, que otorgaría absoluta prioridad a la aplicación de las directivas. La Comisión vigila muy de cerca la transposición de las directivas, tanto en su letra como en su espíritu, en los diferentes Estados miembros.

Las actuaciones emprendidas hacen referencia a la no conformidad de varios aspectos de las normas de transposición con las directivas y, en el caso de España, están vinculadas a la presentación de dos denuncias.

En el análisis de la conformidad de las legislaciones con el texto de las directivas se ha prestado especial atención a aspectos que constituyen los principios de una regulación moderna del mercado y aseguran la competencia: grado de apertura del mercado, posibilidad real de cambiar de proveedor, e incorporación de nuevos actores, que deben gozar de un acceso sin discriminación, garantizado por reguladores fuertes e independientes, al tiempo que se asegura la protección de los consumidores y se introduce un derecho a la energía en el caso de la electricidad.

En tal contexto, los principales problemas de transposición que se han constatado son:

  • Persistencia de precios regulados, especialmente en beneficio de los denominados clientes cualificados, que bloquean la incorporación de nuevos actores.
  • Ausencia de separación jurídica y separación insuficiente de gestión entre los gestores de las redes de transporte y distribución de electricidad y gas, lo que impide garantizar su independencia.
  • Discriminación en el acceso de terceros a la red e insuficiente transparencia de tarifas.
  • Libre elección del proveedor.
  • Competencias de los reguladores, en especial, en la fijación de tarifas de acceso a las redes.
  • Acceso preferencial para determinados contratos históricos en los ámbitos del gas o la electricidad.
  • Ausencia de notificación de las obligaciones de servicio público e indicación insuficiente del origen de la electricidad.

En el caso de Austria, están pendientes determinadas leyes regionales y, si bien la ley Federal se ha aprobado en los plazos prescritos, ésta carece de efecto jurídico directo.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website