Navigation path

Left navigation

Additional tools

Los Estados miembros llegan a un acuerdo sobre el permiso de conducción europeo

European Commission - IP/06/381   27/03/2006

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL

IP/06/381

Bruselas, 27 de marzo de 2006

Los Estados miembros llegan a un acuerdo sobre el permiso de conducción europeo

El Consejo de Ministros ha alcanzado en el día de hoy un acuerdo político sobre una propuesta relativa al permiso de conducción europeo, presentada por la Comisión Europea en 2003 (COM(2003)621 – IP/03/1435). La aplicación de normas comunes europeas facilitará la libre circulación de los conductores de la UE, contribuirá a prevenir el fraude cuando los permisos de conducción se utilicen como documentos de identificación y aumentará la seguridad vial, especialmente en el caso de las motocicletas. Un único modelo con el formato de una tarjeta de crédito sustituirá a los más de 110 modelos diferentes actualmente en circulación.

El Vicepresidente Barrot acogió favorablemente el acuerdo con las siguientes palabras: «El permiso de conducción europeo reviste una importancia crucial en los ámbitos de la seguridad vial y la lucha contra el fraude. Facilitará los desplazamientos por Europa y suprimirá las trabas burocráticas. Todos los conductores dispondrán de permisos claros y modernos que se aceptarán en todos los Estados miembros. Me satisface que el Consejo haya logrado este acuerdo.».

El nuevo permiso de conducción garantizará una mayor seguridad vial mediante definiciones más precisas del ámbito de aplicación de las diversas categorías de permisos. Indicará claramente quién tiene derecho a conducir los distintos tipos de vehículos. Se prevé la introducción de un permiso para velomotores y se establece el principio del acceso progresivo a las motocicletas más grandes y potentes. El acceso directo a esta última categoría sólo será posible a los 24 años, tras haber superado un examen teórico y práctico. Quienes quieran conducir las motocicletas más potentes antes de esa edad deberán adquirir dos años de experiencia práctica en vehículos más ligeros. También se establecen normas mínimas para los examinadores del permiso de conducción.

La nueva normativa representa un importante paso adelante en la lucha contra el fraude en materia de permisos y el fenómeno del «turismo de los permisos de conducción»[1]. Los Estados miembros intensificarán su cooperación para evitar que los conductores a los que se haya retirado temporalmente el permiso puedan obtener un nuevo permiso en otro Estado miembro. A tal fin, también es preciso crear una red a escala de la UE para el intercambio de datos sobre los permisos de conducción. Se introducirá un nuevo modelo único de permiso con el formato de una tarjeta de crédito y con elementos de seguridad reforzados, al tiempo que los 110 diferentes modelos todavía en circulación irán desapareciendo progresivamente.

Tras la entrada en vigor de la directiva, los Estados miembros tendrán 26 años para sustituir los permisos de conducción existentes. Se han acordado disposiciones específicas para garantizar que todo derecho existente a conducir un vehículo determinado seguirá siendo objeto de reconocimiento mutuo.

La nueva directiva deja en manos de los Estados miembros la decisión de introducir o no un microchip en el nuevo modelo. Sea cual sea la opción que escojan, los Estados miembros han de respetar las normas comunitarias en materia de protección de datos.

En el futuro los permisos de conducción tendrán validez limitada. Las nuevas normas prevén un período de validez de 10 años, que los Estados miembros pueden prolongar hasta 15 años. Los Estados miembros pueden organizar revisiones médicas en el momento de la renovación administrativa.

Tras el acuerdo político alcanzado en el día de hoy, el Parlamento Europeo adoptará formalmente la directiva en segunda lectura este mismo año. Así la directiva entrará en vigor antes de que finalice 2006 y será aplicable a más tardar a finales de 2012.

MEMO/06/143


[1] Con esta expresión se describen las prácticas de algunos ciudadanos que, tras haber tenido que entregar su permiso de conducción a las autoridades de su país debido a una infracción grave, obtienen un nuevo permiso en otro Estado miembro, permiso que entonces también debe ser reconocido en su país de origen.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website