Navigation path

Left navigation

Additional tools

Cambio climático: la Comisión propone integrar el transporte aéreo en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión

European Commission - IP/06/1862   20/12/2006

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL

IP/06/1862

Brussels, 20 de diciembre de 2006

Cambio climático: la Comisión propone integrar el transporte aéreo en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión

La Comisión Europea ha puesto de manifiesto hoy su firme compromiso de luchar contra el cambio climático proponiendo legislación para integrar las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la aviación civil en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión (RCCDE). Las emisiones de la UE procedentes del transporte aéreo internacional aumentan a un ritmo más rápido que el de cualquier otro sector. Este crecimiento puede socavar los progresos realizados por la UE en la reducción de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. La integración de la aviación civil en el RCCDE permitirá, de una manera rentable, que el sector controle sus emisiones y aplique una estrategia respaldada por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). La Directiva propuesta regulará las emisiones de los vuelos interiores de la UE a partir de 2011 y de todos los vuelos procedentes o con destino a los aeropuertos de la UE a partir de 2012. La Directiva se aplicará tanto a los operadores aéreos comunitarios como de países terceros. Las compañías aéreas recibirán derechos de emisión comercializables con arreglo a su porcentaje histórico de tráfico. Al igual que las empresas industriales ya reguladas por el RCCDE, las compañías aéreas podrán vender sus derechos excedentarios si reducen sus emisiones, pero tendrán que comprar derechos suplementarios si estas aumentan. Según las estimaciones, el incremento del precio de los billetes como consecuencia del régimen será muy inferior al que se deriva de las variaciones de los precios del petróleo de los últimos años.

El Comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, ha declarado: «La aviación debe contribuir a reducir las emisiones de gases de efectos invernadero. La Comisión seguirá trabajando con sus socios internacionales para promover los objetivos de un acuerdo mundial sobre aviación. La integración de las emisiones de la aviación en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión es una solución rentable con efectos positivos para el medio ambiente y para los pasajeros, y permite dispensar el mismo trato a todas las compañías aéreas».

Aumento de las emisiones de la aviación

Las emisiones de los vuelos nacionales están sujetas a los objetivos del Protocolo de Kioto, pero no así las de la aviación internacional. Además, el queroseno para vuelos internacionales ha estado tradicionalmente exento de imposición. Se están produciendo modificaciones de los acuerdos aéreos bilaterales entre los Estados miembros de la UE y terceros países para permitir esa posibilidad, pero se requerirá tiempo para ello.

Las emisiones de la aviación internacional representan actualmente alrededor del 3 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE, pero están aumentando rápidamente (un 87 % desde 1990), a medida que el transporte aéreo resulta más barato, y no se tienen en cuenta los costes ambientales. Por ejemplo, un pasajero que realiza un vuelo de ida y vuelta Londres - Nueva York genera aproximadamente el mismo nivel de emisiones que un ciudadano europeo medio en calefacción doméstica durante todo un año.

El rápido aumento de las emisiones de la aviación contrasta con el éxito registrado por otros muchos sectores económicos en la reducción de emisiones. Si no se toman medidas, el crecimiento de las emisiones de vuelos a partir de aeropuertos comunitarios en 2012 anulará más de una cuarta parte de la reducción de emisiones del 8 % que la EU-15 debe realizar para alcanzar su compromiso con arreglo al Protocolo de Kioto. Para 2020, las emisiones de la aviación podrían alcanzar niveles superiores al doble de los actuales.

Directiva propuesta

La propuesta de Directiva responde a la Comunicación de septiembre de 2005[1], que llega a la conclusión de que la integración de la aviación en el RCCDE constituye el enfoque más adecuado tanto desde el punto de vista económico como ambiental para controlar las emisiones del sector. Esta posición fue respaldada a continuación por el Consejo y el Parlamento Europeo.

La Directiva dispensará el mismo trato a todas las compañías aéreas, tanto sean comunitarias como de países terceros. A partir de 2011, estarán regulados todos los vuelos nacionales e internacionales entre aeropuertos comunitarios y, a partir de 2012, el ámbito de aplicación de la Directiva se ampliará a todos los vuelos internacionales procedentes o con destino a aeropuertos comunitarios. Con esta medida se prevé una reducción de las emisiones de CO2 de hasta un 46 % anual (183 millones de toneladas) antes de 2020 –lo que equivale, por ejemplo, al doble de las emisiones de gases de efecto invernadero anuales de Austria procedentes de todas las fuentes–, en comparación con una situación sin cambios.

Para limitar el rápido crecimiento de las emisiones de la aviación, el número total de derechos de emisión disponibles se limitará como máximo al nivel medio de emisiones del período 2004-2006. Algunos derechos serán subastados por los Estados miembros, pero la inmensa mayoría se expedirá de forma gratuita con arreglo a una evaluación comparativa armonizada en materia de eficiencia que refleje el porcentaje histórico del tráfico de cada operador.

Para reducir los costes administrativos, la Directiva no se aplicará a las aeronaves muy ligeras y cada operador dependerá de un único Estado miembro.

La Directiva forma parte de un planteamiento general para hacer frente a las emisiones de la aviación, que incluye asimismo más investigación en tecnologías menos contaminantes y mejoras de la gestión del tráfico aéreo.

Impacto en el precio de los billetes

Suponiendo que las compañías aéreas transfieran a los pasajeros todos los costes suplementarios, el precio medio de un vuelo de ida y vuelta en la UE podría aumentar entre 1,8 euros y 9 euros para 2020. El precio de los viajes de largo recorrido podría aumentar un poco más, en función de la distancia exacta del trayecto, debido a su mayor impacto ambiental. En cualquier caso, se espera que el aumento del precio del billete sea muy inferior a los costes suplementarios transferidos a los consumidores como consecuencia del aumento mundial del precio del petróleo de los últimos años.

Véase asimismo MEMO/06/506
Puede encontrarse más información en:
http://ec.europa.eu/environment/climat/aviation_en.htm


[1] Reducción del impacto de la aviación sobre el cambio climático. COM(2005) 459 final.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website