Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE PT

IP/05/423

Bruselas, 12 de abril de 2005

La Comisión Europea adopta propuestas para incrementar el volumen y la eficacia de la ayuda al desarrollo

La Comisión Europea ha adoptado en el día de hoy propuestas destinadas a acelerar la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), aumentando el volumen y mejorando la eficacia de la ayuda al desarrollo de la Comisión y los Estados miembros. Las tres comunicaciones aprobadas hoy tienen como pilares un aumento significativo de la ayuda oficial al desarrollo (con un nuevo objetivo intermedio del 0,56 % de la renta nacional bruta (RNB) en 2010, para alcanzar el objetivo del 0,7 % en 2015), una mayor coherencia de las políticas comunitarias, una mejor coordinación entre los Estados miembros y la UE y una apropiación constante de esta ayuda por sus beneficiarios.

Hace cinco años, la comunidad internacional se puso de acuerdo en torno a los ODM, entre los cuales está el de reducir a la mitad de aquí al año 2015 el número de personas que viven con menos de un dólar al día. En septiembre próximo, una Cumbre de las Naciones Unidas en Nueva York evaluará los progresos conseguidos respecto a estos Objetivos. En su calidad de primer proveedor de fondos y primer socio comercial de los países en desarrollo, la Unión Europea tiene una responsabilidad especial.

El Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha declarado: «2005 es un año crucial para el desarrollo. Como primer donante de ayuda al desarrollo, la UE y sus Estados miembros deben mantener una posición única y ambiciosa en favor de un incremento y una mayor coordinación de la inversión, procurando que nuestras políticas sean coherentes y sirvan a nuestros objetivos de desarrollo.»

«Al ritmo actual, se tardarían 100 años para realizar los Objetivos de Desarrollo del Milenio en África. Debemos hacer más cosas y hacerlas mejor. Es necesario respetar nuestros compromisos, por razones de humanidad y solidaridad, y también de estabilidad. Ante los retos de la pobreza y de una globalización mal controlada, que margina a grupos enteros de población, se impone una toma de conciencia», destacó el Comisario responsable de Desarrollo y Ayuda humanitaria, Louis Michel.

Las propuestas presentadas hoy por la Comisión tratan de: (1) el volumen y la eficacia de la ayuda; (2) la coherencia de las políticas de la Unión para el desarrollo; y (3) la prioridad que debe concederse a África.

La Comisión propone a los Estados miembros que sigan incrementando sus presupuestos de ayuda oficial al desarrollo (AOD) y que superen sus compromisos de Monterrey (0,39 % del PNB en 2006). Propone fijar un nuevo objetivo individual mínimo del 0,51 % para 2010 (0,17 % para los nuevos Estados miembros), lo que situaría el esfuerzo colectivo de la Unión en el 0,56 %.

Este compromiso se traduciría en un aumento de 20 000 millones de euros al año en 2010 y permitiría alcanzar, en 2015, el índice del 0,7 % fijado por las Naciones Unidas. En 2004, la ayuda oficial al desarrollo de los 25 llegó a los 43 000 millones de euros (cifras de la OCDE).

Un incremento de los recursos y una mayor eficacia de la ayuda son esenciales, pero no bastarán para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Otras políticas comunitarias pueden, en efecto, aportar una contribución considerable al desarrollo; de ahí la importancia del concepto de «coherencia en el ámbito del desarrollo». La Comisión propone elaborar un «informe de coherencia» intermedio entre la Cumbre de septiembre de 2005 y la próxima evaluación internacional de los OMD.

Por último, la Comisión desea concentrar sus esfuerzos en África y apoyar a sus Estados para que lleguen a ser los protagonistas principales de su propio desarrollo. La UE debe concentrarse en los ámbitos en los que puede desempeñar un papel de catalizador incluso para la actuación de otros donantes:

  • La gobernanza, en particular, mediante un apoyo a la Unión Africana, no sólo a través de una asociación con sus instituciones, sino también de una refinanciación del Fondo de apoyo a la paz.
  • Las redes necesarias para promover una integración regional de los países africanos y favorecer los intercambios Sur-Sur.
  • Cohesión social y desarrollo sostenible.

Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website