Navigation path

Left navigation

Additional tools

Medio ambiente: La Comisión concede 71 millones de euros a 89 proyectos de innovación en 17 países

European Commission - IP/05/1157   19/09/2005

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL

IP/05/1157

Bruselas, 19 de septiembre de 2005

Medio ambiente: La Comisión concede 71 millones de euros a 89 proyectos de innovación en 17 países

La Comisión Europea ha aprobado ayudas para 89 proyectos de innovación medioambiental en 17 países con arreglo al programa LIFE Medio ambiente 2005. Esos proyectos consistirán en la demostración de nuevos métodos y técnicas para intentar solucionar un amplio abanico de problemas ecológicos, y contribuirán, así, a mejorar el medio ambiente de Europa. Los proyectos los dirigen «beneficiarios», o promotores, procedentes de Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Rumanía y Suecia. Representan una inversión total de 220 millones de euros, de los que 71 millones serán fondos de la Unión Europea.

El Comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, ha dicho: «LIFE Medio ambiente financia el desarrollo de tecnologías cada vez más eficaces e innovadoras para resolver problemas ambientales que, además, contribuyen a conseguir los objetivos de competitividad y crecimiento de la Unión Europea.».

Este año, la Comisión ha recibido 534 propuestas de financiación con cargo al programa LIFE Medio ambiente procedentes de una amplia gama de organismos públicos y privados. Ha seleccionado 89 proyectos que utilizan, todos ellos, tecnologías innovadoras para solucionar problemas ecológicos.

Este año, la gestión de residuos ocupa el primer lugar desde el punto de vista del número de proyectos seleccionados (31) y de los fondos europeos asignados (27 millones de euros, el 39 % del total). La reducción del impacto ambiental de actividades económicas aparece en segundo lugar con 22 proyectos (17 millones de euros). Prácticamente una quinta parte de los fondos concedidos (14 millones de euros) se destina a 17 proyectos que se ocupan de la gestión sostenible de las aguas superficiales y subterráneas. Doce proyectos se refieren a la ordenación y aprovechamiento sostenibles del territorio y compartirán alrededor de 9 millones de euros (el 10 %) de los fondos disponibles de la UE. Por último, siete proyectos tratan de la reducción del impacto ambiental de productos y servicios (5 millones de euros).

El programa LIFE

LIFE es el instrumento financiero comunitario con cargo al cual se conceden fondos a proyectos medioambientales y de protección de la naturaleza en toda la Unión y en algunos países candidatos, países adherentes y países vecinos. Su objetivo consiste en contribuir al desarrollo y aplicación de la política de medio ambiente de la Unión Europea mediante la financiación de acciones específicas. Desde 1992, LIFE ha cofinanciado alrededor de 2 500 proyectos, y ha contribuido con 1 500 millones de euros a la protección del medio ambiente.

LIFE Medio ambiente financia proyectos piloto y de demostración innovadores y es uno de los tres componentes del programa LIFE. Los otros dos son LIFE Naturaleza y LIFE Terceros países. LIFE Naturaleza se centra en proyectos que contribuyan a la aplicación de las Directivas comunitarias de aves y de hábitats, en particular la red Natura 2000 de espacios protegidos establecida por esta última. LIFE Terceros países ayuda a países ribereños del Mediterráneo y el mar Báltico a reforzar su capacidad en el campo de la protección del medio ambiente. En los comunicados de prensa IP/05/1155 y IP/05/156 se informa sobre los proyectos aprobados con arreglo a LIFE Naturaleza y LIFE Terceros países.

El período de vigencia del actual programa LIFE («LIFE III») concluye a finales de 2006. La Comisión ha propuesto un nuevo programa, denominado «LIFE +», para el período 2007-2013, que contará con un presupuesto de 2,190 millones de euros. Su adopción y su presupuesto definitivos dependen ahora del Consejo de Ministros y del Parlamento Europeo.

Para más información

En el anexo se ofrece un resumen sobre los 88 proyectos financiados por LIFE Medio ambiente. Puede encontrarse más información sobre cada uno de ellos en la siguiente dirección:
http://ec.europa.eu/environment/life/project/index.htm

ANEXO

Perspectiva general de los proyectos de LIFE Medio ambiente de 2005 por países

Bélgica – 2 proyectos

Ambos proyectos se refieren a la gestión de los recursos hídricos. En el primero se pondrán en práctica orientaciones de gestión de buenas prácticas en relación con el uso sin riesgo de plaguicidas para impedir la contaminación de aguas subterráneas y de superficie.

El segundo demostrará que una técnica conocida como «precipitación de metales in situ» es una solución sostenible para sanear aguas subterráneas contaminadas con metales no ferrosos.

Dinamarca – 6 proyectos

Dos proyectos tratan de la gestión de recursos hídricos. Uno tiene por objeto reducir las pérdidas de nitrógeno y fósforo por actividades agrarias en la cuenca hidrográfica del Odense, en consonancia con los objetivos de la Directiva marco de la UE sobre el agua[1].

El segundo se refiere a la protección integrada de aguas subterráneas y de superficie en tres regiones agrícolas en el centro de Jutlandia.

Dos proyectos pretenden mitigar el impacto ambiental de actividades económicas. El primero es un estudio piloto para poner a prueba «cubiertas biológicas» innovadoras diseñadas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de vertederos.

El segundo demostrará los beneficios que desde los puntos de vista ambiental, comercial y de la seguridad ofrece un prototipo de sistema de refrigeración para supermercados y aplicaciones similares que utiliza dióxido de carbono como refrigerante.

En el sector de la gestión de residuos, un proyecto se propone reutilizar lodos de aguas residuales procedentes de la incineración para fabricar hormigón. El segundo pondrá a prueba la idoneidad de residuos y lodos de depuración para utilizarlos como materia prima en plantas de producción de lana de roca en Dinamarca, Francia, Alemania y el Reino Unido.

Estonia – 1 proyecto

El proyecto tiene por objeto reducir el impacto ambiental de actividades económicas. Demostrará que es posible transformar purines para producir energía y materias primas secundarias (agua y abono) utilizando una nueva tecnología que incluye la fermentación del estiércol, la transformación de biogás en energía y calor «ecológicos» y la separación total de las fracciones reciclables y no reciclables.

Finlandia – 2 proyectos

Los dos proyectos se refieren a la gestión de residuos. Uno analizará las posibilidades de reciclado de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, en consonancia con la legislación de la UE[2], insistiendo especialmente en zonas rurales.

El segundo se orienta a los hogares, centros escolares y guarderías en Helsinki y tiene por objeto aumentar la sensibilización y conseguir que el volumen de residuos generados no supere los niveles de 2003.

Francia – 11 proyectos

Un proyecto de gestión de residuos hídricos reducirá la contaminación del agua por plaguicidas perfeccionando las prácticas de protección de cultivos mediante un control mejorado del volumen de plaguicida que sale de los fumigadores. La experiencia se compartirá con participantes italianos y españoles.

Tres proyectos están orientados a las tecnologías no contaminantes. Uno demostrará una alternativa mecánica (y respetuosa del medio ambiente) al laminado químico de los paneles de formas complejas utilizados en las industrias aeronáutica y espacial.

El segundo tiene por objeto desarrollar una tecnología no contaminante para los procesos de acabado de tejidos basada en la electrofloculación.

El objetivo general del tercer proyecto consiste en reducir un 30 % el volumen de CO2 emitido durante el proceso de secado de productos de cerámica.

Seis proyectos se ocupan de la gestión de residuos. El primero contribuirá al diseño, desarrollo y validación de líneas de ensamblaje industrial sin plomo innovadoras, y estudiará la fiabilidad de nuevas aleaciones sin plomo de acuerdo con las Directivas europeas sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos2 y sobre restricciones a la utilización de determinadas sustancias peligrosas (RoHS)[3] en esos aparatos.

El segundo proyecto desarrollará un proceso de gestión de aviones al final de su vida útil. A pesar del número creciente de aviones retirados del servicio (alrededor de 250 al año), no existe ningún procedimiento reconocido para su eliminación en condiciones seguras y ambientalmente responsables.

El tercer proyecto, situado en el departamento de Deux-Sèvres, tiene por objeto reducir el volumen de residuos ofreciendo incentivos a la población y a los agentes económicos en todas las fases del ciclo de consumo.

El cuarto demostrará la viabilidad técnica de la tecnología de ultrasonidos para reducir la generación de lodos en una planta de tratamiento de aguas residuales.

El quinto también demostrará la viabilidad de una tecnología innovadora para el reciclado de baterías de ión litio, utilizadas principalmente en teléfonos móviles, ordenadores portátiles, cámaras, juguetes, etc.

El sexto sustituirá el plomo por otras aleaciones en la fabricación de componentes electrónicos «ecológicos» para sistemas de comunicación aeronáuticos y militares. Ello permitirá cumplir la Directiva RoHS3, que prohíbe el uso de plomo en aparatos electrónicos a partir del 1 de julio de 2006.

El último proyecto francés se refiere a la gestión de la calidad del aire e instalará un dispositivo de toma de muestras aplicando un nuevo enfoque para efectuar el seguimiento del polen en el aire. En lugar de cuantificar los granos de polen por su morfología, se utilizarán mediciones antigenicidad/alergenicidad en línea.

Alemania – 6 proyectos

Dos proyectos se orientan a la gestión de recursos hídricos. El primero aplicará un planteamiento integrado para reducir la contaminación desde fuentes agrarias, de acuerdo con la Directiva marco sobre el agua1.

El segundo se centra en el perfeccionamiento de tecnologías de tratamiento de aguas utilizando una tecnología innovadora para hacer pasar los componentes orgánicos de los lodos de depuración a una forma soluble, idónea para la producción de biogás.

Dos proyectos se ocupan de tecnologías limpias para reducir el impacto ambiental de actividades económicas. Uno demostrará la eficacia desde los puntos de vista técnico y ambiental de un nuevo aglomerante químico utilizado en la fundición de bloques motor de aluminio. El proceso debería reducir considerablemente los residuos, así como los costes de la energía (un 30 % aproximadamente).

El segundo se refiere al tratamiento previo de la lana en la elaboración de hilo. El objetivo principal es eliminar las emisiones de haluros orgánicos absorbibles (AOX) y reducir considerablemente los productos químicos utilizados en el proceso de limpieza, mediante un proceso sostenible de tratamiento previo de plasma.

Un proyecto está orientado a la prevención y gestión de residuos y tiene por objeto establecer un programa de formación sobre soldadura sin plomo en la industria europea de la electrónica.

El sexto proyecto pretende reducir el impacto ambiental del sector siderúrgico, que utiliza en la actualidad ácidos peligrosos para el decapado de chapas laminadas en frío. Se utilizará un nuevo proceso sin productos químicos basado en la tecnología de vacío a alta presión.

Grecia – 4 proyectos

Un primer proyecto se refiere a la ordenación y aprovechamiento del territorio y aplica un planteamiento de participación en un ambicioso plan de regeneración socioambiental en la zona urbana de la bahía de Eleusis para el año 2020.

El segundo trata de la gestión de la calidad del aire y pretende desarrollar un sistema integrado de evaluación, seguimiento y gestión de la contaminación atmosférica en la prefectura de Kozani (Macedonia Occidental), donde se encuentra la mayor central eléctrica de lignito del país.

El tercero se ocupa del impacto ambiental de productos y servicios y aplicará un concepto de construcción sostenible mediante un planteamiento de política de productos integrada donde intervendrán todas las partes interesadas.

El último proyecto se orienta a la gestión de los recursos hídricos y desarrollará un sistema de tecnologías respetuosas del medio ambiente para reducir la contaminación difusa desde suelos agrarios. Las tecnologías se integrarán en el plan de gestión de la cuenca del río Evrotas y su zona costera.

Hungría – 1 proyecto

El proyecto trata de la gestión de recursos hídricos y evalúa el grado de contaminación por arsénico en aguas subterráneas al sur de Hungría. Como parte del proyecto se elaborará un plan piloto de gestión en el que se incluirá una tecnología de eliminación del arsénico.

Irlanda – 2 proyectos

Los dos proyectos se refieren a la gestión de residuos. En uno se desarrollará una herramienta de demostración para el diseño de componentes y subconjuntos en el sector automotor que incorpora requisitos de conformidad ambiental, en especial con la Directiva sobre vehículos al final de su vida útil[4].

El segundo es un proyecto de demostración de los beneficios que desde los puntos de vista ambiental y de la competitividad puede aportar una caja paleta en la que se reutilizan restos de neumáticos en combinación con residuos del aserrado y astillas de pallets desechados.

Italia – 15 proyectos

Cinco proyectos tienen por objeto la minimización del impacto ambiental de actividades económicas mediante la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero o el desarrollo de mejores técnicas disponibles. En el primero se establecerá un lugar de demostración para la generación de electricidad mediante una nueva tecnología de producción de biocarbono a partir de biomasa.

El segundo consistirá en el ensayo de técnicas de captura de emisiones de dióxido de carbono procedentes de un vertedero de residuos sólidos municipales con vistas a desarrollar opciones para reproducir el proceso a una escala más amplia.

En el tercero se demostrará la manera de controlar la humedad del aire a presión atmosférica sin refrigeración, técnica que reduce considerablemente el consumo de energía en los sistemas de refrigeración utilizados en una amplia gama de industrias.

El cuarto se refiere a la recuperación y reutilización de residuos de procesos de curtido mediante la depuración y reutilización de aguas residuales y la extracción de sustancias útiles.

En el quinto se evaluará la posibilidad de aplicar mejores técnicas disponibles de referencia a pequeñas y medianas empresas del sector textil mediante la construcción de una planta de demostración.

Otros dos proyectos se ocupan de la reducción del impacto ambiental de productos y servicios. El primero tiene por objeto suprimir las sustancias peligrosas en la decoración y diseño de cuerpos cerámicos.

En el segundo se desarrollarán técnicas de identificación y seguimiento de la contaminación por OMG en la producción agraria y se establecerán normas relativas a la segregación y preservación de productos no modificados genéticamente a lo largo de la cadena de suministro en la producción de alimentos.

Tres proyectos se refieren a la ordenación y aprovechamiento sostenibles del territorio. En uno se combinará el sistema EMAS (gestión y auditoría medioambientales) con otros sistemas de contabilidad verde para aplicar un planteamiento integrado a la gestión medioambiental en cuatro ciudades piloto.

En otros dos proyectos se desarrollarán sistemas de transporte respetuosos del medio ambiente, uno mediante el establecimiento de un centro de distribución de mercancías de forma ecológica en el centro histórico de Lucca y el segundo, desarrollando herramientas para la planificación y el control integrados del transporte de mercancías en zonas urbanas.

Dos proyectos tienen por objeto mejorar la gestión de los recursos hídricos con nuevas tecnologías de tratamiento del agua. En uno se elaborará un prototipo para demostrar un nuevo método de tratamiento de las aguas residuales respetuoso del medio ambiente.

El segundo se refiere al tratamiento de aguas pluviales antes de que lleguen a masas de agua receptoras tales como la red de alcantarillado, ríos y puertos.

Los tres últimos proyectos se centran en la gestión de residuos. Dos se ocupan del tratamiento de lodos procedentes de la industria cerámica y del mármol.

El tercero pretende poner a punto y extender los resultados de un anterior proyecto de LIFE Medio ambiente que se refería al reciclado de efluentes de almazaras.

Luxemburgo – 1 proyecto

Como parte del proyecto se aplicará un nuevo sistema de secado de tableros de derivados de la madera que reduce considerablemente las emisiones de compuestos orgánicos volátiles, CO2 y monóxido de carbono durante su fabricación y utilización.

Países Bajos – 7 proyectos

Tres proyectos neerlandeses se ocupan de la gestión de residuos. En uno se pondrá a prueba una tecnología de blanqueo en circuito cerrado, más respetuosa del medio ambiente que el blanqueo con agua caliente, que es la técnica que se utiliza habitualmente en la elaboración de productos de patata.

En el segundo, las cenizas pesadas de la incineración de residuos se transformarán en una materia prima secundaria de gran calidad que encontrará un mercado seguro en los sectores metalúrgico, del cemento y de los ladrillos de silicato de calcio.

En el tercero se demostrará la viabilidad del reciclado de revestimientos bituminosos viejos.

El cuarto proyecto se refiere al desarrollo urbano sostenible y reducirá el ruido y las molestias asociadas en al menos un 25 % en torno a zonas industriales portuarias por medio de un sistema de gestión y cartografiado del ruido, así como la guía de buenas prácticas correspondiente, de acuerdo con la Directiva sobre ruido[5].

El quinto pretende reducir el impacto ambiental de líneas de alta tensión. Se construirá un nuevo tipo de línea de alta tensión con un campo magnético reducido.

El sexto tiene por objeto reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en concreto de hidrofluorocarburos (HFC) de frigoríficos utilizando un sistema de refrigeración a base de CO2.

El último proyecto se refiere a la gestión sostenible de recursos hídricos, en particular en el sector hortícola, y reducirá notablemente las necesidades de plaguicidas por medio de un sistema de seguimiento de cultivos.

Portugal – 2 proyectos

Ambos proyectos están dedicados a la gestión de residuos. Uno pretende aumentar el índice de reciclado de plásticos mixtos, caucho y cartones de bebidas para obtener nuevos productos que puedan utilizarse en la construcción de carreteras.

El segundo se centra en la reutilización de aceites de freír con objeto de producir biodiésel para el parque móvil municipal del ayuntamiento de Oeiras.

Rumanía – 1 proyecto

En Rumanía, un proyecto sobre gestión de la calidad del aire se dedicará a identificar fuentes de contaminación atmosférica dentro y en los alrededores de Bucarest, y proporcionará a las autoridades y la población información sobre los niveles de contaminación.

España – 16 proyectos

Tres proyectos se centran en la gestión de recursos hídricos. En uno se creará un modelo de gestión integrada de los residuos líquidos de la industria del galvanizado.

En el segundo se desarrollarán técnicas combinadas de irrigación y fertilización con objeto de reducir la contaminación del suelo y las aguas subterráneas y de aumentar la productividad.

El tercero consistirá en la demostración de un sistema de regadío automático en la comunidad de regantes «El Vicario» (Guadiana).

Tres proyectos se refieren a la ordenación y aprovechamiento sostenibles del territorio. El primero pretende promover una movilidad sostenible en seis polígonos industriales mediante el establecimiento de mecanismos de gestión y la promoción del transporte público, la bicicleta y el uso compartido de vehículos privados.

El segundo se ocupa de la protección del suelo en zonas del Mediterráneo con altos índices de erosión. Demostrará los beneficios derivados del cultivo de nuevas variedades de almendros para hacer frente a unas condiciones duras.

El tercero tiene por objeto establecer un sistema de gestión sostenible de la viticultura de montaña para reducir el impacto ambiental de esa actividad en el paisaje, el suelo y los recursos hídricos.

Cuatro proyectos se ocupan de tecnologías limpias. Con el primero se reducirá el impacto ambiental de plantas transformadoras de alimentos durante las operaciones de limpieza, que normalmente consumen mucha agua y generan aguas residuales muy contaminadas, utilizando ozono en lugar de los desinfectantes químicos tradicionales.

En el segundo se demostrará la viabilidad técnica, económica y ambiental de la recuperación de la energía del biogás de vertederos utilizando microturbinas y la eliminación biológica del sulfuro de hidrógeno y los siloxanos.

En el tercero se construirá una planta piloto para la reducción de emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV) al aire. El sistema, destinado a una fábrica que utiliza disolventes para el tratamiento de superficies, permitirá reducir los niveles de las emisiones de COV hasta una quinta parte respecto al límite establecido en la Directiva COV[6].

El cuarto proyecto demostrará que las células solares pueden almacenarse con eficacia como hidrógeno para utilizarlas más tarde en motores de células de combustible y para el alumbrado y la refrigeración.

Seis proyectos se orientan a la gestión de residuos. En el primero se reducirá el impacto ambiental de los purines que se generan en explotaciones de Los Serranos (Comunidad Valenciana). Se utilizarán insectos para degradar los residuos y transformarlos en abono orgánico.

El segundo pretende reducir el volumen de residuos de la industria textil gracias a un procedimiento común de gestión de residuos.

En el tercero se levantará una planta piloto en Baena (Andalucía) para transformar los residuos líquidos generados en el proceso de producción de aceite de oliva en subproductos de valor añadido.

El cuarto proyecto reducirá el impacto ambiental de los lodos de depuradoras mediante técnicas adecuadas de gestión y reciclado.

El quinto tiene por objeto reducir los impactos ambientales negativos de los residuos generados por el sector pesquero con recomendaciones sobre prácticas de gestión y tratamiento integradas y eficaces para su reciclado.

El último proyecto consistirá en demostrar la viabilidad técnica y económica de un nuevo proceso de gran capacidad para separar aleaciones de metales de gran pureza (>90%). Utilizado para la separación del hierro, aluminio y metales pesados de vehículos al final de su vida útil, el proceso posibilitará la reutilización de metales en nuevos motores de vehículos.

Suecia – 2 proyectos

Los dos proyectos pretenden mitigar el impacto ambiental de actividades económicas. El primero demostrará una tecnología innovadora de reactor continuo basada en la tecnología ART® (Advanced Reactor Technology), que se utilizará para la producción sostenible en el sector de los productos químicos.

El segundo reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero mediante el ensayo y demostración del uso de éter metílico en vehículos pesados. La producción de éter metílico resulta prácticamente neutra desde el punto de vista de las emisiones de CO2 y, por tanto, es una alternativa prometedora a los combustibles a base de productos petrolíferos.

Reino Unido – 10 proyectos

Cuatro proyectos del Reino Unido se refieren a la gestión de residuos. El primero tiene por objeto demostrar el uso de una tecnología avanzada de chorro de agua a ultra alta presión para recuperar material de neumáticos usados.

El segundo consistirá en la demostración de tecnologías innovadoras de reciclado de flujos de residuos de vidrio, que en la actualidad no son idóneos para la mayoría de los procesos de fabricación de vidrio y, por eso, acaban depositándose en vertederos.

Un proyecto de prevención de residuos demostrará que una técnica conocida como hidrólisis enzimática es un modo seguro y ecológico de tratar lodos de aguas residuales para que puedan reutilizarse.

El cuarto proyecto tiene por objeto reducir el volumen de desechos clínicos no estériles que se depositan en vertederos y promover su uso como materia prima en productos reciclados.

Dos proyectos pretenden mitigar el impacto ambiental de actividades económicas. Uno demostrará la eficacia del reciclado de agua mediante un nuevo reactor para la digestión aeróbica de aguas residuales.

La finalidad del segundo es reutilizar terrenos baldíos para destinarlos a cultivos de biomasa con fines energéticos, restaurar suelos dañados y generar calefacción y electricidad a partir de fuentes de energía renovable.

Dos proyectos se refieren a la gestión de recursos hídricos. Uno expondrá una nueva tecnología de transformación del formaldehído utilizado en la producción de pegamentos, productos de la madera, conservantes, etc. en azúcares no tóxicos. Lo que se pretende es conseguir reducir en un 100 % el formaldehído presente en los vertidos al estuario del Severn.

El segundo intentará solucionar el problema de la contaminación de aguas superficiales por nitratos procedentes de actividades agrarias y conseguir reducirla al menos en un 85 % con medidas rentables.

Un proyecto tiene por objeto desarrollar y gestionar entornos urbanos de calidad para usuarios de corredores fluviales y partes interesadas.

El último proyecto aborda el impacto ambiental de productos y servicios y se centra en las posibilidades de integración de invernaderos con otros edificios, por ejemplo de oficinas. Demostrará los beneficios del diseño, construcción y explotación de invernaderos ambientalmente sostenibles, así como el potencial de reducción de los impactos ambientales de la producción hortícola en su interior.


[1] Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2000, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas.
[2] Directiva 2002/96/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de enero de 2003, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

[3] Directiva 2002/95/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de enero de 2003, sobre restricciones a la utilización de determinadas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos.

[4] Directiva 2000/53/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de septiembre de 2000, relativa a los vehículos al final de su vida útil.
[5] Directiva 2002/49/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de junio de 2002, sobre evaluación y gestión del ruido ambiental.

[6] Directiva 1999/13/CE del Consejo, de 11 de marzo de 1999, relativa a la limitación de las emisiones de compuestos orgánicos volátiles debidas al uso de disolventes orgánicos en determinadas actividades e instalaciones.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website